Costa de la Muerte, Ponteceso-Laxe

 

El Rincón del Trotamundos. Los Trasnos. 10/6/2013

El domingo 26 de mayo a las 10 de la mañana otros 40 trasniñ@s se aventuraron a recorrer O Camiño dos Faros, en una tercera etapa que discurría entre Ponteceso y Laxe con un recorrido total de 25 Km.

Por delante una etapa como siempre con un paisaje en cada paso. Salimos desde la plaza de Ponteceso por el arcén de la carretera de Laxe hasta llegar por unos caminos al Estuario del Anllóns. Caminos entre pinos y eucaliptos que nos llevan hasta la Playa da Urixeira, donde el ornitólogo José Luis Rabuñal Patiño nos dió una clase magistral de la importancia ornitológica del Estuario do Anllóns.

José Luis es un hombre que transmite mucho y que lleva nada más y nada menos que 3800 visitas documentadas a este estuario. Además de esto, su gran especialidad son las migraciones y nos deleitó con una charla inolvidable, que los trasnos le agradecemos mucho.

Desde la Playa da Urixeira la etapa discurre por la Senda do Anllóns, que recorre la desembocadura del Río Anllóns en la Ensenada da Insua. Son 3 kilómetros por el borde de la Ensenada desde la Playa de Urixeira hasta O Lodeiro, en los que podrás ver mucha de la flora y fauna que hacen a este lugar único.

Además de este entorno natural, la ruta nos lleva por alguna de las antiguas carpinterías de ribeira que aún perviven en la actualidad. Son pequeños astilleros donde se construyen y se reparan los barcos de una manera totalmente artesanal, sin duda, uno de los tesoros etnográficos del municipio.

En As Grelas nos vamos a desviar de la costa en un tramo de 10 Km, para cambiar de paisaje otra vez y ascender a través de la Ruta do Rego dos Muíños a ver el Castro A Cibda y el Dolmen de Dombate, dos tesoros arqueológicos de A Costa da Morte. Desde Dombate ascenderemos hasta la cima de este Camiño dos Faros, Castelo de Lourido, con unas impresionantes panorámicas de estas tres primeras etapas del Camiño dos Faros.

La subida por este Rego dos Muíños bien merece ella sola la ruta. Son 3 kilómetros dónde pasamos de escuchar el mar a escuchar el riachuelo, que baja formando pequeñas cascadas y hermosos rincones donde pararnos. Durante la subida, podemos ver los restos de varios molinos que están en su cauce. Al llegar al final, tenemos que cruzar la carretera y ya vemos al otro lado el camino al Castro A Cibda.

El Castro A Cibda de Borneiro fue descubierto en el año 1924 por el geógrafo Isidro Parga Pondal, las distintas excavaciones realizadas permiten ver en la actualidad una gran parte del castro y estudiar como era la forma de vida de aquellas gentes. Estuvo habitado entre los siglos VI y I a.c. y no tiene signos de haber sido romanizado.

Son muchos los castros que hay por estas tierras. Estos asentamientos están situados en zonas altas desde las cuales dominan todas sus tierras y, generalmente, cerca de los cauces de los ríos donde se surtían del agua necesaria. En este caso se ve bien reflejada esta situación: varias murallas circundan el castro para la defensa del mismo, encontrándose un riachuelo a escasos metros.

La mayoría de las viviendas tienen forma circular, de unos 5 metros de diámetro, conservándose la parte baja de muchas. Además de estas viviendas, aparecen restos de otras zonas del pueblo donde se realizaban algunas de las tareas comunes de la población. En la zona este, en la entrada del poblado hay un conjunto formado por una gran casa oval, dos fuentes y un horno circular utilizado para la fundición de metales.

Sus habitantes eran agricultores y ganaderos, como lo demuestra el descubrimiento de varias piezas cerámicas y de bronce que utilizaban en su labor diaria, y que se encuentran expuestas en el Castillo de San Antón en A Coruña. Debido a la cercanía del mar es muy probable también que realizasen actividades de pesca y marisqueo.

Muy cerca del Castro A Cibda, se encuentra uno de los monumentos más importantes del arte megalítico de Galicia: el Dólmen de Dombate. Objeto de diversas excavaciones y estudios, en la actualidad se ha creado un plan para su completa recuperación, en el que se protege el dólmen con una cúpula de madera y se crea un centro de recepción e interpretación del monumento.

Datado entre el 3000 y el 2500 a.c, su belleza y buen estado de conservación lo ha llevado a ser considerado la Catedral del Megalitismo Gallego, habiendo sido fuente de inspiración de grandes poetas como Eduardo Pondal. En las excavaciones realizadas por el profesor Bello en los últimos años, se ha descubierto que bajo este dólmen se encontraba otro aún más antíguo.

El Dólmen de Dombate está formado por siete grandes losas verticales y una que las cubre formando una camara poligonal de 4*2’5 metros. El corredor de 4 metros está orientado al este. Los grabados rupestres policromados que existían en la cara interior de las losas apenas son perceptibles en la actualidad, distiguiéndose varias formas geométricas con rectas paralelas y oblicuas pintadas en negro y rojo, colores obtenidos a partir de carbón vegetal y oxido de hierro respectivamente.

En cuanto a los restos encontrados han aparecidos diversos materiales como hojas de silex, flechas y hachas pulidas, collares y elementos cerámicos que formaban el ajuar de los jefes de aquellas tribus para facilitar el viaje al más alla. La divinidad estaría representada por una serie de ídolos con forma humana dispuestos en el corredor.

Después de Dombate, a los trasnos les esperaba otra sorpresa en la ruta, el ascenso al Castelo de Lourido que, con sus 312 metros, es la cima de este Camiño dos Faros. Desde allí las vistas de toda la ría son espectaculares y bien merecen el esfuerzo.

Después de este viaje por la historia y esta subida, comenzamos el descenso en dirección a Canduas y a recorrer en la medida que podemos la costa de Cabana.

Por el camino que cruza Taboido en dirección a Area das Vacas cogemos un camino por el que recorremos la playa de Rebordelo, San Pedro y la Punta do Cabalo antes de llegar a Laxe en donde entramos por su impresionante playa, recorriéndola hasta el centro del pueblo, donde termina esta tercera etapa do Camiño dos Faros.

NOTICAS RELACIONADAS

Costa da Morte, entre la brisa del mar y el verde de los prados

Rodando en btt por los caminos del norte (v)

De Oviedo a Ferrol, un viaje entre dos mares

Imágenes, lugares, recuerdos de un viaje por Galicia

El camino de Santiago Portugués Central

El Festival folk de Ortigueira, cita ineludible del verano

Los recónditos acantilados de Loiba esconden un remanso de paz

 

One thought on “Costa de la Muerte, Ponteceso-Laxe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *