En los senderos. Reflexiones de un caminante

El ser humano ha llegado  hasta nuestros días siguiendo caminos muy dispares, hasta completar un complicado entramado que le han situado en los albores del siglo XXI. Muchos de los caminos seguidos se han borrado con el paso del tiempo y el desuso, o se han olvidado intencionada mente, otros por el contrarío, se han acrecentado, ensanchado y ya forman parte del legado histórico. Comunes a estos caminos del hombre, los animales también han trazado sus propios senderos en la naturaleza aquellos que les han ayudado a evolucionar, a migrar y a colonizar otros territorios y hábitat en los que asentarse y procrear.

En los Senderos-Robert Moor

El Rincón del Trotamundos

En el libro “En los senderos” del escritor Robert Moor nos descubre la importancia que los caminos han tenido y siguen teniendo en la evolución del hombre, la organización económica y social, y hasta en las relaciones humanas. Cuando hacemos una casa para vivir lo primero que trazamos es un sendero para llegar al lugar, cuando cultivamos una tierra abrimos un sendero para llegar hasta la misma, cuando caminamos para situarnos en un punto determinado, previamente trazamos un camino imaginario para llegar a ese lugar.

Las hormigas cuando se instalan en un hormiguero, una de las primeras cosas que diseñan es un camino para abastecerse de alimento, y así infinidad de animales trazan senderos en la naturaleza para trasladarse de un punto a otro en busca de alimentos, de zonas seguros para establecerse, para pastar o beber en ríos y los manantiales, para ello siempre siguen un mismo itinerario convirtiendo lo en un sendero.

Camino de Santiago-Astorga-León

La tierra esta llena de caminos, de hecho el hombre en su viaje por la vida se le presentan casi siempre infinidad de posibilidades de elegir entre un camino o otro, si bien elige uno, pero podría haber elegido el contrarío, dependiendo del camino elegido así le puede ir en la vida. En principio, estos caminos nos parecen absurdos, pero reflexionando nos damos cuenta que tienen un porque muy sencillo, al ponernos a caminar elegimos un destino y en ese mismo instante estamos trazando un camino.

“Una vez, hace años, salí de casa buscando una gran aventura y pasé cinco meses sin apartar la vista del barro. Era la primavera de 2009 y me había propuesto recorrer íntegramente la Senda de los Apalaches, desde Georgia hasta Maine (…) Mientras cientos, y luego miles, de millas de camino desfilaban bajo mis ojos, empecé a reflexionar sobre el significado de aquel infinito garabato. ¿Quién lo creó? ¿Por qué existe? Es más, ¿por qué existe cualquier camino?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.