Sierra de las Enguinzas, microcosmos kárstico de Cantabria

Cumbres y crestas calizas, depresiones de formas y dimensiones variadas, lapiaces y dolinas destacándose entre pequeños hayedos y praderas donde se levantan solitarias cabañas. Estamos en la Sierra de las Enguinzas, a 20 kilómetros a vuelo de pájaro al sur de Santander.

7Cumbre Peña Pelada
Cumbre Peña Pelada

El Rincón del Trotamundos. Javier Elcuaz del Arco

Dentro del municipio de Miera, encajado entre el río del mismo nombre al este y el Pisueña al oeste, el macizo de las Enguinzas se levanta hasta los 965 msnm de la Enguinza, su máxima prominencia. Geográficamente es el sector norte de la Sierra Peña La Rasa-Peña Pelada-Gancerral, formando parte de la vertiente norte de la Cordillera Cantábrica.

Las Enguinzas sobre La Cantolla
Las Enguinzas sobre La Cantolla

Sus dimensiones reducidas, unos 6 kilómetros cuadrados, y la gran diferencia de nivel entre el valle del río Miera, 154 msnm, y sus máximas cimas, situadas al oeste, son la causa de las fuertes pendientes de este sector. Las partes centrales, de menor pendiente, no son menos accidentadas, pues las dolinas y depresiones alternan con potentes lapiaces produciendo crestas y aristas de paredes casi verticales.

Lapiaz
Lapiaz

La creación de prados para la explotación ganadera, la tala histórica de los bosques cantábricos para abastecer los cercanos astilleros y las pequeñas ferrerías han reducido la extensión del hayedo y su localización en lugares de difícil acceso y orientación favorable. Además de hayas, crecen hermosos ejemplares de tejos, fresnos, avellanos, acebos y encinas. Junto a los prados existen cabañas ganaderas en diferente estado de conservación  y sus correspondientes pozos de agua, construidos a la sombra de resaltes rocosos.

Cabaña y Peña Pelada
Cabaña y Peña Pelada

El macizo alberga una densa red de cavidades subterráneas. La mayoría son simas con un desarrollo accesible que no supera los 50 metros, salvo en los extremos oriental y occidental. Junto al río Miera se han explorado más de 10.000 metros en la cavidad conocida como el Cubillo de la Recta del Machorro.

Protegido por lo complicado del relieve un grupo de maquis resistió desde 1938 hasta 1948 las acometidas del Ejército y la Guardia Civil.

Cumbre Peña Pelada
Cumbre Peña Pelada

Numerosas rutas nos adentran en este pequeño paraíso calizo. Desde Rubalcaba, al norte del macizo, podemos subir a Peña Pelada (712 metros), la corona caliza que se destaca hacia el sur sobre las verdes praderías que trepan hacia la roca desnuda.

Por una pista ganadera asfaltada que nos llevará a La Quieva, ganamos altura entre praderías y casas de campo restauradas para uso recreativo. Las últimas viviendas están en La Pereda, en la cabecera del barranco del arroyo de La Quieva donde termina la pista.

Peña Pelada
Peña Pelada

Por caminos de ganado pasamos bajo la Peña de la Maza y rodeamos por el oeste El Castrejón (763 msnm). Atravesamos majadas hasta embocar el Cubero, un pequeño valle que nos lleva entre hayas hasta el collado que delimita por el noroeste el Hoyo Cantal. Frente a una cabaña parte un camino que sube diagonalmente por la ladera suroeste de nuestro objetivo. El último tramo es la roca desnuda de la cima de Peña Pelada que se desploma verticalmente hacia el noroeste entre vertiginosas canales y agujas calizas.

Subiendo a Peña Pelada
Subiendo a Peña Pelada

La panorámica desde la cumbre es magnífica. Hacia el norte una buena parte de la costa cántabra con la bahía de Santander en el centro. Hacia el sur las montañas de Cantabria desde Picos de Europa al oeste hasta Castro Valnera el este, en medio Peña Labra y el Cornón de Peña Sagra. Recorremos la cuerda cimera y descendemos al pequeño collado que se abre hacia el norte y da paso a una cerrada depresión cubierta de lapiaz en su mayor parte. Buscamos la salida por el noroeste. Ya sólo nos falta alcanzar una pista que, entre manchas de bosque y praderías, nos lleva de vuelta a Rubalcaba. Este recorrido de unos 13 km se puede completar en algo más de 4 horas.

Castrejón desde Peña Pelada
Castrejón desde Peña Pelada
Cumbre Peña Pelada
Cumbre Peña Pelada
Cumbre Peña Pelada
Prados bajo Peña Anconera
Prados bajo Peña Anconera

 El sendero de corto recorrido PRS 73 recorre el interior del macizo de las Enguinzas. Comienza en el barrio de La Cantolla, por encima del pueblo de Mirones, a donde llegamos por la carretera CA-260. La señal que indica el comienzo de la ruta está justo antes de las primeras casas. Se puede dejar el coche en una plaza dentro de este lugar, al que hemos llegado por una estrecha carretera con fuertes pendientes.

Subiendo desde La Cantolla
Subiendo desde La Cantolla
Subiendo desde La Cantolla
Subiendo desde La Cantolla
Subiendo desde La Cantolla
Subiendo desde La Cantolla

El primer tramo de la ruta discurre por una pista cubierta de cemento que sube entre prados. La ladera de enfrente está cubierta de robles de donde procede el repiqueteo que escuchamos del quehacer de pájaros carpinteros. La pista inicial da paso a un camino carbonero empedrado por donde salió la madera para las factorías de Liérganes y La Cavada. Salvando depresiones y lapiaces accedemos al collado que da paso al Hoyo Castrejón, donde dejamos el sendero para explorar esta enorme cavidad que da paso a los represados Pozos de Noja.

Contraluz invernal
Contraluz invernal
Castroliva
Castroliva
Hoyo Castrejón
Hoyo Castrejón

Volvemos a la ruta que bordea Fiñumigo, la cabecera circular de la cuenca por donde hemos subido. Entre las hayas encontramos el cartel indicador de la Fresquera de Fiñumigo, una construcción circular donde se producía el hielo que se utilizó, sobre todo, para tratar a los heridos en las fundiciones cercanas.

Fresquera de Fiñumiga
Fresquera de Fiñumiga
Sendero de las Peñas de Miera
Sendero de las Peñas de Miera

La senda sale a otra cuenca paralela a la anterior, Yago Ruyo, entre hayas y alguna cabaña ganadera con su pozo excavado en la pendiente. Conviene salir del camino, hacia arriba, para observar las diferentes formaciones calizas de este entorno y buscar en la distancia las lejanas cumbres de Cantabria.

Enguinzas
Enguinzas
Bahía de Santander entre la bruma
Bahía de Santander entre la bruma
Panorámica desde las Enguinzas
Panorámica desde las Enguinzas
Sendero de las Peñas de Miera
Sendero de las Peñas de Miera

Bajo la fresca sombra de los avellanos entramos en Juntarnosa, la última gran depresión que recorremos. La mayor parte de este descomunal hoyo está desprovisto de arbolado, pero abunda el terreno cubierto de herbazales donde pastan vacas y caballos.

Juntarnosa
Juntarnosa
Juntarnosa
Juntarnosa
Juntarnosa
Juntarnosa

Descendemos por la ladera que define el macizo por el sudeste hasta Irías, un pequeño caserío que da paso, un par de kilómetros más adelante, a La Cantolla, pasando por la entrada de la vivienda, que con su prominente torre, preside desde la altura este núcleo de población.

Miera entre la bruma
Miera entre la bruma
Bajando a Irías
Bajando a Irías
Cerca de La Cantolla
Cerca de La Cantolla
La Cantolla
La Cantolla
La Cantolla
La Cantolla

Esta ruta, de 13 kilómetros de longitud, nos introduce en el abrupto y rico relieve kárstico de la Sierra de las Enguinzas, a la vez que ofrece todo el disfrute de la montaña cántabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.