Los Hayedos del Bodón

El Rincón del Trotamundos. Javier San Sebastián

000

Nosotros también estamos fascinados por el oro. Pero el que buscamos está en las hojas de castaños, cerezos, chopos… especialmente los hayedos nos atraen como imanes. Los suelos alfombrados, la luz que se filtra de forma desigual, la humedad, el musgo, incluso los troncos caídos, todo es hermoso. Pero coincidir con su máximo esplendor otoñal no es algo que tengamos la suerte de disfrutar cada año. Por eso lo de este fin de semana ha sido algo excepcional.

Los cursos altos de los ríos Curueño y Torío en el Norte de León han tallado las espectaculares hoces de Vegacervera y Valdeteja. También han abierto valles que dejan despejada la visión de una gran montaña, que sin superar los 2.000 m, se alza soberbia sobre los municipios de Lugueros y Cármenes: El Bodón.

El Bodón de Lugueros es la culminación de una cresta afilada que se extiende hacia el Oeste dejando cumbres con una estética muy atractiva, como el Cueto Cabanas o el segundo Bodón, el de Cármenes. En los pequeños valles entre los contrafuertes de esta muralla y en sus laderas, crecen varias masas de hayedos. Así ocurre en Llamazares, Redilluera o Canseco.

Cuando comenzamos a caminar el sábado, el sol refuerza los colores.

001

002

003

004

005

006

El camino nos lleva a un collado desde el que contemplamos el valle de Valverde de Curueño y Valdeteja

007

Continuamos faldeando la montaña para atravesar los bosques de Canseco. A la salida del hayedo, un precioso puente medieval sobre el joven Torío y más allá, masas de arbolado trepando por la caliza, en diferentes fases, algunas brillando como una explosión dorada.

008

009

010

011

012

El domingo iniciamos el ascenso en sentido contrario. Tras pasar unos pinares ascendemos por los hayedos del Bodón.

013

014

015

016

017

018

Vamos ganando altura hasta alcanzar “La Cuevona”, una cavidad con un arco natural de un tamaño fuera de lo común

019

020

021

022

023

A partir de aquí, la muralla sujetando las nubes, la magnífica cumbre, el cresteo hacia Cueto Cabanas y el suave descenso hacia Llamazares

024

025

026

027

028

029

OTROS REPORTAJES RELACIONADOS

Los Argüellos, todo el sabor de la cordillera Cantábrica

Cordillera Cantábrica, El pinar de Lillo

La Fauna en la Cordillera Cantábrica: osos, corzos, Jabalí …

Brañas de Luna, el paisaje de la Cordillera Cantábrica

Observar osos en la Cordillera Cantábrica

Montaña de Luna, la soledad de la Cordillera Cantábrica

Babia y Luna, dos comarcas para perderse en la Cordillera Cantábrica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *