Quedada Otoñal Céntrica de kayak de mar

Javier Peña Gómez

En esta ocasión hemos enfilado las proas de nuestros kayaks con rumbo al Embalse de la Cuerda del Pozo, en la provincia de Soria, próximo a las localidades de Vinuesa y Abejar. Allí se celebraba los días 23 y 24 de octubre la Quedada Otoñal Céntrica de kayak de mar, des-organizada por miembros del foro www.kayakdemar.org. Ha sido una bonita ocasión de mojar las piraguas en agua dulce, y de saludar a unos cuantos viejos amigos, con los que solemos coincidir varias veces al año en diferentes lugares, y siempre con el remo a mano. En esta ocasión nos encontramos con Resti y César de Santander, Javi de la Puente (fabricante de los kayaks fun-run) de Aranda, Rafanook de Alicante, Toni “Capitanremo” vino desde Valencia, Vicente con sus casi 1.90 acudió desde Valladolid, Jaime “Borrasca” de Madrid… y así hasta unos 40 amigos.

El lugar de encuentro fue el camping Urbión. Ya el viernes por la noche comenzaron a llegar los primeros. Nosotros llegamos tarde la noche del viernes, y no nos sumamos a la fiesta, directamente nos quedamos a dormir en la furgo, calentitos en los sacos de plumas, para despertarnos al amanecer, y observar la nieblilla que cubría el agua del pantano.Después de saludos y reencuentros con los compañeros, bajamos todos los kayaks y al agua.

“El embalse de la Cuerda del Pozo, se inauguró en el año 1941, y aunque la presa es relativamente pequeña, 36 metros de altura, almacena una gran cantidad de agua. Y como otros muchos pantanos, éste tiene también su pueblo sumergido. Se llamaba La Muedra, y es característica de él, la torre del campanario que asoma sobre el agua. Como ya esta avanzado el otoño, el agua está un poquitín fría para el baño, así que no visitamos la playa Pita, playa oficial de Soria durante los veranos, y después de hacernos las fotos de rigor junto al campanario, continuamos nuestra ruta rumbo al brazo más largo del pantano, que se dirige hacia Vinuesa y Molinos de Duero.

Dejamos Vinuesa a estribor, para pasar, como algo anecdótico, por debajo de los arcos del Puente Romano de Vinuesa. Pertenece al siglo I d.C. tenía 88 m.de largo 3 de ancho y 5 metros de altura en su cota más alta. Está formado por arcos de medio punto y ojivales que junto con la argamasa de cal y canto lo hacían prácticamente indestructible. Pero la construcción del pantano, el agua del Duero que le hace naufragar un poquito más cada año, y el expolio de sus piedras, calzada y barandillas harán que una obra que tenía una garantía casi de por vida la veamos agonizante y a punto de convertirse en un montón de piedras. Varias asociaciones de la zona trabajan para evitar su deterioro. Un poquito antes de llegar a Molinos de Duero, se nos acaba el caudal de agua mínimo que nos permite navegar, y paramos a estirar las piernas, comer y dar un paseo en busca de setas alucinógenas y poco comestibles para jugar por la noche a la tortilla rusa, emulando a Arguiñano en Airbag.

El recorrido de regreso se hace con un poquito de viento en contra, para llegar ya atardeciendo al camping, recoger los bártulos y juntarnos en el bungalow 9 unos cuantos para cenar, reir y compartir experiencias, alrededor de los diferentes productos que cada uno hemos llevado. Se llevaron la palma, el jamón y lomo salmantinos… ¡¡por supuesto!!, el licor de café gallego, y las quesadas y sobaos cántabros que nos llevó el buen amigo Resti.”

4 thoughts on “Quedada Otoñal Céntrica de kayak de mar

  1. Desde Camping Urbión agradecemos vuestra visita y estancia en el camping.
    Gracias también por compartir con todos las fotos tan bonitas del embalse que tenemos al lado, son preciosas!!

    Os esperamos nuevo por aquí.

    Hasta pronto : ))

  2. ¡Veo que seguís remando a tope! Aunque esta vez sea tierra a dentro.
    Me alegro que sigáis disfrutando de la naturaleza de todas las formas posibles.
    Un abrazo

  3. Hola remeros.
    ¡que buenos recuerdos me trae es e embalse!
    Lo he cruzado cuando hicimos la ruta del Duero en bicicleta, en el 2007 y, a parte, he estado trabajando por allí cerca varias veces durante los últimos años. La visión desde vuestras canoas ha sido una nuevo enfoque del lugar para mi.
    Felicidades por el reportaje.
    José Ignacio Idígoras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *