Valverde del Fresno y Monsanto, dos pueblos separados por la Raya

Pepe Acera Cruz

Monsanto


Valverde del Fresno es una villa serrana de la provincia de Cáceres que se ubica al  Noroeste de la provincia, como la comarca a la que pertenece, Sierra de Gata.

Limita al Norte con Navasfrías, al Sur con Cilleros, al Este con Eljas, S.Martín de Trebejo y Villamiel, y al Oeste con Portugal, que sin duda va a ser nuestro destino de estos díasdemayo.

El venero mas importante que baña sus tierras es el río Eljas, que nace en la Sierra de su nombre para desembocar en el Tajo, junto con el Torto forman frontera natural con Portugal.. Pero otros veneros de menor importancia se hacen paso en estas tierras, ensanchando en esta época para disfrute y aprovechamiento de pastos y animales, Arregañacús, Sabugal, Sobrero, Pesquero, Basádiga y Trevejana, por citar los más importantes.

La Raya

Para pasear y descansar que de eso se trata también, desde el mismo camping de Valverde tenemos Eljas a 5 kms y aprovecharemos unatardepararecorreresteviejocamino queuníados pueblos quenocesandemirarse enlacercania de susituación.

Sin duda es otro atractivo disfrutar del “Valverdeiro o “Fala”, dialecto de la zona como conocéis, propio de Valverde, Eljas y San Martín, y los rayanosdePortugal “Aquí falamus asina”, que dicen los lugareños.

Pero adentremonos en Portugal, aprovechando que estamos en la Raya, y el paso natural fronterizo que tenemos “a tiro de piedra”. Nos sorprenderá nada mas traspasar la frontera, y a medida que nos vamos adentrando en las tierras de Penamarcor. Mas adelante la vegetación muestra su delicada estampa de esta época del año, alcanzando en breve el pueblecito de Arhanas que ya muestra su singular diferencia con las poblaciones españolas, los rasgos curtidos y particulares de sus pobladores, la bondad de su lenguaje te envuelve en el pasado de sus calles.

Sendero de la Raya

Serán posteriormente poblaciones como Monfortinhos y sus codiciadas termas pequeñas joyas que invitaron sin duda en otras épocas ,las medievales por ejemplo, al reposo del guerrero. Son múltimples los caminos de pequeño recorrido que desde esta población se están balizando ,y el río Erjas , que no Eljas, es un gran protagonista a recorrer en este punto geográfico.

A  lo lejos intuímos el omnipresente Monsanto, que desde la atalaya granítica preside el valle del olivar hasta donde la vista se pierde. Esculpido sobre la roca se alza su castillo

y bajo él, serpentean sus estrechas calles, mimetizadas todas ellas en el grisaceo

entorno, y solo el color de sus puertas y ventanas ponen juego y color al magnífico laberinto montesino. Desde luego retrocedes en el tiempo y reapareces en el medievo,

cuna del esplendor de esta villa templaria, y si además llegas en el momento oportuno, la conmemoración de la Santa Cruz, recordando a los defensores de las invasiones, y el pueblo se convierte en escenario de lo que vivieron estas calles; bufones y guerreros, danzantes y  mercaderes de época ,antorchas que iluminan la noche mientras lamúsica sefardía acompaña el buen hacer que de las viandas cocinadas al aire dan buena cuenta duques y marqueses, lacayos y vasallos…,sin duda te transporta.

Molinos de la Raya

Pero continuamos caminando por el valle para encontrarnos con Penha Garcia, que nos deleitará con sus molinos unoa uno recorren el río Ponsul en su difícil discurrir por las agrestes paredes de cuarcita que entonando la forma de columnas alzan el pueblo, para ser el mirador vigía de la Raya, no se puede perder uno la vista a estos molinos que hoy actúan como museo etnográfico, pero nuevamente el esmero por mantener lo mas impoluto posible el aire tradicional se percibe gratamente.

Los caminos de pequeño y gran recorrido prosiguen y ellos acercan al caminante a Diana-a-Velha, población que nos llamo la atención desde lo alto del castillo de Monsanto por su lugar de encuentro el “Barragen de Diana”, agua represada en el centro de una enorme dehesa. Tampoco nos decepcionó aún siendo una pequeña aldea y  si nos sorprendió su almazara restaurada, su horno comunal, y los restos románicos que en un rincón del pueblo se guardan.

Molinos

Por cierto el camino que recorrimos no era para patear,solo apto para ciclear si no quieres padecer los rigores de una eterna pista con un calor de justicia, solo reconfortado por un placentero baño en las aguas del pantano.

Y así hemos pasado estos días, conociendo nuevas estampas, disfrutando entre amigos, viendo como disfrutan nuestros hijos, y  dejando visionadas para un futuro cercano unos recorridos de un día para caminar o de varios en bicicleta dignos todos ellos para no olvidarlos.¡¡Hasta otra!!.

Cascada

Molino

Molino

Molinera

Monsanto

Monsanto

Monsanto

Calle de Monsanto

Monsanto

One thought on “Valverde del Fresno y Monsanto, dos pueblos separados por la Raya

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *