Del Arnoia a la Ribeira Sacra. Espiritualidad y naturaleza en Ourense

Un espacio con una larga y rica historia que se manifiesta en obras megalíticas, en grandes y numerosos monasterios conservados íntegra o parcialmente,  en templos humildes en tamaño y en obras de nobles y campesinos. Y todo ello inmerso en un medio natural tan agreste que aún conserva una buena parte inalterada por la acción humana.

El Rincón del Trotamundos. Javier Elcuaz del Arco

Sólo 38 kilómetros separan por carretera Xunqueira de Ambía, junto al río Arnoia, de Santo Estevo de Ribas de Sil. Sin embargo, la concentración de obras arquitectónicas de interés es tan grande que visitarlas todas en una jornada puede ser una tarea irrealizable. Por eso, aconsejamos dedicar dos días para empaparnos sin prisa de la serenidad ambiental y, si hubiera tiempo, seguir algún camino que se adentre en algún bosque de este entorno privilegiado.

Tomamos contacto con el río Arnoia en Xunquiera de Ambía, a 28 kilómetros al sureste de Ourense.  Cuenta la tradición que en siglo IV apareció una imagen de la Virgen en un juncal, de donde viene el nombre de esta localidad. Sobre la primitiva ermita que allí se erigió, se edificó un monasterio bajo la advocación de Santa María entre los siglos VIII a X. Se conserva su iglesia románica del siglo XII, de tres naves con tres ábsides, ejecutada con la perfección de los canteros orensanos de fama universal. También ha perdurado su claustro con elementos arquitectónicos tardogóticos y renacentistas.

Santa Eufemia de Ambía-Orense

A solo 5 kilómetros remontando las aguas del Arnoia se asienta Santa Eufemia de Ambía. Una pequeña localidad que guarda una joya prerrománica de influencia asturiana y visigótica. Se trata de una pequeña iglesia de la que se conserva su testero plano en una cabecera de tres ábsides de factura posterior a la original obra. Las ventanas, formadas por dos tragaluces con dos círculos encima, recuerdan a las visigodas.

El río  Arnoía atraviesa Baños de Molgas, la localidad-balneario a apenas 4 kilómetros de Santa Eufemía. Además del establecimiento termal, con una fuente de acceso público, Baños cuenta con un esbelto puente romano y el museo de Moncho Borrajo, instalado en la antigua estación de tren y  que cuenta con una importante colección de todo tipo de objetos profesionales del conocido actor local.

A 4 kilómetros de Baños de Molgas se levanta el Santuario de Nosa Señora de los Milagres sobre el Monte Medo dominando la sierra de San Mamede. Su fachada barroca-neoclásica fue un avance de la del Obradoiro, se construyó siete años antes, en la primera mitad del siglo XVIII. Alrededor del templo existen siete capillas del vía crucis y por detrás, junto a la carballa de los Milagros, mana la Fonte de la Virgen donde se cree que estuvo la primitiva ermita del siglo IX. El complejo incluye una posada con restaurante, un centro de enseñanza ocupacional, la residencia de los paúles y el museo Devanceiro, de artesanía y artes rurales. Entre finales de agosto y el 8 de setiembre recibe a miles de romeros devotos de la Virgen.

También dentro del municipio de Baños de Molgas, pero en dirección contraria y a tan sólo 2,5 kilómetros del famoso balneario, encontramos el conjunto monumental barroco de la iglesia de Almoite. Junto con el viacrucis, limosnero y, especialmente, el crucero, cuyo labrado es similar al Crucero de Hito en Cangas de Morrazo, el mejor considerado en toda Galicia, componen el grupo completo de elementos típicos de la arquitectura religiosa gallega.

Dejamos el río Arnoia que viene de la sierra de San Mamede porque nuestro destino está al norte. A 5,5 kilómetros de Baños de Molgas,  Maceda conserva su castillo reconstruido con fines palaciegos que eliminaron algunos de los elementos guerreros característicos de su larga historia. La torre del homenaje es del siglo XI. Según la tradición Alfonso X aprendió aquí la lengua gallega en la que escribió las Cantigas de Santa María. Actualmente es un hotel restaurante.

Antes de llegar al Alto do Couso, con sus establecimientos de venta de alfarería, encontramos dos conjuntos de hórreos muy bien conservados en Zorelle y Bustavalle. En el alto mencionado nos separamos de la ruta 9 kilómetros hasta Xunquiera de Espadanedo. Ya estamos en plena Ribeira Sacra. La aldea de Niñodaguía conserva talleres alfareros que elaboran utensilios domésticos en barro y arcilla al modo tradicional.

El monasterio de Xunqueira de Espadanedo se fundó a finales del siglo XII. Aunque la fachada de la iglesia es de estilo neoclásico, pues la románica original se derrumbó en 1800, su interior conserva su estructura original de transición del románico al gótico. La puerta norte, cegada, presenta arquivoltas decoradas con hojas que recuerdan la obra del Maestro Mateo. Tres ábsides semicirculares rematan la cabecera. En su interior son muy interesantes el altar románico, el retablo de Juan de Angés el Mozo y el sepulcro de don Poio Yáñez de Abeleda. También se conservan dos alas del claustro del siglo XVI de estilo renacentista.

San Pedro de Rocas-Orense
San Pedro de Rocas-Orense

Volvemos sobre nuestros pasos para dirigirnos al monasterio de San Pedro de Rocas.  Arropado entre un denso bosque autóctono, con alguna repoblación de pinos, y entre grandes peñas graníticas nos topamos con uno de los primeros lugares de Galicia donde los monjes dejaron  la vida en solitario para formar una comunidad. Entre los siglos XII y XIII el templo es excavado en la roca tras tres arcos de medio punto a modo de fachada.  Se compone de tres naves rematadas por sendas capillas semicirculares. La capilla lateral izquierda contiene un mapamundi mural románico. El suelo está ocupado por sepulcros excavados en la roca.

La espadaña exenta, erigida sobre una gran roca, es del siglo XV. La antigua casa prioral del siglo XVI alberga el Centro de Interpretación de la Vida Monástica de a Ribeira Sacra. Un cementerio en desuso junto a una capilla y la fuente de San Benito completan el conjunto.

Mirador del Moro-Luintra-Orense
Mirador del Moro-Luintra-Orense

Seguimos hacia  el río Sil y llegamos a Luintra, tierra de afiladores. Pasada esta localidad, en dirección  a Santo Estevo de Ribas de Sil, un  cartel nos indica a la izquierda de la carretera Mámoas da Moura. Se trata de siete enterramientos prehistóricos formados por una cámara alta y un túmulo. Al estar cubiertos solo vemos una elevación circular que no llega al metro de altura. Sin embargo, el conjunto se encuentra en una planicie elevada con unas vistas privilegiadas de la Ribeira Sacra. Desde el Mirador del Moro se ve el cañón del Sil y el monasterio de Santo Estevo, del que nos separan apenas 5 kilómetros.

Cañón del Sil desde Santo Estevo-Orense
Santo Estevo-Orense
Santo Estevo-Orense
Santo Estevo-Orense
Santo Estevo-Orense
Santo Estevo-Orense
Santo Estevo-Orense
Santo Estevo-Orense
Santo Estevo-Orense

El monasterio de Santo Estevo de Ribas de Sil, totalmente restaurado y transformado en parador, conserva todas sus edificaciones. Se puede visitar su iglesia de estilo románico rural gallego que alberga un interesante retablo del siglo XVI obra de Juan de Angés y los tres claustros, cuyos estilos arquitectónicos incluyen el románico, el gótico y el renacentista.

En esta ruta se mencionan sólo algunos de los muchos lugares de interés de la Ribeira Sacra, declarada Itinerario Cultural Europeo en 2004 por su importancia monumental, pues concentra el mayor número de iglesias románicas y cenobios de toda Europa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.