La memoria de la Tierra

“La memoria de la tierra”, es un relato del viaje que realizó Rafael Manrique por Kimberley que comprende el sector norte de Australia Occidental, partiendo de Broome hasta Darwin y pasando por Derby, Gibb River, Kununurra y Kathrine entre otros lugares de interés. Kimberley es un territorio muy peculiar con formaciones montañosas que culminan en mesetas, bellos cañones de arenisca roja y roca caliza. Llanuras de ondulados relieves cubiertas por pastizales y zonas de desierto surcadas por gargantas que vierten en cascadas, profundas pozas, y ríos que serpentean este basto paisaje australiano.

 

El Rincón del Trotamundos

Casi dos veces el tamaño de España. Extraña y remota hasta para los propios australianos, Kimberley es una remota región del noroeste australiano, un territorio sobrenatural y imponente por su salvaje naturaleza, que resulta desconocida para los propios australianos. Una geografía radical que convoca azar, peligro o asombro; un escenario distópico para la saga Mad Max filmada en sus paisajes. Nos dice su autor que atravesarla ha de parecerse a la extraordinaria experiencia que hubieron de tener los seres humanos cada vez que, hace miles de años, daban sus primeros pasos en lo que fue la expansión migratoria de África.

También es un territorio espiritual, sobrenatural. En él los antepasados de su población aborigen crearon un sofisticado universo simbólico para interpretar su mundo. El Ensueño habla de seres míticos que, con sus actos, sus canciones y su deambular esencial crearon vida en la tierra. Huellas y marcas que aún son visibles para ellos y que los europeos llamaron Huellas del Ensueño que Bruce Chatwin inmortalizó en “Los trazos de la canción”, mientras que sus habitantes lo denominan Pisadas de los antepasados o Camino de la Ley. Este Far West australiano es geografía con memoria, un holograma de lo que la Tierra puede expresar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.