Santillana del Mar, un paseo nocturno

El Rincón del Trotamundos. 29/1/2015
industria_santillana_3

Santillana del Mar

Santillana del Mar, uno de los pueblos más bellos, si no el que más, de la costa de Cantabria, se prepara estos días para lucir con más intensidad su rico patrimonio arquitectónico. Con tal motivo, se está preparando para recibir al viajero con sus mejores galas y lo hace con una nueva iluminación que realza la belleza arquitectónica de sus monumentos, y especialmente las visitas que se realizan durante la noche cuando la villa se encuentra sumida en el más absoluto silencio. Un paseo nocturno por las calles de esta villa marinera, bien merece un viaje, y sobretodo si coincide con alguna de la muchas fiestas populares que se celebran durante el año.

industria_santillana_5

Santillana del Mar

Desde la pasada semana, Santillana del Mar cuenta con iluminación ornamental, de manera que al placer de un tranquilo paseo nocturno por la villa, se suma la vistosidad que confieren las luces que alumbran alguno de sus edificios más emblemáticos. Así que, aprovechando esta novedad, nos adentramos en este pueblo medieval ubicado en la zona central de Cantabria junto a la costa para disfrutar de un placentero y relajánte paseo nocturno.

La entrada a Santillana la vamos a hacer desde la carretera que llega desde el Museo Altamiray llega al parque denominado Campo Revolgo, alrededor del cual encontramos interesantes construcciones como la Casona de los Sánchez de Tagle, del siglo XVII. Frente a él está el Museo Diocesano Regina Coeli y el convento de las Clarisas, una construcción de finales del siglo XVI.

Al otro lado de la carretera, ya en el casco urbano, accedemos al núcleo central del pueblo por la calle de Santo Domingo. En ella se ubican a ambos lados el Palacio de Peredo-Barreda, también llamado de la marquesa de Benamejís, sede del Museo Caja Cantabria, y la Casa de los Villa.

industria_santillana_6

Santillana del Mar, Cantabria

La calle se bifurca en dos ramales, el de la izquierda es la calle Juan Infante, flanqueada por pequeñas viviendas con balcones llenos de flores, que desemboca en la plaza mayor, uno de los rincones más representativos de la villa. En ella hay que detenerse en las Casas del Águila y la Parra, delante de las que se levanta la estatua del bisonte de Altamira. En frente de ambas se encuentra el Parador Gil Blas que ocupa una vieja casa que pertenecía a la familia de los Barreda. A pocos metros se ubica el ayuntamiento, un edificio con una gran balconada de hierro y sobre un soportal con armaduras. También en la plaza está la Torre de Don Borja.

En la otra esquina de la plaza está la Torre del Merino, construcción de carácter defensivo que sirvió de vivienda a los merinos mayores de las Asturias de Santillana

Desde ella se llega a las calles Carrera y Cantón. En la primera se levanta la Torre de Velarde del siglo XV. Tomando la dirección hacia la colegiata por la calle Cantón, la ruta pasa ante el Palacio de Valdivieso del siglo XVIII, hoy un hotel. A ambos lados de esta calle se levantan muchas viviendas típicas del pueblo hasta llegar hasta la que fue casa de Leonor de la Vega, madre del Marqués de Santillana de finales del siglo XV. Junto a ella está la Casa de “Los Hombrones” y muy cerca las casas de los Cossío y los Quevedo, del siglo XVIII, y frente a ellas la Casa de los Abades. De frente se levanta la gran colegiata románica de Santa Juliana, una visita inexcusable, tanto al interior de la iglesia como a su claustro. Tras ella se encuentran la Plaza de las Arenas y el Palacio de los Velarde.

NOTICIAS RELACIONADAS

Cantabria, tiempo de playa y sol

Relieve Geológico de la costa de Cantabria

Por la Cornisa Cantábrica, entre Euskadi y Cantabria

Laredo, celebración del último viaje del Emperador Carlos V

Deportes náuticos en la bahía de Santander

 

One thought on “Santillana del Mar, un paseo nocturno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *