Magia en Navarra. Baztán, Aralar y Urbasa

El Rincón del Trotamundos. Javier San Sebastián.18/9/2014
00Portada

El pasado mes de agosto caminamos por Navarra, rodeados por un ambiente de magia entre el alto Bidasoa, las sierras de Aralar y Urbasa.

Los primeros días estuvimos en la comarca del Baztán, al Norte. En Zugarramurdi la intolerancia, el fanatismo y la ignorancia de los inquisidores llevaron a la muerte en el siglo XVII a varias personas, acusadas de brujería. Su famosa cueva está excavada en la caliza por el torrente Erreka, oportunamente cambiado su nombre a “río del Infierno”). El entorno realmente parece propicio para aquelarres. Los montes y bosques contribuyen al misterio, con sus nieblas, troncos retorcidos y restos de monumentos funerarios de la edad del hierro.

02

Los pueblos conservan la arquitectura tradicional. En uno de ellos, Etxalar, encontramos un peculiar cementerio con lápidas circulares que parecía trasladarnos a otro tiempo y lugar.

03

Para nosotros el Parque Natural del Señorío de Bértiz es el plato fuerte de la zona. Ascendimos al Aizkolegi haciendo un recorrido circular que atraviesa los magníficos bosques atlánticos, poblados especialmente de hayas. En lo más alto se alza un palacete modernista abandonado. Entre nieblas que entran y salen, cada vez que el sol se oscurece parece que se escuchan las voces de antiguos ocupantes.

04

05

Próximo a Bértiz se encuentra Urrotz, desde donde se accede a los embalses de Leurtza, uno de los cuales se usa como piscina natural. Está acondicionado con merenderos y zonas de paseo que usan sobre todo la gente de las proximidades, pero además hay varios senderos magníficamente señalizados por el bosque, con el añadido de menhires, dólmenes y varias vistas panorámicas. Allí pudimos disfrutar a una distancia relativamente corta de dos pájaros carpinteros. Sólo hay algo que en mi opinión desentona: en la parte alta hay varios puestos elevados para los cazadores a modo de atalayas sobre los árboles, así que más vale no ir por allí en el tiempo de caza.

06

07

A continuación nos dirigimos hacia la sierra de Aralar. El monte Beloki no acabó de desprenderse de la niebla, pero en el cercano santuario de San Miguel tuvimos fantásticas vistas hacia el valle de Etxarri-Aranatz y las sierras de Urbasa y Andía. Es otro lugar con culto muy antiguo y plagado de leyendas.

08

En la sierra de Aralar hacemos la ascensión a un pico emblemático, el Txindoki, en la zona limítrofe entre Guipúzcoa y Navarra. Hicimos la ascensión por el camino normal, a la derecha del aparcamiento, y tras disfrutar de la magnífica cumbre (todo lo que nos permitió una plaga de molestas hormigas voladoras) continuamos dando la vuelta al pico por un sendero increíblemente solitario, precioso. Nos resulta incomprensible que todo el mundo suba por el mismo sitio cuando hay un recorrido tan espectacular por el lado contrario. Recomendamos hacer el recorrido circular completo y en este mismo sentido.

09

10

11

12

La siguiente etapa era en Urbasa. El río Urederra surge bajo un gran anfiteatro rocoso llamado el “Balcón de Pilatos” en cuya parte superior se haya la meseta de Urbasa. Un sendero muy transitado nos lleva junto a charcas con colores intensos e inusuales. El azul turquesa contrasta con los verdes intensos, las formas creadas por los depósitos calizos, las cascadas, arroyos y árboles que ofrecen imágenes realmente bellas.

13

14

15

Puestos a pasear entre lugares de cuento, nuestras siguientes caminatas son perfectas. La primera es el bosque de Artea, en el término de Larraona. Desde la ermita de San Benito ya vamos encontrando hayas gigantes y a su derecha, un capricho geológico donde caminamos entre pináculos, pasillos llenos de helechos y musgos, oquedades, rocas y árboles con formas a cual más caprichosa.

16

17

El segundo recorrido es en el llamado “bosque encantado de Urbasa”, no sin antes recorrer el Balcón de Pilatos. Son varios núcleos de afloramientos rocosos colonizados por vegetación, con musgos y hayas que crean paisajes absolutamente increíbles. Muchas rocas nos hacen ver figuras, como cabezas con melena, animales o lo que cualquiera pueda imaginar. Los pasos entre las rocas a veces nos engañan, nos enriscan, nos fuerzan a trepar o pasar por huecos. Cada momento es una sorpresa. Llevad cargada la batería de la cámara, porque os hará falta.

18

19

20

21

22

23

Notas prácticas:

El recorrido de bajada que hicimos en el Txindoki es precioso, un sendero colgado que va rodeando el pico, pero debe evitarse si llueve porque hay algunas partes resbaladizas y patios considerables.

Para visitar el nacedero del Urederra es necesario reservar plaza, pues hay un límite de personas que pueden acceder simultáneamente. Lo más recomendable es reservar por internet. Se accede en coche hasta un aparcamiento en la localidad de Baquedano. El aparcamiento cuesta 5 euros, pero no es mala solución dada la cantidad de gente que visita el nacedero.

En Leurtza también hay que pagar un peaje de 3 euros por aparcar junto a los embalses. No otra forma de subir y no parece excesivo teniendo en cuenta lo bien cuidado que lo tienen.

El bosque de Artea no está señalizado. Hay que entrar en Larraona (NA-7130 a unos 15 km de Baquedano) donde anuncian un parque de aventura en árboles. Dejar el coche por allí y ascender una pista de cemento de un km hasta llegar a un paso canadiense, pasado el cual encontramos la ermita de San Benito.

Para llegar al bosque encantado de Urbasa hay que tomar la carretera NA-718 desde Olazti/Olazagutia. Tras la subida a la meseta, pasado el centro de información del parque, seguimos al siguiente aparcamiento y allí tomamos el camino central. Según ascendemos, iremos buscando las zonas “mágicas” a ambos lados. Si seguimos el sendero llegamos hasta la gran cruz que corona la cresta final, con magníficas vistas hacia Alsasua: Allí, si descendemos por la ladera derecha (a la izquierda de donde subimos) podremos disfrutar de más zonas “encantadas”. Vale la pena.

NOTICIAS RELACIONADAS

Al noroeste de Navarra, las tierras de Zugarramurdi se funden con el País Vasco y Francia

Montaña y mar por tierras Euskaldunas

Espacio Natural de Urbasa y Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Travesía de la sierra de Urbasa siguiendo el recorrido del GR 282

Pirineo Navarro, entre Ochagavía e Irati

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *