Zamora, una tarde de luz cálida en la margen del río Duero

LA MIRADA DEL VIAJERO

El rincón del Trotamundos. 18/8/2013

Zamora

Castilla no solo es un territorio donde el sol abrasador del verano caldea los cereales  que se cultivan en sus campos, tambien es tierra de extremos, donde los inviernos se señorean por doquier  y se alargan indefinidamente hasta alcanzar temperaturas extremas que hielan hasta los huesos y el corazón de sus ríos.  En esos extremos se crecen las piedras que dan sustento a sus legendarios monumentos; iglesias, palacios, murallas, castillos y catedrales, campanarios y puentes de arcos infinitos. Monumentos que realzan su belleza sobre las aguas de los ríos enmudecidas por el remanso de pesqueras, molinos y eneas que yacen desnudas esperando que fluyan el agua en primavera.

Zamora

Zamora

Zamora

Zamora

Zamora

Zamora

Zamora

Zamora

Zamora

Zamora

Zamora

Zamora

Zamora

Zamora

Zamora

Zamora

NOTICIAS RELACIONADAS

Peña Trevinca, un legado de los hielos en el Parque Natural de Sanabria

Lagunas de Villafáfila, un paraíso para las aves

La aventura de las aves en Castilla y León

Festival de la Máscara Ibérica en Zamora

Estampas del mundo rural

La alta Sanabria, un legado de los hielos

Camino de Santiago Portugués

Sanabria, tierra de monjes y lagos

Por caminos de Romanos y Peregrinos Mozárabes

Zamora, museo vivo del románico

 

One thought on “Zamora, una tarde de luz cálida en la margen del río Duero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *