Córcega, un continente

El Rincón del Trotamundos. Javier San Sebastián. 26/6/2014

El pasado mes de mayo seis amigos hicimos una escapada de once días a Córcega. Como de costumbre, habíamos previsto varios recorridos y para ello elegimos dos alojamientos en lugares opuestos de la isla: así nos quedaría “todo” más cerca. Ilusos. Una isla como Córcega, aunque aparentemente pequeña cuando se ve en los mapas, presenta una variedad tal que más que una isla parece un pequeño continente.

Como ejemplo, baste decir que con poco más de 180 km de norte a sur y 90 de este a oeste tiene más de 20 picos que superan los 2.000 m de altitud, y el más alto llega a los 2.706 m. Calas, marismas, bosques mediterráneos, abedulares, pinos enormes, lagos, ríos que se precipitan vertiginosos, montañas y lagos helados, playas y acantilados, formaciones rocosas con formas inauditas, senderos colgados sobre gargantas profundas, pueblos integrados en el paisaje, arquitectura popular, todo lo que vemos nos va invitando a ir un poco más lejos, un poco más de tiempo, a la vuelta del cabo, tras las revueltas del camino o al siguiente pueblo.

En la región de la Gastagniccia, al este de la isla, hay agua en abundancia, laderas cubiertas por grandes bosques de encinas, castaños, alcornoques y madroños que culminan en praderías llenas de flores.

001

002

003

004

005

006

Por toda la isla los pueblos conservan su arquitectura tradicional. Muchos de ellos están situados en zonas elevadas, manifestando su origen defensivo. Dado el carácter montañoso de Córcega, los paisajes en los que se integran y las vistas sobre los valles y el mar son extraordinarios. Es de agradecer además que no se vean en general construcciones que desentonan con el entorno. Llaman la atención los cementerios, a los que se da gran importancia y que ocupan emplazamientos privilegiados, a veces a ambos lados de la carretera.

007

008

La costa depara también magníficas imágenes, tanto por el agua transparente, la vegetación, las calas, las rocas de varios orígenes, las omnipresentes torres genovesas, los acantilados o las ciudades fortificadas, como Bonifacio o Calvi.

010

011

012

013

014

015

016

La isla está recorrida de sur a norte por una cadena montañosa donde hay cientos de senderos, a cual más bonito. Podemos elegir entre excursiones de dificultad muy variada, paseos por enormes gargantas como Tavignano o la Restonica, cascadas y barrancos o recorridos de media montaña con vistas soberbias.

017

018

019

020

021

022

023

Encontramos otro valor en los restos arqueológicos, especialmente las concentraciones de menhires, muchos de ellos antropomorfos y tallados, como los de Filitosa, Renaghju o Stantari.

024

025

026

027

028

Tras este viaje, para mi es un hecho que no basta con una sola visita para conocer Córcega. Es extremadamente variada, extensa y con carreteras a veces tortuosas, siempre con muchos desniveles, por lo que es recomendable centrarse sólo en una parte, por ejemplo, sólo la parte norte o sólo la sur. Además, compensa alojarse como mínimo un día en Corte u otro lugar de la zona centro.

Para llegar a la isla hay que coger un ferry desde alguna de las ciudades del sur de Francia o incluso desde Italia, lo que complica y alarga el viaje. Aunque hay aeropuertos, el avión tiene precios prohibitivos.

Datos prácticos del viaje, del 1 al 11 de mayo.

Llevábamos comprados los desplazamientos y alojamientos.

-Vuelo Madrid-Niza (Iberia, salida 10:10 llegada a las 12:00, que llegó con retraso de una hora y media).

-En el mismo aeropuerto recogimos los coches que habíamos alquilado (con Sixt, sin problemas).

-Llegamos a coger el ferry (por los pelos) Niza-Bastia (directferries salida 14:15, llegada 20:45).

-Apartamento en Moriani, unos 50 km al sur de Bastia.

-Segundo apartamento en Serra di Ferro, cerca de Propriano, al suroeste de la isla.

-Ferry de regreso desde Ajaccio a Niza (directferries salida 07:45, llegada 15:15, llega con retraso).

-Vuelo Niza-Madrid (Iberia, salida 18:35 llegada a las 20:30). Hay que tener en cuenta que debe atravesarse Niza desde el puerto comercial hasta el aeropuerto, con un tráfico desesperadamente lento, de hecho a nosotros no nos sobró nada de tiempo.

 NOTICIAS RELACIONADAS

Córcega, tierra de contrastes y pueblos indómitos

Córcega, volvemos hacia el oeste de la isla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *