Madeira, la isla de los sueños, de las flores y las coladas

Vuelo directo, Lisboa-Madeira (II)

El Rincón del Trotamundos. José Luis Pina. 14/8/2013

DSC_0896DSC_0896DSC_0896

Camino a ultramar, a tan sólo 850 kilómetros de las costas portuguesas, se alza este cautivador archipiélago, en el que, como Cristóbal Colón, muchos de los conquistadores del Nuevo Mundo recalaron con sus naves en estas islas cubiertas, en aquellos tiempos, por densos bosques y flores exóticas. Hoy Madeira es un tradicional destino turístico que ha sabido compaginar sus hermosos paisajes y una vida rural sencilla con la oferta a los viajeros, trotamundos y aventureros que procedentes de todas partes del mundo recalan en estas islas ancladas en el Atlántico.

DSC_0755DSC_0755DSC_0755

La montaña es otra cosa. El origen principal de la isla es volcánico, por lo que sus barrancos, crestas, lavas, picachos escarpados, grandes desniveles que desafían el espacio y pequeños valles están a la orden del día. De esta espectacular orografía se percatará enseguida el viajero, especialmente si lo que busca en su viaje por las isla de Madeira es recorrer los numerosos senderos que discurren por la isla.

DSC_0797DSC_0797DSC_0797

Al igual que las levadas, los maderienses han construido, principalmente, los caminos para, antiguamente cunado no había carreteras, ir de pueblo en pueblo mediante caminos empedrados y grandes tramos de escaleras en las zonas más complicadas, de esta forma superaban los grandes reniveles que hay entre barrancos y cimas.

DSC_0767DSC_0767DSC_0767

Es toda una obra de ingeniería ir poniendo cientos de Kms. piedra por piedra y escalón por escalón. Ahora los utilizan para que los turistas puedan conocer la isla y sus bellos paisajes, de otra forma sería arto difícil poder adentrarse por la abrupta orografía de la isla ya que las carreteras son complicadas de construir en este arbusto relieve.

DSC_0795DSC_0795DSC_0795

Las marchas que se hacen son muy duras debido a tanta escalera. Solamente en una marcha que hicimos por las crestas del macizo, recorrimos 28 Km. en 10,5 horas y subimos y bajamos alrededor de 3000 escalones, que se dice despacio. Claro, así llegamos al apartamento reventados, con pocas ganas de salir de fiesta por la ciudad Funchal y disfrutar del ambiente de la noche.

DSC_0811DSC_0811DSC_0811

DSC_0845DSC_0845DSC_0845

 DSC_0868DSC_0868DSC_0868

DSC_0953DSC_0953DSC_0953

 Trotamundos por los caminos de Madeira

NOTICIAS RELACIONADAS

Lisboa-Madeira, vuelo directo

Aves de Macaronesia. Azores, Madeira, Islas Canarias, Cabo Verde

Madeira, verde volcánico labrado por el agua

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *