AVENTURA EN LA MONTAÑA PERO CON EL RESPETO QUE ESTA MERECE

Texto y fotografía de Manolo Santervás Martín

LA MONTAÑA TIENE SIEMPRE LA ULTIMA PALABRA

null

null

Se acerca el verano, tiempo de vacaciones y con ellas tiempo de grandes retos para viajeros, trotamundos, montañeros y aventureros que se plantean realizar ese itinerario soñado largamente durante el periodo de trabajo.
Como todos los años, este verano volveremos a ver que hay un gran número de accidentes y eso provocará que amigos y familiares piensen que nuestra actividad es tremendamente peligrosa y que debemos estar algo locos por seguir viajando, escalando, pedaleando o descubriendo nuevos horizontes.
Aprovecho la descripción de una segunda semana en los Alpes el verano pasado para hacer una serie de reflexiones sobre cómo creo que debemos afrontar las condiciones para minimizar los riesgos.
PREPARARSE: Hemos estado una semana de trekking por los refugios del Oberland, aclimatando antes de emprender una ruta tan exigente físicamente como la ruta de los cuatromiles al mont blanc. Meses antes hay que hacer algo de ejercicio junto con salidas a la montaña para trabajar la forma física. Eso no va a ser impedimento para tener que sufrir y realizar un esfuerzo para subir, por mucho que te entrenes, hace falta tener cabeza dispuesta a dar un paso más para llegar, hace falta pasar alguna mala noche para que el cuerpo se adapte a la altura, hace falta pasar algo de frío e incomodidades que luego no salen en las fotos y parece que nadie te cuenta y te sorprende cuando estás allí. Dormir en una tienda en la nieve suena muy romántico pero creedme no lo es tanto, es muy duro y hay que ir preparado para ello.

INFORMARSE: Hemos consultado bibliografía sobre nuestros objetivos, reservado en los refugios, consultado en foros. Hoy en día con la información que tenemos por internet con google earth, con los datos gps de otros que han ido antes puedes hacerte una idea bastante precisa de lo que vas a recorrer. Recopilar esta información es un trabajo que te permite disfrutar antes de ir, y que te da un conocimiento previo útil para moverte allá donde vayas. No se puede ir a la buena ventura a cualquier lado, las cosas han cambiado… los glaciares han retrocedido, las rutas fáciles pueden no serlo ya hoy y te puedes encontrar con sorpresas desagradables si no te informas. Hay que madrugar, salir muy temprano porque a partir de poco después de que amanezca empiezan a caer seracs, desprendimientos, avalanchas… y tienen que pillarte ya muy alto y pasar por esas zonas muy rápido a la bajada. Sólo la casualidad impidió que una avalancha de hielo pillara a unos amigos que subían al Mont Blanc de Tacul a las diez mientras charlaban con un conocido al que encontraron (y que probablemente les libró de un accidente).

null

ESCOGER: Queremos volver a subir al Mont Blanc, y queremos huir de las aglomeraciones de la ruta normal por Gouter. Escogemos la ruta de los cuatro miles, más larga y exigente, pero por ello con algo menos de público. Cada uno tiene que elegir teniendo en cuenta lo que busca y su preparación. Para alguien no acostumbrado a andar en terreno glaciar es una locura emprender esta ruta porque ya desde la salida del teleférico te das cuenta de que la bajada de la arista al valle blanco puede ser peligrosa y requiere andar con buen tino. Hemos quedado con unos amigos que vienen de Aosta tras hacer el gran Paradiso y el Breithorn (cuatro miles fáciles que requieren esfuerzo pero con poco terreno de alta montaña), deciden tras ver la bajada al valle blanco que no subirán con nosotros, aprovecharán a dar un paseo al refugio Torino. La prudencia se ha impuesto, pero no todos tienen la cabeza fría para escoger bien.
ADAPTARSE A LAS CONDICIONES: Llegamos a Chamonix y decidimos subir al glaciar de Tour a hacer algo de descanso activo, el tiempo no da bueno al día siguiente, por lo que hacemos la ruta del gran balcón sur (muy recomendable para quien visite el valle de Chamonix), sigue sin hacer buen tiempo… nos vamos a los lagos negros en el macizo de las agujas rojas. Dos días después parece que la meteo anuncia una mejoría, aunque esta noche sopla el viento con fuerza…. Siempre hay cosas que hacer según sean las condiciones, las tuyas, las de tu material, las de la zona, y las meteorológicas (consúltalas).
CONFIAR EN TUS COMPAÑEROS. En el camping de Chamonix conoces gente muy variopinta, desde el australiano que lleva dos meses y no sale del camping hasta los eslovenos que llegan y no paran de hacer actividad potente todos los días. Chamonix es como la meca a la que peregrina todo montañero, pero abajo en el valle todos parecemos muy buenos y competentes, es arriba en la montaña cuando las cosas se ponen feas cuando hay que dar la talla. Un chico de Madrid, junto con dos de Murcia se animan a subir al valle blanco esta tarde para mañana intentar el Mont Blanc (mi compañero Kike y yo parecemos los menos competentes del quinteto por la actividad que comentan haber hecho). Subida en teleférico a la aguja de Midi, vistas impresionantes, tiempo despejado, viento fuerte. Plantamos la tienda tras cavar un rato para que el viento no la azote. Nos levantamos a las doce y media, hemos quedado a la una para salir. Nuestros acompañantes se levantan mas tarde por lo que nos toca salir delante abriendo huella a Kike y a mi…. Ya tuvimos hace tiempo en el Dom, en la arista Festi un problema por fiarnos de alguien que nos comentó que las condiciones eran muy buenas que sólo lleváramos un piolet…. Estuvimos a punto de tener un accidente por el hielo que había. Nuevamente descubrimos que no conviene fiarse de las apariencias o lo que te digan en el camping, aquí arriba a la hora de abrir huella, estamos solos de nuevo, como en el Oberland. Hay que escoger cuidadosamente a tus compañeros, y si son amigos en quien confías mejor que mejor, eso hará mas gratificante la aventura y tu irás más seguro.

null

SER AMBICIOSO, PERO SABER RENUNCIAR. Nos habían dicho que había unas grietas muy abiertas en el Mont Blanc de Tacul, tras una semana por el glaciar de Konkordia las pasamos pensando que serían otras más arriba las que estaba abiertas… algunos compañeros renunciaron a intentar subir por esta información a todas luces exagerada, no era más de medio metro el paso a dar y se podía evitar por uno u otro lado. El viento ha acumulado más de un metro de nieve en la cara norte del Mont Maudit, no encontramos un paso entre las barreras de seracs, pronto aparecen la cordada de los murcianos y el figura madrileño que ¡¡¡viene sin encordar!!! Siguiendo nuestras huellas, pronto nos alcanzan pero no quieren pasar. Esto ya lo hemos vivido hace dos años cuando tuvimos que dar la vuelta por la nube del asno en el col de la Brenva. Pasan los murcianos un ratillo, es imposible avanzar, no nos ponemos de acuerdo por dónde es el camino (que resultó se por dónde decíamos nosotros, el gps suele servir de algo). Son las cinco y media amanece y tenemos que renunciar… el viento azota con fuerza y trae cantidades enormes de nieve tapando nuestras huellas de subida. Nos vuelve a tocar ir delante hacia abajo… porque como va sin encordar a lo mejor se cae en una grieta…
TENER OJOS ABIERTOS… DISFRUTAR DE CADA DÍA. La nieve suspendida provoca un amanecer de ensueño en las faldas del Tacul, una nube con forma de platillo se encuentra sobre nosotros, el colorido de azules, rojos y naranjas hacen que te pares cada poco aunque el frío es intenso, el mundo parece crearse a nuestros pies… el año que viene volveremos a intentarlo, la montaña seguirá ahí, lo bueno es poder volver a ella.

null

null

null

ÁGUILAS DE LA MONTAÑA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *