Por los Parques Nacionales de UTAH

 

Rincón del Trotamundos. F. Javier San Sebastián Aller. 8/3/2012

En octubre de 2011, Carmen Castaño y yo aprovechamos la gran oportunidad que nos brindaban nuestros amigos americanos Jeanine y Firas, quienes nos propusieron un gran viaje para conocer el Oeste de los USA. Viajamos a los estados de California, Arizona y Utah, para conocer algunos de sus parques nacionales. Es tal la variedad y belleza de los lugares que encontramos que resultaría imposible reflejarlo en un solo reportaje. Por ese motivo he preferido hacer una serie de tres presentaciones. En esta, sólo se muestran algunos de los parques del estado de Utah.

En una superficie relativamente fácil de abarcar (para los estándares de los USA) Utah ofrece varios Parques Nacionales con un enorme interés. En esta pequeña muestra de fotos se puede percibir el interés geológico, geográfico y la increíble belleza de los paisajes con que nos encontramos.

BRYCE N.P. Antes del amanecer ya habíamos atravesado la zona de bosque para llegar al borde superior de la meseta de Bryce. Un gran anfiteatro cubierto por la mayor concentración de chimeneas de hadas que pueda imaginarse nos espera. El sol va modelando formas imposibles, torres, arcos, profundas gargantas, pináculos y cuantos caprichos geológicos ha modelado el agua, el hielo y el viento a lo largo de los siglos. Los colores rojos, amarillos, blancos, van ganando intensidad y nos hacen sentir como dentro de un cuento.

Comenzamos a caminar alucinando entre formaciones imposibles. No puedo parar; no quiero descansar; quiero empaparme de este paisaje hasta que sienta empacho de belleza. Menos mal que ante mi ansia por pasar por todas partes se termina imponiendo el sentido común de Carmen, pues nuestros amigos nos esperan en lo alto y la jornada se acaba.

Los puntos de mayor interés, donde están los senderos habilitados, están en las cercanías del centro de visitantes. Se pueden planificar rutas lineales, pues hay autocares que unen los miradores a través una carretera situada en el borde superior, en la zona de bosque y sin ningún contacto ni visual ni acústico con las áreas de los senderos, situadas en la vertiente opuesta.

El nombre de los grandes pilares rocosos es “hoodoos”, igual que el periódico del parque, que se edita en castellano. Merece la pena hacerse con los folletos del parque y con el periódico, pues describe los senderos practicables, que por otro lado tienen una señalización magnífica.

ZION N.P. La parte visitable con más facilidad de este parque es un cañón modelado por el agua. Lo más reseñable del parque es la variedad; en poca distancia el territorio pasa de los desiertos a los bosques y las paredes verticales de gran altura. La parte alta es un cañón muy estrecho donde conviene ir equipado con calzado para caminar por el agua y donde no se puede entrar si hay previsión meteorológica de tormenta.

La única forma rápida de desplazarse a gran distancia por el parque es utilizando la línea de autocares. El coche se deja en el centro de visitantes. Mi recomendación para este parque es reservar dos días o al menos contar con tiempo suficiente para hacer el sendero que sube hasta la parte alta.

ARCHES N.P. Es un parque relativamente pequeño donde se concentran miles de arcos naturales de roca. Son de todo tipo: estrechos, gruesos, altos, dobles, enlazados, el más largo del mundo, con formas de animales… Aunque no es lo único, pues también hay otras formaciones espectaculares, como un laberinto de pináculos, rocas en equilibrio precario y formaciones fantásticas provocadas por la erosión.

Gran parte del recorrido se hace a través de carreteras interiores del parque, que llegan a aparcamientos desde los que se camina hasta las formaciones. Los senderos son sencillos; para entrar en el laberinto hay que contratar una excursión guiada o solicitar permiso el día anterior, con hora de entrada y obligación de informar a la salida.

CANYONLANDS N.P. Un parque muy extenso y variado. Es como una concentración de los paisajes más espectaculares del Oeste americano, con columnas rojas, profundas gargantas, antiguas minas, estratos, mesetas y arcos. Los ríos Colorado y Green se unen dejando sus enormes cicatrices al descubierto.

Aquí tuvimos la enorme suerte de coincidir con un tiempo tormentoso, que nos ofreció espectaculares juegos de luces y sombras.

Al lado de Canyonland hay un lugar que ningún viajero debe perderse: Dead Horse Point, un promontorio situado sobre un meandro del río Colorado. Nada tiene que envidiar al Gran Cañón en espectacularidad, profundidad y extensión. Los colores iban cambiando según caían chubascos y salía el sol, dejándonos imágenes inolvidables.

Otros reportajes del autor publicados en esta revista digital: MONT BLANC. RUTA DE LOS CUATROMILES

Aventura y ocio en la Naturaleza http://www.elrincondeltrotamundos.com

 

9 thoughts on “Por los Parques Nacionales de UTAH

  1. Una maravilla de naturaleza salvaje donde imagino a los indios navajos, payutas o shoshoni realizando sus vidas por esos parajes singulares hace algunos siglos pasados. Enhorabuena por este magnifico reportaje.

  2. Viendo estas impresionantes fotos de la fuerza de la naturaleza, uno se siente pequeño, fugaz e insignificante.

  3. Gracias por ver las fotos y disfrutarlas con nosotros.
    Vaya viajes que hacemos eh!!; os damos un poco de envidia eh!!
    Saludos,
    Carmen

  4. Es un fantastico reportaje de un no menos fántastico viaje, enhorabuena y gracias por compartir esta pequeña muestra de ese grandioso viaje que habeis hecho, no espero menos del próximo.
    besos. Isabel

  5. ¡Vaya paisajes que habéis podido disfrutar!
    Parece que hacía algo de frío, ¿no?

    Muchas gracias por darme la posibilidad de ver estas imágenes espectaculares.
    Besos.

  6. ¡Gracias por este reportaje! Es muy bonito. ¡La foto en la que apareces saltando da miedo! 😛 Me alegro de que hayais disfrutado de vuestro recorrido. Es muy emocionante. Hay que admitir que la buena compañía también hace grandes los lugares.
    Un abrazo 🙂

  7. Cada vez que veo uno de estos reportajes que envias me dan ganas de llamarte para que me apuntes a tu próxima escursión, me da mucha envidia sana. Gracias por poder disfrutar de estos paisajes tan maravillosos, aunque sea en fotos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *