Barranco de Santiurde, Monte Hijedo y las Callejuelas. Rincones de ensueño entre Burgos y Cantabria

El Rincón del Trotamundos. Javier Elcuaz del Arco

Barranco de Santiurde

En el sureste de Cantabria y el noroeste de Burgos podemos descubrir, y disfrutar, un rico conjunto de lugares donde la naturaleza muestra toda su belleza y diversidad.

Aunque el embalse del Ebro y el iniciado, y abandonado, proyecto ferroviario para unir el mar Cantábrico con el Mediterráneo han modificado drásticamente algunos lugares de este territorio, caminar por las montañas y valles, bosques y praderías de esta región es un regalo continuo para los sentidos.

Barranco de Santiurde

Barranco de Santiurde

A diez kilómetros al norte de Reinosa, Santiurde de Reinosa es el punto de inicio de una ruta de unos catorce kilómetros que nos llevará por un barranco de aguas saltarinas, a la sombra de un frondoso bosque de galería, hasta la cueva de Juan Marín (track aquí). Con linterna, y mucha precaución, podemos explorar una decena de metros de un mundo interior donde reina el silencio y la oscuridad.

 Barranco de Santiurde

Barranco de Santiurde

Barranco de Santiurde

Barranco de Santiurde

Cueva Juan Marín

Siguiendo en dirección sudeste por un sendero, vamos ganando altura hasta el magnífico hayedo de La Grajera.

Cordillera Cantábrica

Hayedo La Grajera

Hayedo La Grajera

Continuando el ascenso en la misma dirección sobre el manto de hojarasca caído de las hayas, ahora ya sin camino, llegamos a la cumbre de las Praúcas. Nos encontramos en un mirador natural que domina las tierras campurrianas hacia el sur hasta el embalse del Ebro y una buena parte de Cantabria prolongándose hacia el norte hasta alcanzar el mar Cantábrico, visible en la distancia los días sin nubes.

 Las Praúcas

Las Praúcas

Las Praúcas

Compartiendo territorio cántabro y castellano al sur del embalse del Ebro el Monte Hijedo guarda un bosque mixto en excelente estado de conservación (track aquí). Con predominio de roble albar también alberga hayas, acebos, alisos, abedules, avellanos y un buen conjunto de jóvenes y longevos ejemplares de bellos tejos.

Monte Hijedo

Monte Hijedo

Monte Hijedo

Monte Hijedo

Monte Hijedo

El sendero circular balizado PR-BU 30 de 11 kilómetros de longitud nos permite recorrer, con total seguridad, este privilegiado espacio incluido en la Red Natura 2000 y  declarado Lugar de Importancia Comunitaria (LIC). Monte Hijedo está a 7,5 kilómetros de Santa Gadea de Alfoz.

 Monte Hijedo

Monte Hijedo

Monte Hijedo

Monte Hijedo

Monte Hijedo

Monte Hijedo

Monte Hijedo

Monte Hijedo

Pasados unos ochocientos metros de la boca sur del túnel de La Engaña un ancho camino cruza el río del mismo nombre y asciende a través de un frondoso robledal (track aquí). En los espacios sin árboles se extienden verdes prados donde se alimentan vacas y caballos. Otros espacios desarbolados están ocupados por la argoma, conocida como tojo en otros lugares, que obliga a no dejar los senderos para evitar los pinchazos de sus fuertes espinas. Viviendas ganaderas, arruinadas y en pie, se levantan ocasionalmente a lo largo de la ruta.

 Túnel La Engaña

Estación La Engaña

Casa ganadera

A 2,6 kilómetros del inicio encontramos una zona para practicar escalada en grandes bloques de roca arenisca. Seis kilómetros más adelante, a nuestra izquierda, se abre una pradera expuesta a los cuatro vientos en la cima de La Cubia. El tronco seco, con alguna rama, de un roble centenario resiste en pie desafiando el rigor de los elementos de la naturaleza.

Roble La Cubia

Roble La Cubia

Roble La Cubia

Regresamos al ancho camino que traíamos, aunque ahora continuamos por un sendero, a nuestra derecha, entre el denso robledal. A poco de superar el límite de los árboles llegamos a las Callejuelas. Estamos ante enormes bloques rocosos que dejan entre sí pasadizos por donde explorar un laberinto colonizado por robles y tejos.

 Las Callejuelas

Las Callejuelas

Las Callejuelas

Costará abandonar este lugar mágico, pero tenemos que volver sobre nuestros pasos hasta el roble seco y con ayuda de los medios de geolocalización llegar a la cascada de la Osera. No hay señalización y la senda, difícil de seguir, discurre entre argoma. La cascada, en el fondo de un barranco, crea un conjunto fascinante integrado en el medio natural donde se encuentra.

 Peña Dulla

Cascada La Osera

Cascada La Osera

Para regresar al punto de partida hay que volver por el camino que ya conocemos.

Entre la amplísima oferta de alojamiento de la zona hemos elegido el balneario de Corconte (toda la información aquí). Sus aguas, sus instalaciones y la serenidad reinante en su entorno, tienen las características ideales para recuperar nuestros cuerpos tras el esfuerzo de estas rutas. Situado a sólo 22 kilómetros de Reinosa, 30 de Vega de Pas y junto a la Merindad de Sotoscueva, nos facilita la visita a todos los lugares interesantes de este territorio que se extiende entre Burgos y Cantabria.

Balneario de Corconte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.