Sierra de Tramuntana. Mallorca

El Rincón del Trotamundos. Javier San Sebastián

13

La Sierra de Tramuntana es un macizo calcáreo que atraviesa la isla de Mallorca en su lado Noroeste. Sus considerables elevaciones (la mayor supera los 1.400 m) junto con su proximidad con el mar la convierten en una gran barrera que da lugar a barrancos y acantilados espectaculares. Tradicionalmente, los habitantes han aprovechado sus recursos y se han defendido de sus excesos construyendo terrazas de cultivo, ingeniosas infraestructuras hidráulicas y caminos empedrados que soportaran las lluvias y deshielos. Las paredes levantadas con piedra “en seco” en bancales, chozos, carboneras, pozos de nieve, caminos o paredes llaman la atención por su técnica, extraordinaria conservación, belleza y respeto al entorno. Algunas  se funden con la montaña dando lugar a paisajes con un carácter único. La UNESCO la declaró Patrimonio de la Humanidad en el año 2011, con la categoría de “Paisaje cultural”.

Si bien su anchura máxima no llega a los 15 km, la roca caliza, el verdor en los pequeños valles de sus zonas altas y la sensación de altura provocada por los fuertes desniveles, nos hace sentir a veces como si estuviéramos en Picos de Europa. No obstante, la vegetación nos recuerda constantemente al mediterráneo, con algarrobos, acebuches, pinos, bosques de encinas u olivos centenarios retorcidos, de enorme fuerza visual que atraen nuestra admiración a cada paso.

Esta época del año es magnífica para recorrer la sierra de Tramuntana, tanto por la bajada de los precios como por las temperaturas, ideales para caminar. No obstante, me gustaría hacer una breve observación antes de seguir: La sierra de Tramuntana se encuentra en peligro ¿por qué? pues, en palabras de uno de los guardas con los que hablamos, afronta el riesgo de “morir de éxito”. La fama que le ha aportado su declaración como Patrimonio de la Humanidad contribuye a que aumente el número de turistas que cada día suben por sus caminos, bosques, praderas y todo tipo de entornos. La vegetación y fauna de la sierra, una “isla dentro de una isla” está en un equilibrio frágil. La enorme presión humana está provocando la pérdida de biodiversidad y la desaparición de especies. No tienen claro cómo afrontar el problema, pues la limitación de accesos choca con los intereses económicos derivados del turismo. A mí tampoco se me ocurren soluciones globales, pero sirva esta reflexión para aumentar nuestro respeto a esta y a todas la montañas. Tratemos de usar sólo los caminos de acceso señalizados, dejemos crecer todo tipo de plantas y flores, disfrutemos sin aumentar la contaminación acústica, molesta para animales y personas, dejemos los lugares por donde pasemos MÁS limpios que como los encontramos, para compensar malas actuaciones de otras personas ignorantes o egoístas. En definitiva, seamos respetuosos con el Patrimonio (natural, arqueológico, faunístico, biológico…) y considerémoslo como algo que recibimos de nuestros antecesores y debemos traspasar no sólo intacto, sino mejorado, a quienes nos sucedan.

01

02

En los cinco días que estuvimos pudimos recorrer caminos muy recomendables, como el Torrent de Biniaraix. El camino asciende 600 m junto al cauce tallado por el torrente, siempre bajo la sombra de riscos y vegetación hasta alcanzar los campos que rodean el pico del Ofre. El impecable trazado se revuelve en lazadas para dar acceso a terrazas inverosímiles que crean terrenos de cultivo en lugares con gran pendiente. Como ocurrirá con casi todos los demás que pisemos, está magníficamente conservado y señalizado. El regreso lo hacemos por el camino antiguo, más abandonado y menos espectacular, pero tan auténtico o más que el nuevo.

03

En días sucesivos recorreremos la antigua ruta de abastecimiento del faro en el cabo Formentor, llegando a Cala Murta, donde el benevolente noviembre nos reservaba un relajante baño, acompañados sólo por una pareja de cormoranes.

04

05

06

Otros dos días recorrimos la muy conocida senda de L’Arxiduc, uno de los caminos más visitados de la isla, con vistas panorámicas en todos los sentidos, y La Trapa desde Sant Elm, también con preciosas vistas sobre la isla de Sa Dragonera y el añadido de conocer los restos de un monasterio que transformó el paisaje y la economía de la zona.

07

08

09

10

11

Pero el recorrido estrella para nosotros era uno de los más reconocidos y hermosos que se puedan hacer en Mallorca: el Torrent de Pareis. Un tajo sobrecogedor que atraviesa la sierra dando lugar a cortados y paredes brutales. Nosotros lo hicimos ascendiéndole. Es obvio que estaba seco, pues en caso contrario sería imposible hacerlo en este sentido. Desde la cala de Sa Calobra se remonta el cauce durante varios kilómetros ascendiendo pasajes abruptos, pequeñas trepadas y caos de rocas. Cuando se ha atravesado la parte más estrecha, se llega al increíble Torrent de Gorg Blau, uno de los más espectaculares que yo haya visto. Las imágenes dan una ligera idea de la impresión que causa semejante lugar.

12

14

15

16

17

18

19

20

21

22

23

24

OTROS REPORTAJES RELACIONADOS

Kayak Menorca 2012, IV concentración popular

El Camí de Cavalls, Menorca

Vacaciones en la Isla de Formentera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *