Las Cinco Lagunas, viaje a los antiguos glaciares de Gredos


Laguna de Majalaescoba

En el corazón de la Sierra de Gredos, se encuentra el circo glaciar de Las Cinco Lagunas, un lugar recóndito y hermoso oculto entre las roca viva, como un viejo tesoro olvidado. Relativamente poco conocido por el turismo de masa, y un acceso largo y complicado, son alguna de las causas por las que todavía aquí es posible disfrutar de un enclave natural sin masificar, donde los visitantes son respetuosos con  la naturaleza.

En la vertiente norte de la sierra de Gredos, entre cordales y picos rematados por erosionadas agujas, hay numerosas  lagunas de montaña que vierten sus aguas en cascadas y a través de profundas gargantas. Su origen se remonta a las últimas glaciaciones havidas en la península Ibérica, cuando los hielos excavaron profundas fosas en la roca de la sierra de Gredos. Así se formó este paisaje, muy rico en accidentes geológicos, con bellos rincones y sorprendentes relieves que hacen las delicias del visitante.

Las Cinco Lagunas están en la base de un circo glaciar, y forman uno de los parajes más bellos de Gredos. Sobretodo al atardecer, cuando las ultimas luces del día acarician las cumbres y las sombras de la noche caen lentamente sobre el anfiteatro natural. La soledad  del lugar, se acentúa durante el  invierno, cuando el sol apenas consigue penetrar en estos ocultos circos.

Los decorados que jalonan este escenario natural, cambian con el paso de las estaciones. Cada cambio se palpa si accedemos al circo siguiendo la extensa garganta del Pinar, por onde desciende el agua fundida de la nieve que rebosa de las lagunas. Durante el invierno, las cascadas de agua se transforman en toboganes de hielo, chupiteles y lisas superficies heladas que cubren por completo las lagunas convirtiéndolas en autenticas pistas de patinaje.

A primera vista, se tiene la sensación de que en el circo reina el más absoluto de los caos, pero no es así. Basta situarse en un lugar estratégico del paraje para percibir la armonía y equilibrio que hay en la posición de cada roca, hendidura, corredor de las muchas fosas o cavidades que surgen por doquier.

Lugar de partida

El punto de partida es Navalperal de Tormes, un pueblecito serrano que está en la misma carretera de Hoyos del Espino en dirección al Barco de Ávila. No hay más que seguir la carretera de entrada al pueblo, cruzarlo por el centro y seguir por una estrecha calleja asfaltada que desciende hasta el río Tormes, pasado el puente, hay un gran prado rodeado por choperas y aliso, donde se dejan los coches.

Circo de la Hoya del Belesar

Pasado el canal del agua y frente al panel informativo, arranca el camino empedrado de Las Cinco Lagunas, este sube por una rampa hasta ganar el alto de la cuerda donde están las majadas. Pasadas estas cabañas, el camino desciende para cruzar la garganta de Gredos por el puente de hierro de Las Ranas. También en este punto nos encontramos con un cartel informativo del PR 35.

Pronto alcanzamos la garganta del Pinar cruzamos esta por un puente de cemento, unos metros más adelante se halla la bifurcación de camino, el de la izquierda asciende por la garganta de Gredos y el de la derecha lo hace por la del Pinar. Para subir hasta Las Cinco Lagunas, debemos tomar este ulmo sendero que en toda su primera parte asciende cerca de garganta, entre robles, alisos y servales.

Laguna Brincalovitos

Según indica un cartel situado en la bifurcación de los senderos, en 4 horas se llega hasta las lagunas, aunque todo depende del paso que se lleve, de las paradas que se hagan y de la forma física del caminante. También puede influir en el tiempo la época del año en la que realicemos esta ruta, pues no es lo mismo hacer el camino con nieve en buenas condiciones, que con nieve blanda hundiéndose, en días de lluvia y poca visibilidad, o en días secos con buena temperatura y sin nieve.  Esta es la parte del camino en la que más vegetación hay, a medida que vamos ganando altura desaparecen los robles, los sauces y los servales  y comienza el predominio de los piornos, los espinos y los enebros rastreros.

Laguna Cimera

Ascendiendo por la garganta del Pinar, podemos observar toda la típica fauna de Gredos, especialmente si caminamos en silencio. Las manadas de machos monteses, el lagarto verdinegro, el águila real y una numerosa colonia de pequeños pájaros: lavanderas, herrerillos, arrendajos, martín pescador, mirlo acuático, carboneros… observando esta variada fauna y disfrutando del paisaje de montaña, el agua y el silencio que reina en este rincón de la sierra, llegamos hasta el chozo de la Barranca.

Laguna de la Galana

La Garganta del Pinar es un claro exponente del trabajo prolongado de los hielos que durante siglos cubrieron esta parte de la sierra, por ello el viajero tiene la oportunidad de observar las morrenas laterales que hay en ambos lados de la garganta al esculpir esta en forma de “U”. El chozo de la Barranca es el ultimo refugio por el que hemos de pasar en esta ruta, un lugar apropiado para pasar la noche, refugiarse del mal tiempo, o tomar un descanso en nuestro camino hacia las Cinco Lagunas.

Portilla de Cinco Lagunas

Desde la Barranca en adelante, la cuesta se empina y gradualmente nos vamos sumergiendo en el mundo salvaje y silencioso de la alta montaña, donde predominan las cascadas, las grandes pozas y las rocas pulimentadas por la erosión de los hielos. Junto al agua, se encuentran algunos ejemplares de abedules relícticos, los últimos árboles del recorrido.  Alguno de ellos tienen las raíces retorcidas y al aire, ancladas entre las rocas, todo un ejemplo de supervivencia en condiciones extremas. Los abedules fue una especie muy abundante en estos territorios pero hoy se encuentra en total regresión.

Circo de Cinco Lagunas

En el ascenso vamos superando grandes escalones o muros de roca, hasta alcanzar la famosa laguna de Majalaescoba, a 1.850 m. de altura, la antesala del gran circo. En la subida dejamos por la derecha el pico del Fraile y los grandes paredones del Callejón de Los Lobos. Llegados al circo de la Hoya del Belesar, el espectáculo esta servido, especialmente si es invierno o principios de la primavera. En este atípico circo, además de por las dimensiones, por los paredones rocosas que lo rodean y por que a diferencia de casi todos los circos de su genero, este no tiene laguna en su base. En medio del circo nos sorprende ver los enormes canchos erráticos que se desparraman por toda la parte la parte baja, sobresaliendo de la nieve como fantasmas errantes.

Al entrar en la Hoya del Belesar, el sendero gira hacia la izquierda hasta superar una empinada ladera por la que se accede hasta la artesa del Circo de las Cinco Lagunas. Superado este tramo, el más duro de la ruta, podemos considerar que ya ha terminado lo más difícil del recorrido y esta última parte, es un paseo para disfrutar, tanto del paisaje, como de los animales, sobretodo de los rebaños de cabras monteses que pastan en grupos por todo el perímetro de las cinco lagunas cuando desaparece la nieve y los hielos.

Canales Oscuras

Empezamos el recorrido de las lagunas, por la Bajera y continuamos por Brincalobitos, Mediana, Galana, y Cimera. Este espectacular circo queda cerrado hacia el sur, por el pico de la Galana, la segunda cima más alta de Gredos, el Risco del Gutre y el Risco de las Cinco Laguna. Afilados acuchillares y pronunciadas portillas jalonan todo el perímetro.

Desde la laguna Cimera, se puede subir por la portilla de Cinco Lagunas y continuar por la cuerda del Belesar, el pico Meapoco y descender por el Callejón de los Lobos, hasta el circo de la Hoya del Belesar donde se enlaza con la ruta de subida. Pero esta parte de la ruta es solo para expertos montañeros ya que hay tramos de alta dificultad, con posibilidad de encontrarse con placas de hielo en invierno, cornisas y desprendimientos, además alarga unas 2 horas la ruta.

Ciscos de Las Cinco Lagunas

Cómo llegar: Se accede a la comarca por la carretera de Ávila a El Barco de Ávila. Hay autobuses desde Ávila Tel. 920 22 01 54 y Madrid. Tel. 91 468 42 00. El recorrido a pie dura unas ocho horas y es ideal para un fin de semana.

Alojamiento: En la zona no disponemos de casas rurales o empresas de turismo de aventura asociadas por lo que no podemos recomendaros ningún establecimiento relacionado.

Callejón de Los Lobos

Una guía: Guía mapa de la Sierra de Gredos, Macizo principal. Aurelio Delgado Sánchez. Ed. Caja de Ahorros de Ávila. Gredos, Roca Viva. Autor, T. Santamaría. Editorial Proatur.

Material: Durante el invierno y principios de la primavera, es aconsejable llevar material de montaña para realizar esta ruta, especial mente si se piensa pasar de la Choza de la Barranca. Ropa de abrigo, botas de montaña, crampones, piolet, gafas de sol y algún aparato de orientación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *