Costa de Portugal

Lisboa-Vigo (III)

La mañana del vivac es acompañada de un paseo, “tomando las aguas” que diría mi compañero de viaje… dícese de la acción de mojarse los pies hasta los tobillos, dejando que el fluir arterial palpite con mayor energía a la vez de reconfortar la zona plantar con suave masajeo arenoso…