Niágara, una frontera de agua

El río Níagara se precipita al vacío en varios saltos de agua separados por entrantes  de roca. Su curso delimita la frontera entre Canadá y Estados Unidos, creando un paisaje diabólico entre gotas de agua que son atravesadas por la luz natural y el viento que las empuja en forma ascendente en todas las direcciones. El río ha modelado en su curso durante siglos una autentica maravilla que se puede contemplar desde sus márgenes y pasarelas instaladas a tal efecto, o desde alguno de los barcos que navegan por el río y se acercan hasta las cascadas.

Niágara-Canadá-Estados Unidos

El Rincón del Trotamundos

La impresión que tiene el viajero al contemplar este espectáculo es de emoción contenida, agua y más agua que se desploma en el vacío y se estrella contra el lecho rocoso del río. Ante esta energía desatada de la naturaleza uno no puede por menos de aferrarse con fuerza a las barandillas de madera que protegen las pasarelas mientras contempla como la espuma se desplaza por la superficie del río, formando olas impetuosas que casi hierve antes de caer sobre el profundo vacío que forma el accidente geológico del terreno.

El continuo golpear del agua forma una especie de rocío que se asemeja a una perenne llovizna que se transforma en arco iris cuando el cielo esta despejado y los rayos del sol la acaricia, momentos irresistibles para lanzarse a sacar la cámara y comenzar hacer fotografías de estos momentos mágicos que nos regala la naturaleza. Los millones de gotitas de agua que yacen en suspensión se evaporan instantáneamente formando una densa nube que descarga sin piedad sobre los viajeros que contemplan absortos este prodigio de la naturaleza.

El caudal del río Niágara, escultor que modeló esta maravilla fluvial, comunica en su discurrir dos mares de agua dulce, los lagos Erie y Ontario, y marca el límite entre Estados unidos y Canadá. Sus impresionantes cataratas, como las de Iguazú, son un patrimonio común de estos dos países y por ende, de todo el mundo. Si el lado canadiense ofrece la mejor panorámica en su conjunto sobre las cascadas de Niágara, la parte estadounidense permite al viajero efectuar grandes paseos por sus márgenes y zonas de piscinas naturales, en todo caso es aconsejable, antes de visitar la cataratas, contratar una excursión que nos organice el circuito  completo de esta forma todo será más fácil y podremos disfrutar más y mejor de este gran espectáculo natural.

Niágara-Canadá-Estados Unidos

Podemos descender hacia las cataratas, siguiendo los carteles indicadores para adentrarnos bajo un subterráneo y avanzar percibiendo con más intensidad la humedad que flota en el ambiente. Metidos ya en este túnel hidráulico enseguida aparecen ante el visitante dos impresionantes saltos del lado estadounidense, el Bridal Veil y el Rainbow, ambos gemelos y separados por unos escasos metros, en los que se asienta un mirador desde donde se tienen unas vistas maravillosas de las cascadas.

El río Niágara desciende furioso a nuestros pies, mientras los barcos que lo surcan llenos de turistas se aproximan hasta las mismas cascadas, barquitos que van y vienen constantemente acercando a los visitantes hasta el mismo desplome de las cascadas. Tener perceptivas diferentes de estos y otros accidentes naturales, suele estar casi siempre acompañados por alguna sorpresa, por lo que es aconsejable que una vez vista las cataratas des lo miradores naturales situados en los márgenes del río y desde las distintas pasarelas instaladas para tal fin, tomar alguno de estos barcos, los hay más pequeños tipo botes y otras más grandes que navegan cerca de las cascadas para poder contemplar estas más de cerca y tener así una perceptiva diferente.

Niágara-Canadá-Estados Unidos

Antes de embarcar en uno de estos barcos, hay que sacar un billete, en el mismo lugar te proporcionan un chubasquero de distinto color azul o amarillo, dependiendo del lado de la frontera en que te encuentres, el azul es canadiense y el amarillo estadounidense. Instalados en la cubierta del barco o el bote, este se aproxima a las cataratas todo lo que es posible. La visión que se tiene de estas, es realmente fantástica, en vueltas por la neblina que desprende el agua en suspensión mientras el bote se mece de un lado para otro que parece va a naufragar en cualquier momento. Desde la parte baja Horseshoe Falls, la catarata de la Herradura, es una densa cortina de agua que cae sin cesar capaz de aplastar la embarcación en menos que canta un gallo. Con todo, el barco se acerca hasta donde se desploma el agua y al mirar hacia arriba uno casi se marea del vértigo que produce la caída en tromba del agua.

Niágara-Canadá-Estados Unidos

Terminada la visita al lado canadiense del río, nos vamos al la parte estadounidense, donde se encuentran las cataratas más altas, incluido el salto Bridal Veil, que tiene una caída de aproximadamente unos 55 metros. El paseo obligado por la Cave of the Winds, en Goat Island, es otro espectáculo de lo más excitante que el viajero puede tener al visitar las cataratas de Niagára, en este tramo se puede caminar a sólo cinco metros de la caída del agua lo que permite sentir la tremenda fuerza del viento en la cara que genera la propia cascada.

Niágara-Canadá-Estados Unidos

A lo largo de la garganta y en Goat Island abundan los malecones desde donde se puede disfrutar de una bella panorámica de la caída del agua lo que produce en el ser humano una sensación de estremecimiento y fragilidad. Aunque parezca mentira, en la zona tomamos un ascensor que nos lleva hasta el fondo del barranco donde encontramos un paseo de madera bien acondicionado que discurre paralelo al río cuyas aguas bajan a toda velocidad formando remolinos y un fuerte oleaje capaz de engullirnos al primer descuido que tengamos. Este agradable paseo termina después de un largo kilómetro en un mirador donde los viajeros acostumbran a detenerse para contemplar este espectáculo fluvial que nos ha legado la naturaleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.