Aves que veo en invierno

Los viajero, naturalistas y amantes de la naturaleza y la vida salvaje en su deambular por el mundo natural, disfrutan con cada ser vivo que descubren durante sus andanzas por los parajes naturales, no es para menos. Cada día es más escasa la fauna que habita en nuestros bosques, campos de labor, riberas, dehesas y en general, en el mundo rural, un mundo rural que muere lentamente sin que apenas lo percibamos.

Aves-que-veo-en-invierno

El Rincón del Trotamundos

Esta escasez de especies se hace notar especialmente a finales del otoño y en los meses crudos del invierno, cuando algunas especies comienzan su larga invernada, otras buscan lugares más cálidos y se desplazan miles de kilómetros para pasar el invierno. Este es el caso de algunas aves que emprenden un largo viaje hasta África o otros continentes. Por el contrario, otras especies, incluido algunas aves, prefieren quedarse en su territorio habitual y aguantan como pueden los rigores del invierno moviéndose lo menos posible, o cuando lo hacen, procuran hacerlo durante las hora más templadas del día.

Aves-que-veo-en-invierno

De estas aves trata el libro que reseñamos en nuestra web, un hermoso relato que describe estas especies de aves que prefieren quedarse durante todo el año en sus habita natural, disfrutando de los cambios meteorológicos que tienen lugar en los territorios que les vieron nacer acompañados de otras especies autóctonas que conviven dentro del mismo territorio. En nuestro paseos por la naturaleza durante la estación invernal no solemos percibir su presencia pero estas aves si que están hay y ellas si que observan nuestros movimientos.

Aves-que-veo-en-invierno

El libro, además de los bellos relatos donde se describe el mundo de las aves, contiene numerosos dibujos de un realismo insuperable, tanto que en muchos casos cuesta distinguir si es un dibujo o una fotografía de la especie.

Aves-que-veo-en-invierno

Comentario de la editorial Errata Naturea editora del libro

Éste es uno de los libros más bellos que hemos editado. Si te gustan las aves, caerás en picado sobre él. Si nunca te llamaron la atención, descubrirás que te perdías algo importante.

Lars Jonsson es dibujante, escritor y ornitólogo. Hace años compró una vieja granja en la isla de Gotland, a unos cien kilómetros de la costa sueca, y se trasladó allí a vivir con su familia. Tuvo que hacer algunos arreglos, especialmente a la hora de transformar el destartalado granero en un taller de artista, pero mereció la pena. Al fin y al cabo, un lugar como Gotland siempre había sido el sueño de un hombre como Jonsson. La isla es una meseta de piedra caliza, batida por los vientos del Báltico, que se derrama, en una dirección y otra, por impresionantes acantilados. Y, sobre todo, es el refugio natural de multitud de especies de aves, muchas de las cuales residen allí y otras la utilizan como inexcusable parada en sus viajes migratorios. ¿Qué mejor lugar para un artista apasionado por la ornitología?

Aves-que-veo-en-invierno

Desde su reformado granero, Jonsson ha ilustrado numerosas guías de campo por las que está considerado uno de los mejores dibujantes de aves del mundo. Sin embargo, un buen día pensó que le gustaría hacer una guía «distinta». Una guía que fuera y no fuera una guía. Una guía que le permitiera al lector aprender a reconocer las aves más destacadas del continente (prácticamente todas presentes en nuestro país) y, a un tiempo, que estuviera ilustrada con una libertad estética y un desarrollo artístico muy superiores a los de cualquier otra guía. Una guía con la que aprender cosas fundamentales sobre esas aves, pero en la que encontrar también el tipo de historias que no aparecen en las guías, como, por ejemplo, los relatos curiosos que ha escuchado y las anécdotas que él mismo ha vivido a lo largo de décadas dedicado a dibujar todo tipo de seres emplumados, a tratar de comprenderlos y a establecer así una auténtica conexión con ellos. El resultado es este impresionante volumen que celebra y explora la belleza de las aves, y la pasión ilimitada que algunos humanos sentimos por ellas.

Aves-que-veo-en-invierno

«Intento capturar el ave en un tiempo y lugar precisos para crear una presencia absoluta, para romper la barrera entre nosotros y lo salvaje. Sólo cuando me siento fuertemente conectado con mi entorno soy capaz de llegar a algo que merezca la pena. Esa necesidad  de conectarse en un sentido más profundo con la naturaleza me lleva a pasarme largas horas observando y realizando mis esbozos en el campo. El lápiz y los pinceles son mis herramientas para expresarme como ser humano y, con suerte, rozar con las yemas de los dedos la relación antigua y misteriosa que mantienen el hombre y la naturaleza». Lars Jonsson

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.