De La Hermida a Tresviso: ruta circular del Urdón

Cerrados bosques de galería donde no entra el sol, verticales cortados de roca y un vertiginoso cañón dominado por la naturaleza sobre dos valiosas obras humanas integradas en el medio. Vamos unir La Hermida con Tresviso en una ruta circular.

 

La Quintana-Cantabria

El Rincón del Trotamundos. Javier Elcuaz del Arco

El mineral extraído en las minas Ándara salía por carretera hasta Tresviso. Desde aquí, mediante una obra ejemplar de ingeniería, descendía, en menos de seis kilómetros de recorrido, ochocientos once metros hasta el río Deva. Llegaba al mar por el río transportado en barcazas.

Nosotros llegaremos a Tresviso desde La Hermida subiendo por la sierra de Bejes y atravesando el río Urdón.

Senda de Tresviso al fondo-Catabria

La peculiar localidad de La Hermida se asienta bajo las verticales paredes del desfiladero al que da nombre. El río Deva, escultor de este relieve, ha dejado poco espacio para el acomodo humano. El sendero que une La Hermida con la senda que baja de Tresviso discurre en paralelo y por encima de la carretera, la que, a su vez, sigue el curso del río.

Salimos de La Hermida por este sendero que abandonamos muy pronto siguiendo la indicación denominada Osina. Ganamos altura rápidamente por la ladera de la sierra de Bejes al frescor de la mañana bajo un cerrado bosque de avellanos y robles.

Sierra de Bejes-Cantabria

A partir del collado de Osina, a quinientos sesenta metros de altitud, atravesamos verdes praderas y matas de robles y hayas siguiendo una senda no siempre visible. Para orientarnos seguimos los pocos hitos existentes buscando siempre el lomo de la sierra hasta los invernales de Bejes. Las construcciones aquí levantadas presentan un bello aspecto gracias a la restauración llevada a cabo con ayudas institucionales.

Robledal en la Sierra de Bejes-Cantabria

Nuestro camino ya no tiene pérdida. Seguimos una pista de tierra que nos llevará hasta el collado de la Hoja. En los tramos despejados vemos a nuestra derecha el cañón del Urdón y las zetas que traza la senda de Tresviso. A nuestra izquierda aparece el caserío de La Quintana bajo el enorme Monte Agero y las casas de Bejes que no oculta la propia sierra.

Collado de la Hoja-Cantabria

Collado de la Hoja-Cantabria

Del collado de la Hoja parte hacia el oeste un sendero oculto por la vegetación que desciende al cañón del río Urdón. Nuevamente el bosque, con predominio de avellanos se cierra sobre nosotros. El sendero no tiene pérdida, aunque, en ocasiones, hay que caminar con precaución por lo resbaladizo del terreno.

Bajada al canal del Urdón-Cantabria

Bajada al canal del Urdón-Cantabria

Por un puente atravesamos el canal que lleva el agua a la central eléctrica de Urdón. Ahora alternan los tramos bajo el canal con alguno sobre la pared izquierda del propio canal. Estos pasos se han asegurado firmemente con barandillas a ambos lados. Un tramo del sendero ha sido tallado en la roca y, en ocasiones, las filtraciones del agua del canal caerán sobre nosotros. Aunque el tramo impresiona, se realiza con total seguridad.

Senda del canal del Urdón-Cantabria

Senda del canal del Urdón-Cantabria

Cañón del Urdón-Cantabria

Salvamos el río Urdón por el puente de Bárcina entre sonoras cascadas y verticales paredes de roca que se levantan varios cientos de metros por encima de nosotros.

Canal del Urdón-Cantabria

Río Urdón-Cantabria

La senda que sube a Tresviso no presenta más dificultad que el propio ascenso. Pero si no vamos atentos llegaremos a un punto donde el sendero termina bruscamente. Si esto ocurre, hay que retroceder hasta encontrar un desvío a nuestra derecha que sube por un tramo con escalones de contención del terreno hasta una casita con paneles solares en el tejado. Esta construcción se levanta en una repisa con una vista magnífica del cañón.

Subida a Tresviso-Cantabria

Ya en Tresviso hay que degustar el sabroso queso picón allí elaborado y el arroz con leche para los aficionados a este postre.

Tresviso-Cantabria

Ya solo nos queda descender por la senda tan sabiamente labrada que nos proporcionará unas gozosas vistas sobre el último tramo del cañón, especialmente desde el Balcón de Pilatos.

Senda de Tresviso-Cantabria

Es posible bajar a refrescarse en las cristalinas aguas del río Urdón junto al bello puente de piedra que nos lleva a la ribera derecha del río.

Río Urdón-Cantabria

Pasada la central eléctrica un puente metálico nos llevará al camino que en algo más de dos kilómetros nos devolverá al inicio de la ruta en La Hermida.

El recorrido de esta ruta está en torno a veinte kilómetros, salva un desnivel acumulado de dos mil cien metros y se emplean unas ocho horas en completarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.