Los reinos perdidos de África, de Jeffrey Tayler

Un libro excepcional de El Sahel, con una narrativa hermosa y sencilla, que describe un paisaje devastado por la dura naturaleza. Imprescindible para los viajeros que tienen pensado visitar esta parte del continente africano, y también para aquellos que no piensan viajar y quieren disfrutar de las experiencias que narra Tayler en su libro. Una radiografía bella de una tierra rica en historia y gente hospitalaria, desgarrada por las luchas políticas, religiosas y tribales.

 

Los reinos perdidos de África

Era julio de 1997. Jadeante y aturdido por el calor, trepé a la tórrida cima de arenisca del monte Dala y vislumbré la ciudad nigeriana de Cano al resplandor de mediodía. Desde el pie de la colina se extendía un laberinto de senderos zigzagueantes chabolas de barro ilegales. Más al sur se alzaba el minarete verde esmeralda de una gran mezquita amurallada; y detrás, a lo lejos, sobre los tejados de las casas de tierra, emergían almenas punzantes del tamaño de un hombre, que semejaban dientes de tiburones descomunales, curvos y mortíferos, aunque estaban moldeadas en arcilla.

Sarki, mi guía hausa, señalaba con los brazos la tierra que había detrás de las casa: pardas llanuras áridas, moteadas de matorrales espinescentes y árboles nudosos, en una extensión de calima radiante sin sombras; un terreno tan seco y adusto como el desierto, pero sin el encanto de éste.  ¡El Sahel! -declaró Sarki-. Al este está Chad, al norte Níger, y al oeste Mali.

Texto contraportada.

Éste es el relato de un viaje por aquellos reinos de África tan remotos, tan aislados geográfica y culturalmente, que rara vez han visto como otras personas cruzaban sus fronteras. Debajo del Sáhara se encuentra el Sahel, región azotada por vientos feroces y envuelta en un velo de misterio, que constituye la avanzada más meridional del Islam en África. Abarca zonas de Chad, del norte de Nigeria, de Níger, Mali y Senegal, que un día fueron testigos de la aparición de los reinos e imperios más ricos y exóticos del continente.

Hasta hace bien poco habían visto nacer a algunos de los escritores, músicos y artistas más sobresalientes de África, pero en la actualidad son lugares peligrosos y devastados por la pobreza, que rara vez reciben la visita de un viajero. Jeffrey Tayler, sin embargo, ha recorrido los cerca de 4.000 kilómetros del Sahel en camión, taxi, autobús y barco para descubrirnos esta área olvidada del continente.

Con un estilo envidiable y un gran dominio del tempo narrativo, Tayler nos presenta un Sahel acuciado por las rebeliones étnicas y la violencia sectaria, feudo del fundamentalismo y, no obstante, hogar de gentes y pueblos de una hospitalidad y fortaleza extraordinaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.