La Ruta Vicentina, entre Alentejo y Algarve portugués (y 6)

ALJEZUR/ARRIFANA

El Rincón del Trotamundos. José Acera Cruz

Costa Vicentina, Portugal

Creo que es bueno mirar con perspectiva el camino y dar una opinión personal del recorrido. La ruta es espectacular es un trekking único en la Península Ibérica que vale  la pena hacerlo, no es fácil, en algunos momentos incluso duro, desde luego hay que venir preparado de forma física y en parte mental pues las dunas a la hora de caminarlas son un poco pesadas sobre todo por el calor y si quieres disfrutar de los barrancos, el trabajo es continuo, pero muy entretenido…

Costa Vicentina, Portugal

sin embargo, le encuentro un pero importante y es que la ruta se sale de la verdadera senda de litoral, senda que ya existe ¿?, es la vía de los pescadores de toda la vida e incluso como nos ha dicho uno de ellos por donde el de pequeño viajaba desde aquí hasta Lisboa, ¡todo por senda costera!. Simplemente habría sido limpiar y mantener el sendero existente y marcarlo,  simplemente eso…

Costa Vicentina, Portugal

no lo sabemos, pero yo intuyo que como suele pasar en estos casos el dinero de la subvenciones se acabó ya no pudieron limpiar más y acercarse tanto a la senda costera y era más fácil marcar pistas lineales aburridas tediosas y sin nada que ofrecer absolutamente nada o muy poco y en todo caso alguna pequeña sorpresa como las “alpacas”, parecidas a las vicuñas, que hemos visto hoy, que no son fruto del camino sino del particular,  en este caso un escocés, que como consecuencia de su discapacidad sobrevenida decidió venirse a este benigno clima y dedicarse a animales exóticos donde parece que vive feliz y con la juventud todavía por delante…

Costa Vicentina, Portugal

Fuera de esta anécdota y volviendo al tema, creo que sería conveniente en futuras propuestas solucionar este extremo si quieren realmente tener un camino espectacular, claro que también es cierto que no todo el mundo actual con sentido de cuidado y respeto hacia medio ambiente querría llevarlo muy a línea de costa, pues en algunos casos puede suponer cierto riesgo tanto para el suelo en la línea costera, como para los nidos de cigüeñas, como para el valor medio ambiental de las propias y del entorno en su conjunto.

Costa Vicentina, Portugal

Si hubiera excesiva presión humana, lo cual no parece, pues el sendero en toda su extensión no es apto para todo el público, de lo que no cabe duda es que alejarse de la línea costera es fatal, hoy por ejemplo en esta etapa hemos salido de Aljezur y después de 3 horas todavía seguimos por pistas del famoso.

También camino histórico, tal y como indican las señalizaciones  o por pistas interiores de la propia Rota Vicentina,  que siguen sin dejarnos en la línea costera y en todo el recorrido no nos han ofrecido nada más que polvo, pinos,  arbustos y las propias marcas del camino. Conclusión por tanto,  insisto,  no alejarse nunca de la línea costera ¡nunca!,  si es preciso y hay que atravesar alguna ría esperar a la marea baja dormir allí buscar la mejor solución para atravesar y solucionar los impedimentos para no dejar nunca los acantilados y la costa…

Costa Vicentina, Portugal

Por fin la costa, desde que empezamos a caminar hoy unos seis kilómetros por el tedio…y como siempre el camino  huyendo del acantilado. Volvemos a penetrar en la duna y su flora, ya tan familiar para nosotros, una vez que avistamos el mar al lado del Monte Clérigo ¡¡nos damos cuenta que estamos en la Rota Vicentina!!..

Pensamos que va a ser un paseo alcanzar la playa de Arrifana pero no es así, barranco y barranco uno tras otro, interiores, con muy buena pinta para una época mas fría, finales de febrero por ejemplo. Aquí cambia el paisaje, una densa cobertura vegetal, salpicada de edificaciones derruidas, antiguos molinos en las riberas o restos de fortines árabes…Pero lo importante es que ya llegamos al acantilado de pizarra de Arrifana y a la Pedra de Aghula o vigía de roca que anuncia la playa…nos quedamos en “O Pablo”,  el restaurante del mirador, la  vista es inmejorable con la playa de media luna  y el dedo rocoso al fondo. La tarde está muy venteada y algo fría, eso se nota al llegar a la playa, excepto surferos no queda mucha gente.

Costa Vicentina, Portugal

Antes de atardecer intentamos llegar a Carrapateira, pues aquí estamos alejados de cualquier sitio cercano para dormir, aunque en este caso a diferencia del otro día no quedará otro remedio que llamar a un taxi, mejor dos, pues somos cinco…Pina aprovecha para ir en dirección contraria y recoger en Porto Covo el coche y reencontrarnos en Carrapateira. La ruta entre Arrifana y Carrapateira no la haremos, promete ser dura, barranco tras barranco y los chicos, como Rosa ya están cansados y apetece playa y descanso o bien la ruta circular de las dunas entre Bordeira playa y Amado playa, que será más leve y llevadera…

Costa Vicentina, Portugal

Esta es otra de las conclusiones de este trekking, si queremos tener un mixto para que la familia disfrute también, las rutas tienen que prepararse de un máximo de 12 kilómetros si se hace senda costera de forma integral, ya que se convierte en una auténtica ruta de montaña, entretenida y donde en algunos lugares seguro que obligará a resolver los diferentes problemas que se presenten…tipo de marea y horarios para atravesar rías…situación de los barrancos y como resolverlos….paredes descompuestas….caminos borrados o cerrados de maleza….Y al final del camino tener ya reservado donde dormir para de esta manera tener la tarde libre de playa y descanso. Si se sale a las nueve AM  a las tres PM se puede finalizar, son 6 horas tiempo suficiente…

Costa Vicentina, Portugal

Pero volviendo a nuestro día a día hoy dormimos en la Posada Das Dunas, casa de nuestro conocido Eduardo y Agnes su mujer. Todo está igual, no falta detalle, armonía y hospitalidad, a la vez de dejarnos la sorpresa de tener el mismo apartamento que  cuando estuvimos aquí hace cuatro años, José Ángel, Pablo y yo.

Los desayunos de la mañana acompañados de buena música, compartiendo mesa de comedor con el resto de viajeros, charlando sin que importe el tiempo que pasa y con un desayuno continental exquisito y copioso en variedad, calidad y cantidad, consiguen que se convierta esta parte del día en uno de los mejores momentos.

Costa Vicentina, Portugal

La noche y la cena fueron especiales, en este caso por el fragor de la batalla que se vivía en el bar y asociación de pescadores, donde además de los lugareños se reunían en esta ocasión todos los turistas y viajeros que allí entraban para vibrar con la Eurocopa y el partido de cuartos de Portugal y Polonia, ganó el equipo local, mejor no recordar con la euforia que se vivieron esos momentos…

 Se acaba, nos vamos, regresamos, muy a nuestro pesar dejamos el aire salado, la duna caliente, el mar rebelde, los amigos, el descanso, los segundos eternos…nos vamos.

 ¡¡Adiós desde el Cabo San Vicente!!

Fecha…30/06/2016. Recorrido…Aljezur/Arrifana. Extensión…12 Kms. Tiempo aproximado…5 horas. Ascenso/Descenso…224/184 metros.

La Ruta Vicentina, entre Alentejo y Algarve portugués (0)

La Ruta Vicentina, entre Alentejo y Algarve portugués (1)

La Ruta Vicentina, entre Alentejo y Algarve portugués (2) 

La Ruta Vicentina, entre Alentejo y Algarve portugués (3)

La Ruta Vicentina, entre Alentejo y Algarve portugués (4)

La Ruta Vicentina, entre Alentejo y Algarve portugués (5)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *