Islandia en verano

Segunda parte: el fuego

El Rincón del Trotamundos. Javier San Sebastián

Islandia, fuego

(Este reportaje es la continuación de “Islandia en verano. Primera parte: el agua”)

En este libro de geología abierto hemos podido ver las grietas que está provocando   la separación de las placas oceánicas. La tierra se mueve, no es algo metafórico. En los trazados de la dorsal que atraviesa la isla de abren cientos de conos volcánicos que cada muy poco tiempo entran en erupción, algunas veces con consecuencias catastróficas. Las fumarolas se ven por doquier, con campos geotermales que expulsan gases, agua caliente y lodo, géiseres y aguas termales. Por cierto, que además de aprender y asombrarnos, también disfrutamos de los baños calientes que la naturaleza ofrece.

Islandia, fuego

Islandia, fuego

Islandia, fuego

Islandia, fuego

Islandia, fuego

Islandia, fuego

Islandia, fuego

Islandia, fuego

Las formaciones basálticas son alucinantes. Hay que verlas para creer que puedan existir.

Islandia, fuego

Islandia, fuego

Islandia, fuego

Islandia, fuego

Landmanalaugar es un lugar absolutamente onírico. En las Highlands, deshabitadas e inhóspitas, se alzan montañas de colores provocados por riolita, una roca ígnea. Los verdes, rojos, violeta, naranja, blanco o rosa se van mezclando con las coladas volcánicas. No puedo evitar la sensación de estar dentro de un cuadro. Es tan hermoso, tan diferente de todo lo que hayamos visto antes que abruma, provoca confusión. Voy atónito sin poder dejar de decir interjecciones. Creo que acabé con todo mi repertorio.

Islandia, fuego

Islandia, fuego

Islandia, fuego

Islandia, fuego

Islandia, fuego

Islandia, fuego

Islandia, fuego

Islandia, fuego

Islandia, fuego

Islandia, fuego

Islandia, fuego

Islandia, fuego

Islandia, fuego

En cuanto a la fauna, los pajareros han disfrutado como niños. No había manera de arrancarlos cada vez que llegábamos a un acantilado. Los cisnes se ven por toda la isla, pero en grandes bandadas en la parte sur, donde también disfrutamos a placer de la visión de los frailecillos. Alcatraz, ánsar, eider, arlequin, colimbo…la lista es muy larga para reproducirla aquí. Aparte de eso, como mamíferos grandes, vimos caribú y focas.

Islandia, fuego Islandia, fuego

Islandia, fuego

Reykjavik también nos reservaba sorpresas, como el edificio Harpa o un concierto en directo con degustaciones gratuitas que por pura casualidad vimos en un bar.

Islandia, fuego

La comida ha sido también un punto a favor. La carne de caballo, deliciosa, el cordero muy rico, el skyr (producto lácteo con un sabor entre yogur y queso fresco), el arenque, salmón ahumado y marinado…

Para sacar todo el provecho del viaje decidimos organizar la salida con un guía profesional, lo que nos ha facilitado los alojamientos, llevado sin pérdidas de tiempo a emplazamientos inolvidables, algunos alejados de lo común, así como facilitado el conocimiento de las costumbres, historia y gastronomía.

Y por último, una imagen del grupo, en el que todos hemos puesto nuestro grano de arena para funcionar bien.

Islandia, fuego

Este es el resumen de las actividades del viaje:

Día 1. Vuelo Alicante –Keflavik . Fue la mejor combinación que encontramos, con vuelo directo. Dormimos en Grindavik.

Día 2. Campo Geotermal de Geysir, cascada de Gullfoss (conocida como la cascada dorada) y valle de Thingvellir.

Día 3. Landmannalaugar. Ascensión al volcán Bláhnukur, campo de lava de Laugahraun y baño en surgencia geotermal.

Día 4. Viaje al Norte con varias paradas hasata Akureyri. Visita a la granja-museo de Glaumbaer.

Día 5. Cascada de Godafoss, la cascada de los Dioses. Lago Mivatn, reserva natural de Dimmuborgir. Ascenso a la caldera volcánica de “Hverfjall”, Spa geotermal de “Jarobodin” y campo geotermal de Namaskerd.

Día 6. Visita P.N. Jökulsa a Fjöllum. Sectores de Asbyrgi y Versturdalur. Cascadas de Dettifoss y Selfoss. Para este día teníamos previsto el avistamiento de ballenas, pero la meteorología lo impidió.

Día 7. Viaje hasta Vatnajökull, bahía glaciar de Jökullsárlón. Avistamiento de aves.

Día 8. Cascada de Skaftafell y ascenso al pico Kristinartindar.

Día 9. Acantilados de Vik, reserva Ornitológica de Dyrhoaley, cascada de Seljalandfoss.

Día 10. Cascada de Glufrafoss. Cascadas en el río Skoga (último tramo trekking Lanmanalaugar).

Día 11. Garganta y cascada de Glymur, ascenso al pico Hvalfel sobre el fiordo de la Ballena.

Día 12. Intento de ascenso al Snaefellsjökull. Recorrido por los acantilados en Parque Nacional del mismo nombre.

Día 13. Reykjavik.

Día 14. Regreso a Alicante. Allí hicimos noche en Castalla para volver a Salamanca y Ávila el siguiente día, 17 de julio, domingo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *