Tenerife, el destino preferido por los españoles para sus vacaciones

El Rincón del Trotamundos. José Acera Cruz

Isla de Tenerife

Esculpida por el fuego, el viento, el agua y zarandeada por el océano Atlántico, se eleva estratégicamente entre el antiguo y el nuevo mundo, y con una tradición legendaria de paraíso natural, Tenerife, la mayor de las siete islas del archipiélago canario. Situada más cerca del continente africano que del europeo, sobre el Trópico de Cáncer, su excepcional clima subtropical caracterizado por la acción de los vientos alisios que soplan en la isla, nos brinda la posibilidad de realizar, durante todo el año, multitud de actividades al aire libre.

Isla de Tenerife

Según una reciente encuesta realizada entre los españoles por  el buscador de viajes más popular de internet eDreams para los meses de julio, agosto y septiembre de 2016, las vacaciones de verano son sinónimo de descanso en la playa, los lugares preferidos, son por este orden; Palma de Mallorca, Ibiza, Mahón y Gran Canaria. Entre los destinos preferidos en sus escapadas durante todo el año, también se cuelan algunas importantes ciudades del continente europeo, como son París, Londres, Barcelona, Madrid y Roma.

Isla de Tenerife

Entre esos lugares más demandados por los españoles para pasar sus vacaciones durante todo el año, también destaca la isla de Tenerife, la cual ocupa un puesto muy destacado en la prioridad de estos, posiblemente por sus espectaculares paisajes, su atípica flora, la singular arquitectura de los pueblos y ciudades de la isla, por su gastronomía y por el agradable clima que se disfruta durante todo el año, tanto en la montaña como en la costa.

Isla de Tenerife

El relieve geológico de la isla de Tenerife

De origen volcánico, la formación de la isla de Tenerife se inició, aproximadamente, hace siete millos de años, durante una prolongada actividad eruptiva prácticamente sin interrupción hasta 1909, fecha en la que tuvo su última erupción el volcán Chymero. Esta convulsión del terreno ha ido modelando la fisionomía de obsidiana y basalto que descienden hasta caer sobre el mar formando, en algunos casos, grandes barrancos, amplios valles, o adentrándose en el mar donde a se han formado montañas marinas horadadas por el agua que han formando cuevas, tubos y galerías constituyendo un autentico santuario para la fauna marina.

Isla de Tenerife

La isla es de forma piramidal y su base no supera los 2.000 kilómetros cuadrados. Está estructurada a partir de tres macizos que se unificaron en las sucesivas erupciones. Teno, al noroeste, constituye un bloque de viajas montañas escarpadas que caen sobre el mar o se desparraman en coladas en la zona de Buenavista y Teno Bajo. Más allá, el valle de Santiago del Teide, estremece por su belleza con la fuerza de una vegetación que brota sobre suelos de lava y tierras de ceniza volcánica. Y en el sur, cerca del pueblo de Adeje, la tierra se abre en un profundo cañón, El famoso Barranco del Infierno, en cuyo interior crecen endemismos de alto valor botánico. 

Isla de Tenerife

El segundo bloque, Anaga, en el noreste de la isla, es una cadena de singulares cerros muy picudos, algunos alcanzan los mil metros y se extienden hasta las costa noreste de la isla. La Punta de Anaga, donde es retenido el conocido como “mar de nubes” que permite la aparición de las laderas de barlovento, entre los 600 y los 1.400 metro de altitud, una zona caracterizada por su elevada humedad ambiental. Alimentado por esa “lluvia horizontal”, se encuentra uno de los mayores tesoros naturales de Tenerife, el bosque de laurisilva, reducto del paisaje que en la época terciaria cubría toda Europa.

Isla de Tenerife

El tercer y último macizo es Güimar, en el sur, cuya ladera de erosionados riscos y caprichosos barrancos, da vida a una gran variedad de endemismo. Con valles que avanzan hacia la costa en un terreno inestable de malpaíses y lava. El sur, toma protagonismo con el contraste del verde que predomina en el norte de la isla por su sequedad y vegetación, una vegetación similar a la que crece en los desiertos saharianos, con dunas bajas que se extienden por la costa. El suelo se tiñe de cenizas rojas escupida por los antiguos volcanes y se alfombra con flores de todos los colores en primavera. Ascendiendo, entre 1.300 y 2.100 metros, los suelos se vuelven rojizos y se pueblan de pino de retorcidos troncos.

Isla de Tenerife

Superado el pinar, la vegetación disminuye de altura y economiza todos sus recursos hídricos y nutrientes para sobrevivir en condiciones extrema sobre grandes extensiones de suelos volcánicos. Y finalmente aparece la caldera del antiguo volcán del Teide, formado por el Parque Nacional de las Cañadas. Paraje este árido que nos sorprende con distintas versiones, desde el manto blanco de la nieve, el rojo y negro de los suelos volcánicos, hasta el colorido de una vegetación que se transforma al llegar la primavera.

Isla de Tenerife

Playas y calas de arena, tierra y fuego

El paisaje de la isla de Tenerife se caracteriza por playas negras al note de la isla, y doradas al sur por el sol. Acantilados esculpidos por el mar, encajonados valles, y picos míticos, con algunos bosques de Laurisilva. Todo ello enmarcado en un paisaje volcánico más propio de otro planeta, que navega como un barco sobre las aguas del Océano Atlántico. Los caprichos de la naturaleza son visible para el viajero, la enorme variedad de roca volcánicas que encontramos por doquier, formas y colores, nos describen el origen de esta isla.

Isla de Tenerife

La costa tinerfeña presenta distintas caras, todas ellas sobrecogedoras; barrancos casi inaccesible, como el del Infierno, playas de arena negra en el norte y calas de arena doradas en el sur.

Isla de Tenerife

Las más famosas playas son las del sur, situadas en los municipios de Adeje y Arona. Pero en toda la costa de la isla se pueden encontrar playas y calas en las que disfrutar del baño sin aglomeraciones y de una temperatura ideal, tanto dentro del agua como fuera. Es el caso de la playa de Las Gaviotas situada muy cerca de la ciudad de Tenerife, con sus espectaculares acantilados.

Isla de Tenerife

La playa de Los Cristianos esta considerada, entre los viajeros que visitan Tenerife, como una de las mejores playas urbanas del mundo. La playa de El Roque un lugar fascinante donde disfrutar del baño, el sol y la brisa marina sin que nadie te moleste. La playa de Almáciga es otro paraíso de la naturaleza que el viajero no debe perderse cuando visite la isla de Tenerife.

Isla de Tenerife

Benijos es una playa de renombre, donde el visitante siempre se siente acompañado por los gigantes de roca que emergen del mar y sus poderosas siluetas se acrecientan cuando estas se reflejan en las laminas de agua que cubren la arena cuando la luz cálida del sol se encuentra en posición horizontal.

Isla de Tenerife

Espacios naturales

En la isla de Tenerife se encuentra el Parque Nacional del Teide, uno de los más importantes de España, conocido en todo el mundo por su rica flora y fauna, y por sus peculiares formaciones geológicas. El parque esta declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, por ello la naturaleza es siempre protagonista en la visita a Tenerife, ya sea en la playa, en los deportes de aventura, ya en los recorrido a pie por cualquiera de los espacios naturales que alberga la isla.

Isla de Tenerife

En estos parajes el viajero descubre verdaderos caprichos de la naturaleza, donde la vegetación escasea e incluso llega a desaparecer en las cotas más altas y en el sur de la isla siendo evidente el desierto. En la zona vive una interesante fauna invertebrada. Dentro de ese grupo destacan las más de 400 especies en su mayoría endémicas y de gran valor científico.

Isla de Tenerife

Parque Natural de Anaga, es un espacio natural de alto valor ecológico, este se halla situado en el extremo nororiental de la isla de Tenerife, en el macizo de Anaga. Ocupa un espacio de escarpadas laderas y encajonados barrancos que llegan hasta el mar configurando espectaculares acantilados de roca volcánica, pequeñas y recónditas playas de arena negra.

Isla de Tenerife

Es uno de los Espacios Naturales de mayor valor paisajístico y ecológico de Tenerife por su especial configuración geológica y por la extraordinaria biodiversidad de especies arbóreas que albergan estas laderas montañosas, cubiertas la mayor parte del tiempo por nubes bajas.

Isla de Tenerife

El espectacular paisaje de Anaga es el resultado del trabajo de erosión del agua sobre unos suelos frágiles, de origen volcánico que ha excavado una extensa red de barrancos. Por su altitud y orientación, los vientos Alisios que soplan en la zona, condicionan en las partes altas de Anaga, un ambiente lluvioso y muy húmedo, en contraste con el ambiente que se produce en las partes más árida de la costa en la que predomina la insolación y la escasa lluvia. Esta variedad de ambientes climáticos favorece el desarrollo de una comunidad vegetal muy rica y diversa, que se diferenciada de forma acusada entre de aquella que crece en las zonas de la costa.

Isla de Tenerife 

Rutas entre piedras talladas, acantilados y calas

En pleno macizo del Teno se encuentra el caserío de Masca, una excepcional muestra de la rica arquitectura rural de la isla de Tenerife. Masca da nombre al barranco mundialmente conocido que parte del caserío y que conduce hasta la misma costa. Una bonita ruta de senderismo de unas tres horas de duración apta para todos los niveles, que nos permite conocer algunos aspectos geológicos y botánicos de esta isla.

Isla de Tenerife

La Punta del Hidalgo, en la cara norte del macizo de Anaga, es uno de los lugares de la isla que mejor conserva el espacio salvaje de la costa, ello a pesar de que se encuentra a pocos kilómetros de la ciudad de La Laguna. Un corto paseo a pie por una pista de tierra, partiendo de La Punta, hasta la Bahía de Troches, nos descubre una fascinante costa rocosa dond el mar ha esculpido piscinas naturales, con nombre tan peculiares como el Charco de Las Señoritas, Los Monos o La Laja.

Isla de Tenerife

En el noreste de la isla, el macizo de Teno forma importantes acantilados de hasta 600 metros de altura. Por la vía que comunica Buenavista del Norte y el faro de Teno, se descubre un paisaje que evoca la vida de los antiguos Guanches. Una vez en el faro, impone la majestuosidad de un Atlántico que se estrella una y otra vez con fuerza contra las rocas de la costa.

Isla de Tenerife

Es sabido que en Tenerife no hay grandes playas como en otras islas, pero su costa ofrece rincones como la playa de Los Gigantes dominada por los acantilados del mismo nombre que nada o poco tienen que envidiar a las playas kilométricas, pues el paisaje salvaje de esta playa se puede considera como uno de los más bellos del mundo. En la misma línea de costa, en dirección a Santa Cruz, se encuentra la Caleta de Adeje, hermosa cala formada en la desembocadura del espectacular Barranco del Infierno formada por la erosión del mar sobre la roca caliza.

Isla de Tenerife

Aspectos culturales y sociales 

Los historiadores han encontrado en el barranco de Masca, muestras de la cultura Guanche, perteneciente a los antiguos pueblos que habitaron la isla anterior a los europeos, estos procedían del continente africano, y fueron exterminados por los colonizadores españoles cuando invadieron la isla y muchos de ellos fueron arrojados por los barrancos o por los acantilados hasta su aniquilación total.

Isla de Tenerife

Además de la belleza natural, Tenerife cuenta con otros atractivos culturales, es el caso del carnaval, otro pretexto más para viajar a la isla y disfrutar de este espectáculo que se repite cada año, en el que la ciudad de Tenerife se llena de color, música y de fiesta que se prolonga durante toda una semana.

La Laguna, Tenerife

La ciudad de San Cristóbal de La Laguna, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en diciembre de 1999, por su singular arquitectura de estilo colonial, única ciudad de la época no amurallada. El casco histórico de La Laguna es uno de los mejores ejemplos del estilo urbanístico que se desarrolló en Sudamérica durante la colonización por los españoles de este continente.

La Laguna, Tenerife

Según cuentan, los arquitectos que diseñaron la ciudad, siguieron criterios urbanísticos inspirados en Platón y Vitrubio y el modelo náutico de la rosa de los vientos. En 1496 se trazó la cuadrícula de la que sería la primera capital de Tenerife y centro cultural de las islas Canarias.

La Laguna, Tenerife

 La Laguna, Tenerife

La Laguna, Tenerife

Isla de Tenerife

Isla de Tenerife

Isla de Tenerife

Isla de Tenerife

Isla de Tenerife

Unicode

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *