La belleza de las Highlands de Escocia y Skye

El Rincón del Trotamundos. Javier Elcuaz del Arco
Dundonnell

Dundonnell

Hemos atravesado toda Escocia para llegar a Dundonnel. Desde las últimas zonas residenciales de Edimburgo el verde del paisaje, humanizado o natural, no nos ha abandonado. Tras atravesar fértiles valles, donde pacen tranquilas ovejas con cuernos curvados, bosques de robles, abetos y abedules, la presencia humana se va distanciando cada vez más hasta alcanzar las Tierras Altas y atisbar el agua marina desde el fondo del profundo fiordo de Little Loch Broom. El término loch no solo significa lago, también hace referencia a un entrante de mar.

Little Loch Broom

Little Loch Broom

Cerca de Dundonnel se encuentra el munro An Teallach. Los munros son montañas que superan los novecientos pies de altura. El inicio de la ruta para subir a este munro se encuentra muy cerca del centro de rescate y salvamento.

An Teallach

An Teallach

Según ascendemos la panorámica sobre el fiordo gana en profundidad y belleza. Las ovejas se han convertido en puntitos blancos sobre el verde de los prados. Cuando el fiordo ya no es visible, seguimos un camino muy marcado que sube junto al cauce de un arroyo que surca una enorme pradera hasta alcanzar un collado pedregoso. La roca domina en la última parte del recorrido que gana altura con rapidez hasta llegar a la cumbre.

An Teallach

An Teallach

Volvemos sobre nuestros pasos dejando vagar la mirada por los valles que se abren a nuestros pies. Los lagos son láminas brillantes en la distancia que se pierde en el horizonte donde el océano se deja ver entre cadenas montañosas. Aún nos quedará tiempo para recorrer en coche el lado oeste del fiordo hasta la playa de suave pendiente de Gruinard Bay.

Gruinard Bay

Gruinard Bay

Carretera de Highlands

Carretera de Highlands

Pasaremos tres días en la isla de Skye. La carretera A87 nos conduce al grácil puente arqueado que comunica la isla con la tierra firme de Escocia. Nos vamos a alojar muy cerca de Portree, la ciudad más grande de Skye y su principal centro cultural y turístico. Pero antes de llegar allí recorremos la sucesión de cascadas y remansos de la bella ruta Fairy Pools hasta llegar al collado que nos obsequia con una dilatada panorámica.

Fairy Pools

Fairy Pools

Fairy Pools

Fairy Pools

Fairy Pools

Fairy Pools

Fairy Pools

Fairy Pools

Esta ruta es un paseo delicioso, de muy poco desnivel, entre las montañas Cuillin. Ascender algunas de ellas es un auténtico reto solo al alcance de escaladores experimentados.

Portree

Portree

Portree

Portree

Portree

Portree

Portree

Portree

Vamos a regresar a las Cuillins. En esta ocasión un poco más al este, junto a Loch Slapin.

Puente en Skye

Puente en Skye

Casa tradicional en Skye

Casa tradicional en Skye

Cementerio en Skye

Cementerio en Skye

Intentaremos subir al pico Blà Bheinn. El inicio de la ruta no puede ser más cómodo por una senda que atraviesa un vasto páramo a los pies de estas oscuras montañas. Subimos junto a una corriente que forma bellas y rugientes cascadas.

Bla Bheinn

Bla Bheinn

Una garganta nos conduce a una pradera con rocas erráticas bajo las poderosas rampas de resaltes rocosos y piedras sueltas por donde la ruta asciende zigzagueando hasta la cumbre.

Bla Bheinn

Bla Bheinn

Pero nos quedaremos bastantes metros por debajo. La niebla cerrada, junto con el fuerte viento y la lluvia nos impedirán alcanzarla. Sin embargo, la sensación que experimentamos es totalmente reconfortante. La belleza que emana del fuerte carácter de estas tierras, con su riqueza vegetal, dan lugar a que caminar por ellas sea una experiencia muy gratificante.

Bla Bheinn

Bla Bheinn

Digitalis purpurea

El último día en Skye lo vamos a dedicar a la península de Trotternish. Situada en el extremo noreste de la isla, contiene una formación montañosa de roca volcánica conocida como Trotternish Ridge. La montaña de Storr es el extremo sur de esta cadena montañosa. The Old Man of Storr es un pináculo inclinado en torno al que discurre una fácil ruta de cinco kilómetros de longitud, con escaso desnivel, entre verticales paredes rocosas con la isla y la bahía de Raasay como fondo.

Old Man of Storr

Old Man of Storr

Old Man of Storr

Old Man of Storr

Old Man of Storr

Old Man of Storr

El tiempo es muy variable en esta parte de la isla, conviene ir preparado para cualquier cambio meteorológico aún tratándose de una ruta tan corta.

Seguimos en coche hacia el norte para disfrutar con la hermosa costa oriental de esta bella península.

Silueta de Old Man of Storr

Silueta de Old Man of Storr

La primera parada será en Lealt, para asomarnos a la pequeña bahía donde aún son visibles las ruinas de las instalaciones para embarcar la diatomita que se extraía en Loch Cuithir y Liuravay. No muy lejos se encuentra el mirador de Kilt Rock para ver la cascada Mealt y los impresionantes acantilados de basalto que semejan una falda escocesa, origen del nombre.

Gaitero en Kilt Rock

Gaitero en Kilt Rock

Kilt Rock

Kilt Rock

La pequeña playa de Staffin, de arena oscura, aunque poco frecuentada bien merece una visita.

Staffin Beach

Staffin Beach

Finalmente, nos acercaremos a las ruinas del castillo Duntulm, erigido sobre un peñón dominando el extremo noroeste de la península.

Bed and breakfast en Skye

Bed and breakfast en Skye

Ovejas en Skye

Ovejas en Skye

De regreso a las Tierras Altas nos detenemos en el famoso castillo Eilean Donan. La imponente construcción se levanta en una pequeña isla unida a tierra por un puente, formando una unidad estética convertida en icono de Escocia.

Eilean Donan

Eilean Donan

Continuamos hasta el valle Glen Shiel para acercarnos a The Saddle, la que se dice ser la montaña más hermosa del noroeste de las Tierras Altas. Su ascensión por Forcan Ridge presenta algunos tramos de trepada fácil. Las hermosas vistas del entorno que proporciona, merecen el esfuerzo que exige alcanzar su cima.

Aparcamiento para subir a The Saddle

Aparcamiento para subir a The Saddle

Glen Shiel

Glen Shiel

Camino a The Saddle

Camino a The Saddle

Sobre Glen Shiel

Sobre Glen Shiel

The Saddle al fondo

The Saddle al fondo

Hemos dejado para el final la cumbre más alta de las Islas Británicas: Ben Nevis. Su ascensión en verano, por la ruta normal, no plantea más dificultad que superar un desnivel de mil cuatrocientos metros por un ancho camino, empedrado en su mayor parte. Esta ruta se conoce como Pony Track o la “autopista”, término despectivo usado por los montañeros más experimentados. Ascendiendo por la pared este del valle Glen Nevis se accede hasta la meseta que contiene el lago Lochan Meall an T-suidhe, y en sucesivos zig-zags se alcanza esta cumbre por la pared oeste de la montaña.

Glen Nevis

Glen Nevis

Lochan Meall an T-suidhe

Lochan Meall an T-suidhe

En su cima se encuentra un pequeño refugio, las ruinas de un observatorio meteorológico y varios memoriales. La densa niebla dominante nos impide disfrutar de una de las más dilatadas panorámicas de esta hermosa tierra.

Cumbre de Ben Nevis

Cumbre de Ben Nevis

El último día en Escocia lo pasaremos en Edimburgo. A pesar de los muchos visitantes, la ciudad ofrece suficientes atractivos para disfrutar recorriendo el casco histórico, tanto las calles más frecuentadas, como la Royal Mile, como las callejuelas y plazoletas más recónditas y solitarias.

Edimburgo

Edimburgo

Edimburgo

Edimburgo

Edimburgo

Edimburgo

Royal Mile en Edimburgo

Royal Mile en Edimburgo

Royal Mile en Edimburgo

Royal Mile en Edimburgo

Royal Mile en Edimburgo

Royal Mile en Edimburgo

One thought on “La belleza de las Highlands de Escocia y Skye

  1. Bellísimo reportaje fotográfico, paisajes mágicos que transmiten una paz indescriptible, una obra de arte de la naturaleza y de quienes la plasmaron en estas imágenes, ¡mis sinceras felicitaciones!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *