Ruta en bicicleta por la vía verde de Val de Zafan

El Rincón del Trotamundos. Carlos Fadrique

Vía verde, Val de Zafan, Carlos Fadrique

La ruta de bicicleta que va de Alcañiz al Mediterráneo es una de las más chulas, largas  y seguras de España. Apetecible para la gente novata por el desnivel a favor y la seguridad de su recorrido. Atractiva para la gente veterana por los paisajes tan intensos y distintos de la comarca del Matarranya, el río Ebro y su Delta. Nosotros la hicimos en bici toda la familia en tres días, y resultó una experiencia única. Nuestra elección fue hacerla con la máxima autonomía, llevando casi todo en las alforjas y remolque. Al principio este recorrido no pasa por pueblos, con lo que gastas energías (que llevábamos justas) para llegar a poblaciones. Si buscas más info debes saber que como las buenas familias esta ruta tiene tres nombres: vía verde Val de Zafan, de la Terra Alta, y del Baix Ebre.

Vía verde, Val de Zafan, Carlos Fadrique

Como siempre en cualquier viaje era importante la logística: como llegar al punto de partida con las bicis para volver pedaleando. Para llegar a Valdealgorfa confiamos en Esgambi, empresa que te lleva. Hay más empresas que hacen el servicio. Si buscas una alternativa más barata, autobuses HIFE te lleva a ti y tu bici desde Tortosa a Alcañiz. Nosotros no empezamos de Alcañiz porque no es vía verde, el perfil no nos era favorable y el paisaje no muy chulo. Además está el túnel del equinoccio (2km) cerrado lo que obliga a dar un rodeo importante.

Vía verde, Val de Zafan, Carlos Fadrique

Ya con todo colocado en nuestras bicis comenzamos a pedalear desde la estación de Valdealgorfa. Esta estaba medio en ruinas, pero otras del recorrido están arregladas como hotel o bar. Es inevitable sentirte como si llegases a un oasis de cervezas frías y helados. La emoción de los primeros kilómetros rompía la monotonía de un paisaje seco y solitario. Los primeros túneles dieron un toque de aventura a nuestros niños. Ya en ligera bajada llegamos al río Matarranya que cruzamos por el imponente viaducto. Un poco más adelante está el hotel Parada del Compte, donde la antigua estación. Paramos a tomar un refresco y antes de que planease la tentación de quedarnos allí continuamos.

Vía verde, Val de Zafan, Carlos Fadrique

En este tramo íbamos en ligera y constante subida hasta la estación de Valderrobles. El bosque de pinos llenaba hasta donde alcanzaba la vista. El sonido del viento entre los árboles multiplicaba la sensación de soledad y de estar lejos de la civilización y la palabra WIFI. Tras pasar la estación de Valderrobles, ya veíamos más pueblos en la distancia, y campos de cultivo secano. Gracias a la pendiente a favor los kilómetros se hicieron más llevaderos , pero ya estábamos cansados. Pasado el puente sobre el río Algars decidimos dejarlo en la estación de Arnés Lledó, donde acampamos. El río estaba cerca y pudimos descansar y mojarnos los pies en el agua.

Vía verde, Val de Zafan, Carlos Fadrique

El día amaneció fresco con lo que tuvimos que ponernos todo nuestro arsenal de ropa. Muy pronto vimos la primera señal de la vía verde de la terra alta, y es que pedaleando poco, cuando nos quisimos dar cuenta estábamos en Horta Sant Joan. Frente a nosotros se alzaban las montañas que nos separaban del río Ebro, y las íbamos a cruzar por los túneles. Tantos, que al final perdí la cuenta. Las luces eran imprescindibles porque algunos son largos, en curva y sin iluminación. Por fin cruzamos un pueblo y ese era Bot. Allí nos aprovisionamos de agua, pan y viandas energéticas (pan, tomates y jamoncito).

Vía verde, Val de Zafan, Carlos Fadrique

Continuando un poco más el paisaje volvía a convertirse en agreste, y es que se rueda por el cañón que forma el río Canaletes. De nuevo hicimos parada el la Font Calda, un lugar precioso, donde hay un santuario y se forman unas balsas donde pegarse un baño. También recorrimos un trecho a pie el cañón por un sendero que hay con escaleras. Después de comidos y descansados buscamos de nuevo la vía verde.

Vía verde, Val de Zafan, Carlos Fadrique

Nuestra siguiente parada fue en la estación de Benifallet donde cayó un heladito en un ambiente de lo más chill out. Más adelante, tras salir de un túnel se nos apareció majestuoso el río Ebro, allí bajo nuestros pies. El camino ya se volvió plano y pegado a la orilla del Ebro antes de llegar a Xerta. En este tramo el río Ebro todavía va entre colinas. Pasar de lo montañoso al río Ebro fue un puntazo. Xerta fue el final de esa etapa donde nos quedamos a dormir en el albergue l´Assut.

Vía verde, Val de Zafan, Carlos Fadrique

La última etapa comenzó con ganas, la vía verde se separaba un poco del rio Ebro y pasaba entre cañas y huertos de naranjas. El paisaje perdía el encanto de lo salvaje para conocer la huerta de ribera. Aunque no lo hicimos muy largo, hicimos una parada en una ciudad milenaria como Tortosa. Aquí acaba oficialmente la vía verde con lo que nos podemos perder un poco si no estamos atentos a las señales.

Vía verde, Val de Zafan, Carlos Fadrique

De todas formas no te preocupes es bastante fácil y seguro. Saliendo de Tortosa la ruta continuaba por el camino natural del Deltebre. Es un tramo compartido con los coches pero tranquilo y a orillas del río Ebro. Las paradas a la orilla para ver como el agua se deja llevar hacia el mar fueron obligadas.

Vía verde, Val de Zafan, Carlos Fadrique

A la altura de Amposta podemos continuar las señales por el camino “oficial” que nos llevan por la margen izquierda hasta l´Aldea y Deltebre. Nosotros decidimos cambiarnos de orilla para cruzar el precioso puente colgante de Amposta. Son unos cientos de metros por una nacional con poco arcén.

Vía verde, Val de Zafan, Carlos Fadrique

Ya en Amposta por la margen derecha llegamos hasta Sant Jaume d´Enveja. Aquí ya llegaron los arrozales del Delta, que según que época del año vamos a ver inundados, verdes o puro barro. El propio Delta del Ebro es un paisaje abierto, llano y con miles de aves. Era difícil no hacer paradas en los miradores sobre el rio, y en los puestos donde pescan angula.

Vía verde, Val de Zafan, Carlos Fadrique

En Sant Jaume ya se empezamos a respirar a mar. Aquí está el ultimo puente, el moderno pont lo passador. Es el punto donde decides por donde llegar al Mediterráneo: por la izquierda hasta el Zigurat (mirador) o por la derecha hasta la torre de l´Aufacada en la Illa de Buda. Ambos son finales impresionantes para este viaje en bicicleta. Nosotros optamos por la segunda opción.

Vía verde, Val de Zafan, Carlos Fadrique

Desde la torre de l´Aufacada estuvimos viendo las lagunas y ese derroche de vida con tantos pajaricos. Unos metros más allá nos esperaba el Mediterráneo con sus olas. Fue un broche perfecto acabar todo la familia con un baño de mar. Si te ha gustado este viaje mira otros y mas rutas en familia con la bicicleta en bicicletas y piruletas.

Vía verde, Val de Zafan, Carlos Fadrique

NOTICIAS RELACIONADAS

Pedaleando en BTT por el Camino del CID

Turismo y Aventura por Los 7 Pueblos de la “Tinença de Benifassà”

Valencia, diecinueve siglos de historia

La combinación perfecta para la salud y el descanso: Talasoterapia + El Palasiet

One thought on “Ruta en bicicleta por la vía verde de Val de Zafan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *