Aventura por Marruecos

El Rincón del Trotamundos

plaza-Jemaa-el-Fna

Un viaje de aventura por Marruecos para descubrir las aldea remotas y los grandes paisajes que esconde este país en su remota geografía, paisajes que nos sorprenderán tanto por su espectacularidad como por su variedad y contraste. En este viaje podremos disfrutar del verdor de los valles, los paisajes alpinos de la cordillera del Atlas, increíbles lagos en el desierto, en torno a los cuales surgen oasis y palmerales. Todo ello sin renunciar a los bulliciosos zocos de las ciudades, donde discurre la vida cultural y social de este país, anclado en el norte de África.

Marruecos 2

Desde el puerto de Algeciras emprendemos el viaje hacia Marruecos y las montañas del Rif, donde se encuentra el pueblo de Chefchaouene, nuestro primer objetivo en este viaje de aventura por Marruecos. Este pueblo encalado de blanco y azul, con estrechas y enrevesadas callejuelas se encuentra enclavado en las inmediaciones de las montañas del Rift, al pie de los montes Tissuka y Meggu, cuyas laderas se encuentra cubiertas por densos bosques de pinsapos, que se hallan entremezclados en las zonas más frescas, con los milenarios cedros.

Cascada-Marruecos

Un recorrido por las montañas se realiza atravesando la medina hacia la cascada de Akchour. Desde el puente que hay en la cascada se divisa un claro sendero en dirección este que va hacia una mezquita bien visible desde lejos. Pasada la mezquita entramos en una zona de grandes plantaciones de cáñamo, hasta que el sendero se desvía a la izquierda en dirección a las montañas que ya están cerca. Es fácil orientarse en el recorrido ya que bosque de pinsapos es visible desde el pueblo y durante una buena parte del recorrido, por lo que no hay mucha perdida.

Bosque de pinsapos-Marruecos

Tras unas tres horas de camino, nos encontramos con los primeros pinsapos que crecen junto al camino y algunos riachuelos que afloran de entra las rocas calizas, materiales que predominan en esta parte de Marruecos. Si accedemos hasta lo más alto de la montaña, divisaremos el mar, incluso en los días de luz limpia, se puede ver la Península y el macizo de Sierra Nevada, todo un placer para la vista y para la fotografía.

Marruecos 1

A lo largo del camino, y a medida que ascendemos por la laderas de la montaña, podremos apreciar el cambio de vegetación que crece en los distinto pisos, caracterizada primero por ejemplares de araar, pitas, acebuches, y las típicas chumberas. Originalmente la zona estaba cubierta por densos bosques de encina y quejigos. Aunque parezca extraño, en las zonas más altas aparecen ya los pinsapos y los cedros. En cuanto a la fauna de la zona, no será difícil ver sobrevolando, durante nuestra ruta por estos lares, algún ejemplar de águila calzada, cernícalo común, milanos negros, y sobre todo, el escribano montesino que nos acompañará durante todo el viaje por esta parte del Rif.

Marruecos 13

Después de nuestro viaje por los pinsapares del Rift, nos dirigimos hacia el pueblo bereber de Azrou, situado en el incomparable marco de las montañas del medio Atlas. Este pueblo se halla situado en un importante cruce de camino que conducen a Kenifra y Midlet por el sur y a Fez y Meknes en dirección norte. El gran atractivo de esta zona reside en que se encuentra rodeada de un espectacular bosque de cedros que da cobijo a una colonia de macacos, que serán fáciles de observar durante el recorrido ya que suelen salir al camino para vigilar nuestros pasos.

atardecer

Por cualquiera de las rutas que elijamos en esta travesía, podemos observar las copas de los cedros completamente desnudas ello es debido al voraz apetito de los macacos, que se alimentan con las ramas de estos árboles y que se desplazan en grupos por la zona siendo fácil que nos encontremos con ellos. Descendiendo, en los pisos inferiores, encontramos densos encinares con abundantes líneas y afloramientos rocosos en su interior.

Marruecos 18

Otro espacio de interés por la zona para explorar y realizar senderismo, es el que transcurre por la carretera que va desde Ain Leuh a Kenifra. Esta ruta atraviesa un territorio poblado de pequeños lagos y un gran numero de cascadas, Que er Rbia, cascadas que vienen indicadas en el desvío a Aguelmane. Para hacer esta parte de la ruta, es aconsejable llevar vehículo propio, o alquilado, pues cuando nosotros hicimos la ruta no había ningún transporte público para desplazarse.

Marruecos

Abandonamos el pueblo de Azrou y tomamos una carretera camino de Rissani, donde tomamos una pista que nos adentra hacia el poblado de Merzouga, por el camino disfrutamos de uno de los grandes espectáculos de este viaje por Marruecos, el desierto. Es un lugar sobrecogedor que hay que vivirlo al menos, como dice el refrán, una vez en la vida para poder observar las dimensiones de los espacios. Las formas caprichosas que toman las dunas al unísono del viento, los cambios de tonalidades según la hora del día, los vibrantes atardeceres y amaneceres que tienen lugar cada días, además de disfrutar de la amabilidad de la gente que vive en este inhóspito territorio.

Marruecos

Aunque al llegar te da la sensación que estás en medio de la nada y bajo un calor asfixiante, esto es un poco engañoso, pues a poco más de una hora de camino a pie, existe un lago donde nos podremos dar un buen baño y refrescarnos, al tiempo que observamos diversos tipos de aves acuáticas que anidan o buscan alimento en el lago: tarros canelos, cigüeñuelas, fochas y flamencos.

Para llegar al lago Dayet Srij, cuando nosotros estuvimos no había ningún camino, pero no tiene perdida ya que la ruta sigue dirección oeste junto en sentido contrario a las dunas del Erg Chebi que se alargan sin solución de continuidad hasta perderse.

Marruecos 11

No podemos abandonar Merzouga sin haber experimentado la sensación de soledad que produce caminar por las dunas de arena en dirección a un oasis al que no llega más camino que el de nuestro silenciosos pasos. Este lugar se encuentra escondido entre dos dunas que sobresalen de las demás. Lo más apropiado es que preguntemos a los nómadas que habitan este lugar para que ellos nos orienten y si no estamos seguros, más vale contratar los servicios de un guía para que nos acompañe en el camino, sobretodo si lo hacemos al atardecer o de noche.

Marruecos 4

En el recorrido observaremos la vegetación típica que crece en las dunas, con formaciones arbóreas como el taray y diversos tipos de gramíneas del género Aristida típicas de los desiertos. Con un poco de suerte, encontraremos víboras del desierto, jerbos, eslizones, escorpiones, y salamanquesas. Además es posible observar diferentes tipos de aves como collalba, el gorrión del desierto, y la alondras ibis.

Marruecos 15

El cambio en el ambiente, que se vuelve más húmedo y frío, nos indica la cercanía del deseado oasis. Este se halla compuesto por un buen numero de frondosas palmeras y tarays. Para conseguir agua tendremos que practicar la supervivencia y excavar un hoyo en la arena, si es que no está hecho ya por otros viajeros o por los propios nómadas. Además de las especies antes mencionadas, también habita en esta zona el zorro del desierto fácil de observar correteando por la dunas.

Marruecos 8

Después de nuestra aventura por el desierto, nos dirigimos hacia el bello mundo de las Kashbas. Un largo viaje que nos conducirá por sobrecogedores y desnudos paisajes como la conocida garganta del Todra, la meca de la escalada, donde se aconseja hacer un descanso. Un poco más adelante, desde el puerto de Tizintinififft tenemos una impresionante vista del espectacular valle del Draa, que nos conduce hasta Zagora, situado en el centro de este formidable valle abierto en las entrañas de la tierra.

Marruecos 17

En nuestro último recorrido descubrimos un inmenso palmeral que se extiende cientos de kilómetros en medio de una región desértica, salpicado por innumerables kashbas de adobes que se alzan como fortalezas junto a los desfiladeros. Desde las kashbas se tiene una buena perspectiva de este inmenso valle y el extenso palmeral, utilizado por los habitantes de la zona para el cultivo.

Marruecos 10

Realizar esta ruta parece una tarea fácil, pero nosotros aconsejamos contratar alguna empresa especializada en turismo y aventura de la zona, para que nos organice el viaje, de esta forma no tendremos que preocuparnos por los alojamientos, los guías, la comida, el avituallamiento y los recorridos que pensamos realizar. Contratando los servicios de estas empresas, la aventura por Marruecos esta asegurada, y será más difícil que nos encontramos con alguna desagradable sorpresas durante nuestro viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *