Ávila, esculpida en la austeridad de la roca viva

El Rincón del Trotamundos. 26/6/2015.
Rafa Álvarez Ávila

Ávila

Cualquier camino que tome el viajero para visitar la ciudad castellana de Ávila, se encontrará con una urbe enclavada en lo alto de un estratégico promontorio rocoso, a orillas del río Adaja que discurre por la parte oeste de la ciudad, por el que fluyen las aguas procedentes de las montañas cercanas y el valle de Amblés. Ciudad medieval, de suntuosos palacios, casas nobles que muestran en sus fachadas los escudos de sus dueños, monasterios, casas solariegas y iglesias. Calles frías donde la roca modela un paisaje urbano austero, mítico y silencioso, esculpido de granito que inunda el entorno de esta ciudad castellana.

Rafa Álvarez Ávila

Arcos de la plaza del Ayuntamiento, Ávila

Viajar a la ciudad de Ávila, es viajar al pasado, al pasado de Castilla, ese pasado que recuerda las ciudades provincianas, agrícolas y ganaderas, en la que la religión, la austeridad, el poder de la nobleza y el culto al misticismo, formaban parte del paisaje urbano y de la sociedad medieval de su tiempo. Un paisaje salpicado por iglesias, conventos y símbolos religiosos que invocan la penitencia, la redención y la devoción de un tiempo ya pasado, el medievo, en el que creció y se formó Santa Teresa de Jesús.

Rafa Álvarez Ávila

Lienzo norte de las murallas de Ávila

Ávila, conserva muchos de sus históricos monumentos, incluido, aunque muy reformada, la gran muralla medieval que protege la ciudad antigua. Cuenta la leyenda que fue el hijo del gran Hércules quien allá por el sigo III a.c. fundó en el lugar un primer enclave fortificado conocido como Abela.

Rafa Álvarez Ávila

Conjunto amurallado de Ávila

La ciudad romana llegó hasta el siglo VIII sin sufrir grandes cambios, pero tras la conquista musulmana de la Península Ibérica, cayó el primer recinto amurallado y la ciudad pasó a ser de dominio árabe, al igual que los territorios de su entorno. Tras un periodo de largas luchas entre árabes y cristianos, conquistas y reconquistas, a finales del siglo XI, Alfonso VI, nuevo rey de Toledo, tomo la ciudad y mandó construir las actuales murallas para defender la urbe de nuevas invasiones. Los lienzos amurallados miden 2,5 kilómetros y tiene más de cien torres que flanquean sus poderosos muros almenados. Nueve puertas dan paso a unas calles silenciosas que dan acceso a elegantes palacios renacentistas, donde el tiempo parece haberse detenido hace siglos.

Rafa Álvarez Ávila

Valle del Amblés, Ávila

Ávila la ciudad de provincia más alta sobre el nivel del mar 1.130 metros, se encuentra en un punto estratégico, a poco más de una hora de Madrid,Valladolid, SalamancaPlasencia, Toledo y Segovia, pero a siglos de nuestros actuales modos de vida. Las murallas que acogen la ciudad antigua de los caballeros y la mítica de nuestra tradición literaria, ofrece un gran atractivo para los viajeros, tanto si la recorren de noche como si lo hacen de día, la impresión siempre es de asombro.

 Ávila

Palacio de los Velados

Casi todos los monumentos civiles y religiosos: museos, palacios señoriales, casas nobles, iglesias, conventos y rincones que invocan el misticismo, se encuentran en el interior de los lienzos de la muralla, siendo la catedral, un edificio de estilo góticos, el monumentos religioso más emblemático. Esta se encuentra situada en la zona oriental, adosada a la muralla, entre las puertas del Alcázar y la del Peso de la Harina. Su construcción se inicio en el siglo XII con un marcado estilo gótico. Su austera fachada parece la de una antigua fortaleza, pero en su interior alberga algunas joyas artísticas como la sillería del coro, los relieves platerescos del trascoro, el retablo mayor y el claustro. Destacando la impresionante nave central, una joya pétrea labrada por los artesanos de su tiempo.

Rafa Álvarez Ávila

Ávila

Por cualquiera de las calles que tomemos, podremos trazar un recorrido que nos llevará por calles llenas de monumentos que evocan el pasado de esta urbe, y si no es fin de semana, podremos disfrutar de un silencio sepulcral, de rincones que evocan otros tiempos. Sentarnos en alguna de las terrazas que hay en la plaza porticada del ayuntamiento y degustar alguno de los majares culinarios que ofrecen al visitante en las tascas y vares típicos de la zona.

Rafa Álvarez Ávila

Lienzo sur de las murallas de Ávila

Uno de los paseos casi obligados, es el recorrido que se realiza por lo alto de las murallas, donde además de visitar torreones, almenas y ascender por estrechas escaleras de caracol. Durante esta ruta tendremos la oportunidad de contemplar una de las panorámicas más completas de la ciudad antigua, mejor si se hace durante la tarde, cuando la luz del sol entra por el oeste. Solo hay un pequeños inconveniente para realizar este recorrido, el precio, totalmente desorbitado.

Jan Hanlei Ávila

Basílica de San Vicente

En la zona de extramuros, hay una ruta que no debemos menospreciar ya que durante la misma descubriremos bellos paseos, iglesias románicas, miradores, museos y monasterios de gran interés histórico y artístico. Se puede empezar el recorrido por la basílica de San Vicente, construida en el siglo XII, es todo un emblema del románico abulense con bellas tallas de piedra en sus pórticos. Seguimos por el monasterio de la Encarnación, en el que santa Teresa pasaría casi treinta años de su vida, y el de Santo Tomás, construido en estilo gótico isabelino bajo el patrocinio de los Reyes Católicos y del sanguinario inquisidor Torquemada.

Rafa Álvarez Ávila

Santo Tomás

Al encontrarse el monasterio de Santo Tomás en extramuros, fuera de las rutas turísticas, este pasa desapercibido para el viajero, sin embargo puede ser el enclave más atractivo de Ávila por su historia, el arte que atesora y algunos detalles de su interior, entre ellos dos peculiares museos, el de Ciencias Naturales que alberga una amplia representación de la fauna terrestre y marina, y el de Arte Oriental, uno de los dos que existen en España, y que guarda piezas que nos trasladan en un viaje por la cultura y el arte de Asia. Este ofrece al visitante una amplia colección de piezas de la cultura ancestral china, relacionadas con la espiritualidad y la religión, con dos corrientes principales, el budismo y el confucianismo. Objetos en laca, bordados, porcelana o marfil, una representación casi exhaustiva del arte chino. De una belleza espectacular son las piezas trabajadas en marfil por la pericia de los maestros que tallaron este material.

Rafa Álvarez Ávila

Museo de Arte Oriental, Ávila

De vuelta, nos encontramos con la iglesia de San Pedro, a la que con mucha razón se la conoce como la gemela de San Vicente, pues además comparten el mismo modelo de cimborrio y la misma cubierta de su respectivas naves centrales. Siguiendo los lienzos sur de las murallas, enfilamos por uno de los paseos más atractivos de la ciudad, y también uno de los más frecuentados por los vecinos, el del Rastro. Por él, bordeamos los impresionantes lienzos de la muralla, al tiempo que disfrutamos de las buenas vistas que nos ofrece el valle de Amblés y la sierra del Zapatero.

Rafa ÁlvarezÁvila_82

Paseo del Rastro, Ávila

Ya en los jardines que hay junto al río Adaja, cruzamos el puente viejo y nos situamos en la carretera de Piedrahíta Plasencia. Ascendemos hasta unos montículos rocosos que hay en la margen derecha de la carretea. Desde este punto se tiene una excepcional panorámica del conjunto amurallado de la ciudad de Ávila y del interior. Descendemos de nuevo y continuamos por la carretera de Salamanca, hasta encontrarnos con los Cuatro Postes, una especie de templete desde el que se tiene unas magnifica vistas de la ciudad antigua y los lienzos oeste y norte de las murallas.

Rafa ÁlvarezÁvila_37

Ávila medieval

Abandonamos los Cuatro Postes por un sendero peatonal que baja al río Adaja, cruzamos este por un puente de madera y pasamos junto al Centro de Exposiciones y Congresos, cruzamos la Avenida de Madrid y continuamos por la calza peatonal que discurre paralela a las murallas, el paseo nos lleva de nuevo hasta la puerta del Peso de la Harina. Esta misma ruta de extramuros es recomendable realizarla durante los atardeceres y primeras horas de la noche, la visión que nos ofrecen las murallas y la ciudad iluminada, es espectacular y completamente diferente a la que podemos tener durante el día.

Rafa ÁlvarezÁvila_42

Cuatro Postes, Ávila

Ávila además de los muchos atractivos que ofrece como ciudad histórica y monumental, declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad, brinda al viajero una amplia oferte de servicios para que este se sienta cómodo durante su estancia, pudiendo elegir entre hoteles de cuatro estrellas situados en antiguos palacios nobles, y otros establecimientos más asequibles pero que ofrecen excelentes servicios. En cuanto a las comunicaciones, Ávila se encuentra muy bien comunicada con Madrid y las ciudades de su entorno, tanto por autovía como por ferrocarril. Con la posibilidad de hacer alguna visita al Parque Natural de la Sierra de Gredos, el valle de Las Cinco Villas y la sierra del Zapatero, una singular montaña con formaciones pétreas donde se pueden practicar algunos deportes de aventura.

Rafa ÁlvarezÁvila_83

Rafa ÁlvarezÁvila_78

Rafa ÁlvarezÁvila_74

Rafa ÁlvarezÁvila_69

Rafa ÁlvarezÁvila_66

Rafa ÁlvarezÁvila_65

Rafa ÁlvarezÁvila_50

Rafa ÁlvarezÁvila_44

Rafa ÁlvarezÁvila_11

Rafa ÁlvarezÁvila_10

Rafa ÁlvarezÁvila_9

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *