La cascada de la Cervigona, un oasis del ecosistema mediterráneo

El Rincón del Trotamundos. Fotografía An Lei. 3/12/2014

050

En los recónditos parajes de la comarca extremeña de la Sierra de Gata, encontramos espacios naturales de alto valor ecológico y paisajístico, donde sólo el silencio se adentra en el interior de los mismos. Unos paisajes llenos de accidentes geológicos modelados, durante siglos, por los hielos, el viento y el agua, y en algunos casos, por la desafortunada mano del hombre. Espacios que resisten la presión de los humanos, donde se refugia un buen numero de especies de la flora y la fauna mediterránea, especies que han desaparecido en otras zonas limítrofes.

 IMG_2428-1

La vertiente sur de la Sierra de Gata, continuación hacia el oeste, del Sistema Central, forma un paisaje agreste, con valles profundos que se adentran en el corazón de la sierra buscando fallas o depresiones del terreno. Por estos valles descienden pequeños riachuelos que se alimenta de la lluvia que dejan las nubes en la montaña. En el descenso, estos riachuelos toman caudal y se ensanchan al pasar las zonas bajas antes de verter en el río Alagón, afluente del Tajo.

IMG_2245

En este paisaje de atormentada belleza, surgen rincones de excepcional belleza, es el caso de la cascada de la Cervigona, siendo este uno de los parajes más bellos de esta sierra, aunque no el único que cuenta con cascada. En la Cervigona se conculcan varias condiciones naturales para hacer del mismo el más singular de todos. Cervigona no esta formado por una sola cascada, sino que son varias cascadas que en forma de escalera descienden de desde lo alto de la montaña alimentándose unas a otras.

IMG_2248

En la Cervigona, las aguas caen por salientes rocosos de pizarra cámbrica, materiales muy erosionados por donde es muy difícil caminar para los humanos, no así a los animales salvajes que habitan en estos parajes. En contra de lo que cabría esperar, y de la erosión que sufren las rocas, el paisaje no esta desnudo, desértico, si no todo lo contrario. Por increíble que parezca, en la zona crecen todo tipo de especies, algunas de ellas de gran rareza, es el caso del acebo.

IMG_2271

Las paredes de roca están cubiertas por una enorme variedad de especies: madroños, lentiscos, sauces, alisos, encinas, robles y el rusco. Y los más sorprendente, es que alguna de estas especies, crecen en sitios inverosímiles, donde en apariencia apenas hay tierra para introducir las raíces. De las especies más abundantes destacan los líquenes que colonizan las rocas y los troncos de los árboles.

IMG_2274

Para conocer el espacio natural donde se halla la Cascada de la Cervigona, salimos caminando del puerto de Perales por donde pasa la carretera que une Ciudad Rodrigo, en Salamanca, con Coria en Cáceres. Y los hacemos entre pinos y monte bajo, siguiendo el trazado del antiguo camino de herradura de Castilla.

IMG_2276

Pasada la divisoria de aguas, frontera entre Salamanca y Cáceres, descubrimos el paisaje de la vertiente sur de la sierra de Gata, de onduladas colinas y el amplio valle que deja el río Acebo. Sobre el conjunto del paisaje destaca, en los días despejados, la emblemática silueta del pico Jálama, la cima más alta de la sierra de Gata, un pico cargado de historia y de leyenda, y referencia para los vecinos de esta comarca y de los viajeros que la visitan.

IMG_2278

Descendemos por el sendero hasta el valle deleitándonos con el paisaje, la flora y la fauna del lugar y con el sorprendente relieve geológico. Ya en el valle, nos topamos con la presa del Prado de Las Monjas, cruzamos esta por el muro y nos situamos en la margen derecha del embalse, ascendemos valle arriba hasta superar las aguas embalsadas y cruzamos el río por un puente de madera, para situarnos en su margen izquierda.

IMG_2295

Ascendemos por el angosto valle repleto de especies arbóreas, siguiendo un camino bien marcado hasta situarnos en la  antigua fabrica de luz de Acebo, de la que hoy solo quedan las decrépitas ruinas y algunos elementos de la maquinaria. Pasada estas construcciones, el sendero se adentra en un joven bosques de encinas, donde también crecen los helechos y algunas manchas de ruscos . Pasado ente tramo, el camino se aproxima hasta el mismo barranco por donde vierten las primeras y más importantes cascadas.

IMG_2298-1

Tras contemplar este espectáculo de la naturaleza, emprendemos el camino de regreso, y lo hacemos por el mismo itinerario por el que hemos traído hasta situarnos de nuevo en la presa de Las Monjas, pasado el muro, el senderos toma por la derecha y desciende suave por el valle del rí Acebo entre pinos, robles y monte bajo. Según descendemos el valle se va ensanchando más y más, al tiempo que nuestra visión se hace más amplia cada vez, hasta perderse en el horizonte y en el verdor de la vega del río Alagón.

IMG_2305

En senderos desemboca en una pista forestal, continuamos esta y en un ensanche que encontramos antes de comenzar un pequeño descenso, abandonamos la pista y tomamos una senda que sale por nuestra derecha, esta  discurre entre brezos y pinares y nos lleva hasta las piscina naturales y el merendero. Pasamos un puente sobre el río Acebo y nos situamos en la margen derecha del río donde se encuentran el chiringuito y los paneles informativos de la cascada y de la flora y la fauna insistente en estos parajes naturales.

IMG_2334-1

Pasada las piscinas continuamos camino hasta encontrarnos con la carretera de Acebo y el puente de piedra la carretera que sube al pueblo. Tras caminar un escaso kilómetros, nos adentramos en el pueblo de Acebo, una hermosa población serrana de calles estrechas, casas señoriales, huertos repletos de árboles frutales, olivos y frondosas hortalizas. En su interior se pueden ver algunos singulares monumentos, de los cuales cabe destacar la iglesia parroquial, casas típicas y algunas esculturas de época celta.

IMG_2340

IMG_2358

IMG_2359

IMG_2370

IMG_2380

IMG_2394

IMG_2406

IMG_2418

IMG_2424

NOTICIAS RELACIONADAS

La sierra de Gata se viste de otoño

Búsquese en el mapa la comarca de la Sierra de Gata

La Sierra de Gata, un oleaje de naturaleza mediterránea

En la alta Extremadura, Sierra de Gata Las Hurdes

La sierra de Gata

Robledillo de Gata, conjunto histórico

Robledillo de Gata, entre montes y olivares

Observando nuestro entorno descubrimos cosas que nos sorprenden

Valverde del Fresno y Monsanto, dos pueblos separados por la Raya

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *