El estado de ánimo del fotógrafo en la naturaleza

UNA IMAGEN Y MIL PALABRAS

 El Rincón del Trotamundos. José B. Ruiz. 17/10/2014
Volando

El deseo de volar

El estado de ánimo del fotógrafo puede influir de forma decisiva en la creación de una imagen atractiva. A través de la fotografía el fotógrafo puede expresar sus sentimientos, su estado de animo, su momento de inspiración y creatividad. No siempre es así, aveces el estado de animo y la creatividad pueden estar por los suelos, nada propicio para realizar grandes obras de arte, o sí, depende de las emociones que esta persona perciba en ese instante de creatividad. En otras ocasiones, como puede ser el caso de la fotografía de naturaleza, puede ser la propia naturaleza la que cree ese estado de animo propicio para que el fotógrafo pueda desarrollar todo su potencial creativo.

Comentario:Son muchos los fotógrafos que piensan que los resultados que obtenemos son fruto de nuestros estados de ánimo. En mi opinión no solo es así, sino que es la concentración y la necesidad de comunicar los que pueden crear una imagen. Son procesos que llevan al fotógrafo a imaginar, a crear situaciones, a detenerse ante cualquier tema y sacarle partido.

La Composición: La diferencia tonal entre las espinas y la hoja de cactus, así como el valor de patrón repetido, fue lo que llamó primero mi atención. Tras unas cuantas imágenes surge la necesidad de buscar una mayor abstracción, de plasmar una imagen que necesite de un segundo vistazo para entender de qué se trata. La forma de las espinas contribuye a su semejanza con algún ser dinámico, aves por ejemplo, de forma que su apreciación, a causa del movimiento, no es directa y evidente. La imagen tiene un tratamiento suave de la luz, de día nublado, y en el procesado se ha evitado contrastarla o saturarla en exceso.

La Técnica: El macro se utiliza para realizar esta abstracción, ya que su longitud focal es considerable, de 180 mm. Al cerrar mucho el ángulo de visión se evita la presencia de ejes y entramos en el campo del patrón, de la textura; una repetición uniforme. La hoja de cactus, grandes y llena de espinas, provocó este encuadre, realizado primero con trípode, estático, y luego dotándolo de movimiento en busca de mayor dinamismo, del reto de querer encontrar una segunda interpretación a las estáticas espinas del cactus. Mediante el diafragmado se consigue bajar la velocidad de obturación, de forma que el intencionado agitamiento de la cámara proporciona este resultado.

Valor de exposición: Ajuste manual de la exposición ISO 125 – f/29 – 0,4 seg.

Temperatura de color: Ajuste manual a 5.600 kelvin.

Equipo: Cámara Canon Eos 1 DS Mark III. 180 mm Macro f/3,5.

 NOTICIAS RELACIONADAS

Fotografías Comentadas

Fotografía

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *