Cordillera Cantábrica, El pinar de Lillo

El Rincón del Trotamundos. Refugio de Riaño. 9/110/2014

Pinar de Lillo

El Otoño deja ver sus primeros retazos, esta estación siempre es espectacular en La Cordillera Cantábrica, donde la mezcla de tonalidades, parece el minucioso trabajo de ejércitos de pintores, que se afanan por decorar sus bosques. Co resultado descubrimos bellos lienzos que tapizan los valles y las laderas de las montañas, cuadros impresionistas que se extienden por “El Pinar de Lillo” donde los verdes intensos se mezclan con las suaves tonalidades de las hayas, los abedules, los avellanos y los robles.

El Pinar de Lillo es un enclave único de la Naturaleza Cantábrica y es posible que no nos suene de nada, pero si os dijéramos que se trata del único pinar autóctono de la Cordillera quizás su nombre os quedará en la memoria para siempre. Que sus nobles pinos forman parte de un bosque relicto procedente del cuaternario, la última glaciación que tuvo lugar en la Península Ibérica, hace quince mil años.

Pinar de Lillo

Que sus verde oscuros tonos sirven de fondo a los alegres y múltiples colores del resto de árboles autóctonos, ocres, amarillos, rojos, verdes, especies que conviven en armonía. Que ese maravilloso retazo de naturaleza, está poblado por animales salvajes, donde destacan algunas tan emblemáticas como el lobo, el oso y el urogallo. Estos excepcionales valores nos invitan hacer un viaje en el tiempo para descubrir este mágico lugar y disfrutar de su belleza y del silencio que se percibe en su interior.

NOTICIAS RELACIONADAS

El paisaje de Sajambre-Ponga de este pasado otoño

Montaña de Luna, la soledad de la Cordillera Cantábrica

Babia y Luna, dos comarcas para perderse en la Cordillera Cantábrica

Camina el Oso pardo por la Cordillera Cantábrica

El Coriscao, un balcón privilegiado sobre los Picos de Europa

El so pardo sale de su guarida invernal en los montes de León

Una noche estrellada en el Refugio de Riaño

El pico Jario, una atalaya del reino kárstico

Trepando por el Macizo de Mampodre

La Senda del Cartero, desfiladero de los Beyos

Coriscao y peña Prieta: complemento de Picos de Europa y la Montaña Palentina

La Canal de Capozo, Picos de Europa

Del Mampodre al mirador del Oso con una noche de estrellas

El Yordas, testigo mudo de la historia y desaparición, bajo las agua del pantano, del viejo Riaño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *