Lanzarote, la fuerza de la tierra

El Rincón del Trotamundos. Javier San Sebastián.2/10/2014.

Lanzarote

Quienes tratamos de sacar el mayor jugo posible de nuestros viajes, tenemos en las Canarias una mina. Incluso cuando la climatología nos hizo coincidir con lluvias torrenciales, como ocurrió en la Gomera, disfrutamos de unas experiencias magníficas e inolvidables, por eso no nos preocupaban en absoluto alguno de los tópicos que escuchábamos sobre Lanzarote: que si mucho turismo, viento, paisajes volcánicos pero un tanto descafeinados, que si calor… Nada más lejos de la realidad.

Lanzarote es una isla relativamente pequeña, donde con desplazamientos cortos y fáciles, dada la poca elevación del terreno, podemos acceder a multitud de joyas geológicas, botánicas, paisajísticas, artísticas e incluso culinarias. No sin razón es “reserva de la biosfera”. Gracias especialmente a la intervención del artista César Manrique prácticamente no existen edificios con más de dos plantas en toda la isla y no hay paneles publicitarios en las carreteras. Casi desde cada lugar por el que pasamos, vemos paisajes sorprendentes y pueblos que transmiten tranquilidad.

Hay playas para todos los gustos, algunas preciosas, como las del Papagayo en el Sur(1) , pero si además, como es nuestro caso, quieres una solitaria cala rocosa donde hacer snorkel en aguas transparentes, sólo hay que caminar unos minutos, disfrutando de recorridos junto a acantilados volcánicos con rocas de formas y colores difíciles de imaginar.

Lanzarote

Lanzarote

Lanzarote

Lanzarote

Pero siendo una gozada el mar, lo que realmente sorprende y emociona en Lanzarote es la omnipresencia de los volcanes, las huellas que las erupciones han dejado a lo largo de los siglos y cómo sus habitantes han sabido adaptarse para vivir en una tierra inhóspita, como ocurre con los cultivos de vides e higos, protegidos por paredes donde se retira la ceniza hasta alcanzar la tierra fértil, a veces varios metros por debajo. El rocío deja la humedad y las cenizas impiden su evaporación durante el día.

Lanzarote

Lanzarote

Timanfaya es el resultado de las erupciones que tuvieron lugar durante seis años seguidos hace tan sólo tres siglos. El Parque Nacional muestra sus efectos con recorridos desde un autocar que circula junto al núcleo de las bocas volcánicas. Debemos comprender que sea así, pues a pesar de su aparente dureza estos paisajes son de una extrema fragilidad; las rocas y cenizas petrificadas se erosionan e incluso se rompen al pisarlas, por no hablar de las plantas, muchas de ellas endemismos que crecen en lugares inverosímiles, apenas perceptibles. Incluso las huella de los conejos en las laderas son visibles. Es preferible preservar la imagen inalterada del paisaje aunque no podamos caminar por allí. De este modo los miles de visitantes no impedimos que otros disfruten del lugar en el futuro.

Recomendamos visitar el Centro de interpretación del parque, donde informan con interés, conocimiento e incluso, al menos así lo percibimos en nuestro caso, pasión. Hay varios recorridos permitidos y señalizados en el contorno del Parque Nacional, en la zona del “Parque Natural de los Volcanes” que son auténticas maravillas, como ocurre con los volcanes de Montaña Colorada, Las Lapas, Caldereta y Caldera de Montaña Blanca, cuyo cráter de 1.100 m de diámetro se puede recorrer, dando vistas a mares de lava gigantescos y a la totalidad de los edificios volcánicos de Timanfaya y otros anteriores en el tiempo. También se puede solicitar participar en alguno de los dos recorridos guiados que se hacen por el interior del Parque Nacional(2) .

Lanzarote

Lanzarote

Lanzarote

Lanzarote

Al Suroeste, las antiguas salinas de Janubio y otros lugares de interés, como los acantilados perforados de los Hervideros o los restos del volcán del Golfo, con su laguna verde.

Lanzarote

Lanzarote

Lanzarote

Al Norte, merece la pena subir al volcán de la Corona, causante del gigantesco tubo volcánico donde ahora se ubican la Cueva de los Verdes y los Jameos del Agua (merece la pena verlos una vez).

Lanzarote

Lanzarote

Lanzarote

Otros lugares que recomiendo son las vistas sobre los acantilados del mirador del Río, los riscos de Famara, al Noroeste, así como la Fundación César Manrique en Tahíche. Manrique fue un artista de nivel internacional, nacido en la isla, que consiguió que ésta se mantuviera alejada de la urbanización masiva; creó multitud de intervenciones artísticas, siempre respetuosas con el medio ambiente, como el Jardín de Cáctus, los Jameos o el mirador del Río, pero sobre todo, impulsó el valor de la isla entre su paisanos, así como la necesidad de respetar la naturaleza, su principal activo.

Lanzarote

Lanzarote

Lanzarote

Lanzarote

También en el Norte, desde Órzola, se puede pasar a la isla de la Graciosa, donde no hay asfalto. Allí, recomiendo pasar unas horas en la playa de las Conchas y en la de la Cocina, bajo el volcán de Montaña Amarilla.(3) .

Lanzarote

Lanzarote

Lanzarote

Notas prácticas:

(1) Las playas del Papagayo tienen un acceso para vehículos que lleva a varios aparcamientos próximos a sus cinco playas (es una pista de tierra bastante mala). Por entrar a los aparcamientos se paga 3 euros. También se puede llegar andando desde el complejo turístico de Playa Blanca.

(2) Para participar en los recorridos guiados en el P.N. de Timanfaya hay que solicitarlo a través de internet y además, hacerlo con tiempo suficiente, pues sólo son para ocho personas cada uno de ellos. Es posible también apuntarse en la lista de espera por si falla alguien, como hicimos nosotros en uno de ellos, con la suerte de que faltaron dos personas. Fue interesante, aunque un poco lento, al estar dirigido a la divulgación y a todo tipo de personas, las que caminamos y las que no.

(3) La playa de las Conchas , en la Graciosa, está situada a unos 6 km de Caleta del Sebo, donde llegan los barcos. Alquilan bicis por 8 euros el día. Hay pistas que permiten ir a todas partes y bañarse en playas vírgenes, pero debo avisar de que esas pistas son infames, están llenas de rugosidades provocadas por el viento y el paso de los pocos taxi todo terreno, lo que hace el paseo desagradable. Estoy totalmente de acuerdo con que sean de tierra, pero deberían mantenerlas en condiciones salvo que quieran acaban con el negocio del alquiler de bicis. Hoy por hoy, yo recomiendo tomar un taxi hasta la playa de las Conchas, caminar hasta la de la Cocina o combinar taxi y caminata.

NOTICIAS RELACIONADAS

Aves de Macaronesia. Azores, Madeira, Islas Canarias, Cabo Verde

Anclado en el tiempo y en la memoria de los canarios

Caminando por La Gomera

El Barranco de Masca

El corazón verde de La Palma

Las mentiras de Repsol y las grandes multinacionales

Tenerife, una isla volcánica entre dos continentes

Tenerife, esculpida por el fuego, el agua y el viento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *