Archipielago de Fernando de Noronha, Brasil

El Rincón del Trotamundos. Manolo Serrano Sotelo. 12/3/2014

Antes de volar hasta Brasil, pasamos algunos días en Madrid conociendo esta bella ciudad y sus muchos atractivos; impresionantes museos, parques, palacios, la singular arquitectura, paseos clásicos, avenidas y lugares que han hecho famosa esta ciudad por todo el mundo; puerta del Sol, Cibeles, Colón, plaza de Castilla, Barrio de Malasaña, Gran Vía, Plaza Mayor, Atocha, Chueca, Cascorro, Manzanares …

Partimos de Madrid y en poco más de 8 horas aterrizamos en Natal, capital del estado de Rio Grande del Norte, donde tomamos otro vuelo interior que nos dejó en el archipiélago de Fernando de Noronha donde pasamos unos días de descanso inolvidables en contacto con la naturaleza; playas desiertas, acantilados de origen volcánico, ensenadas, coladas y sobretodo, un mar de olas que son el no va más de los amantes del surf. Un placer para la vista, para los sentidos, para la mente, para el cuerpo y para los amantes de los deportes en el mar.

A quinientos cuarenta y tres  km de Recife y unos trescientos desde la parte más oriental de Brasil  se encuentra este bello parque nacional perteneciente al estado de Pernambuco. Fué descubierto por los Portugueses en 1500 , sufriendo varias conquistas por Franceses Ingleses y Holandeses para volver a Portugal en 1700. Compuesta por 21  islas , la única habitada tiene una extensión de 17 km2.

En esta isla se encuentra el único aeropuerto y no se permiten la entrada de más de 300 personas por día, lo que le da a las playas, acantilados y bahías una sensación de paz solo comparable a sitios remotos y recónditos del planeta que por su dificultad de acceso o mal tiempo están despoblados.

Hay hermosas rutas por todas las islas que comunican las impresionantes playas y bahías formadas por Atlántico. Con una orografía  parecida a los morros de Rio de Janeiro, la isla te cautiva nada más poner los pies en tierra por sus paisajes, formaciones geológica, vegetación, fauna y flora.

Aquí podemos ver en la bahía de los Golfinhos más de 1500 delfines que a las seis de la mañana comienza sus andaduras detrás de alguna hembra o saltando entre las olas como si fueses surfistas, es el lugar de observación más regular de los delfines rotadores de todo el planeta.

DSC_0047

En estas islas también se puede hacer buceo entre tiburones (nada peligrosos) y tortugas marinas en la bahía de sureste. En la Playa de Leao se pueden ver espectaculares coladas de lava que emergen de la fina arena. En las playas de Bordo, Concençiao y Cachimba do Pai en el mar de dentro se puede practicar el surf con olas gigantes y disfrutar de este gran espectáculo que ofrece la naturaleza y los sufistas.

DSC_0048

Otro lugar para no perderse es la Praia do Sancho con falesias (acantilados) que la fortifican haciéndola solo accesible por una escalera vertical que desciende desde lo alto de los acantilados, un lugar paradisiaco solo para aquellos viajeros que disfrutan contemplando una naturaleza en estado salvaje.

DSC_0049

DSC_0053

DSC_0056

DSC_0061

DSC_0069

DSC_0071

DSC_0072

DSC_0073

DSC_0076

DSC_0077

DSC_0094

DSC_0095

DSC_0096

DSC_0099

DSC_0101

DSC_0102

DSC_0104

DSC_0106

DSC_0111

DSC_0114

DSC_0122

DSC_0123

DSC_0128

DSC_0140

DSC_0141

DSC_0147

DSC_0152

DSC_0242

DSC_0247

DSC_0362

DSC_0374

DSC_0375

DSC_0379

DSC_0403

DSC_0444

DSC_0448

DSC_0451

DSC_0458

DSC_0480

DSC_0500

DSC_0503

DSC_0576

DSC_0588

DSC_0595

DSC_0648

DSC_0649

DSC_0664

DSC_0666

DSC_0687

DSC_0015

DSC_0018

DSC_0028

NOTICIAS RELACIONADAS

Iguazú, donde el agua se hace maravilla

Una mirada viajera a los contrastes de Río de Janeiro

Exposición de fotografía de Sebastião Salgado

Génesis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *