Un paseo invernal por Plasencia

El Rincón del Trotamundos. Javier El Cuaz del Arco. 21/2/2014

Muralla

Plasencia, fundada para agrado de Dios y de los hombres con el fin de defender el avance de los reinos cristianos sobre los musulmanes, hoy guarda entre su muralla medieval un conjunto armónico de obras civiles y religiosas con las que sigue agradando a cuantos se acercan a ella durante los templados inviernos de que disfruta.

Casa Obispo

Pueblos prerromanos ya se habían asentado en este lugar junto a un vado natural del río Jerte. Pero la actual disposición urbana del recinto amurallado se inició con la fundación de Alfonso VIII a finales del siglo XII. Fue este rey quien ordenó la finalización de la muralla de doble muro con separación mediante foso y defendida por un conjunto de cubos, torreones semicirculares que se adelantan ante los atacantes.

Torre del melón

Catedral Catedral

En el siglo XIII se levanta la Catedral Vieja siguiendo la transición estilística del románico al gótico. La belleza de la torre del Melón se combina con la polémica de “los cimborrios del Duero”, pues sigue el modelo de los existentes en la catedral de Zamora, en la Catedral Vieja de Salamanca y en la Colegiata de Toro. El posible origen bizantino, del sudeste francés o de antiguas tradiciones hispánicas es motivo de disputa entre los historiadores del arte.

Calle EncarnaciónCalle Encarnación

Frente al ábside catedralicio se asienta el monasterio de Nª Sª de la Encarnación. El recogimiento de sus moradoras se transmite a la calle que discurre entre sus paredes. El conjunto de los arcos semicirculares que sustentan los pasajes elevados ayuda a centrar la mirada y serenar la mente.

Catedral NuevaCatedral Nueva

A finales del siglo XV se inicia la construcción de la Catedral Nueva. Como también ocurrió en Salamanca se decidió conservar la Vieja, probablemente para no privar a la ciudad del mayor templo en tanto terminaban las obras. Gracias a estas decisiones conservamos un patrimonio románico de primer orden de importancia. Igual que sucedió con la edificación de la antigua catedral, serán también los más acreditados arquitectos del momento los responsables de la obra: Enrique Egas, Francisco de Colonia, Juan de Álava, Diego de Siloé, Alonso de Covarrubias y Gil de Ontañón. La fachada plateresca, aún con sus vacías hornacinas, levantándose hacia el cielo sobre los naranjos de la plaza de la catedral es un hermoso lienzo que no nos cansamos de contemplar.

Catedral ViejaCatedral Vieja

Catedral Vieja

Al oeste del conjunto la elegante sencillez de la fachada románica de la catedral Vieja invita a la serena contemplación de la escena del Arcángel Gabriel y la Virgen en la Anunciación. La magnificencia del rosetón superior y la sobriedad de las arquivoltas de la portada se complementan para transmitir una sensación de equilibrio que ayuda a calmar el espíritu antes de entrar en el templo.

Palacio DeánPalacio Deán

Frente a la fachada plateresca de la catedral Nueva se levanta el palacio del Deán. Destacan en ella el balcón neoclásico de esquina limitado por cuatro columnas de orden corintio y el soberbio escudo de la familia Paniagua de Loaisa. La rejería de ventanas y balcones muestra la perfección que la forja había alcanzado en el siglo XVII.

Palacio Arcediano de TrujilloPalacio Arcediano de Trujillo

Compartiendo fachada con el palacio del Deán la casa del Arcediano de Trujillo se abre hacia el exterior, en su tercera planta, en una galería de seis arcos escarzanos para recoger los últimos rayos del sol. La hermosa disposición de ventanales que hoy contemplamos poco tiene que ver con su diseño original del siglo XV.

Monroy_Dos TorresMonroy_Dos Torres

Al fondo de la calle Blanca se levanta la torre del palacio de Monroy. La segunda torre que dio origen al nombre de Casa de las dos torres resistió durante siglo y medio el demoledor terremoto de Lisboa de 1755, pero su fábrica quedó tan dañada que tuvo que ser demolida finalmente. Estamos ante la casa señorial más antigua de la población. Conserva su puerta gótica original del siglo XIII, aunque el resto es una recreación neogótica.

Palacio MirabelPalacio Mirabel

Palacio Mirabel PensilPalacio Mirabel Pensil

Palacio MirabelPalacio Mirabel

Al otro lado de la plaza de San Nicolás se levanta el palacio renacentista del Marqués de Mirabel ocupando parte de lo que fue el barrio judío. Su fachada muestra su construcción como edificio fortificado. Comenzaron la obra en el siglo XV Don Álvaro de Zúñiga y su esposa Isabel Pimentel, nombrados Duques de Plasencia por los Reyes Católicos. En el pensil que une el palacio con la iglesia de San Vicente Ferrer existen columnas y estatuas romanas traídas de Cáparra y Mérida.

San Vicente FerrerSan Vicente Ferrer

El antiguo convento de San Vicente Ferrer o de Santo Domingo acoge el Parador de Plasencia. Los duques de Plasencia lo construyeron junto a su palacio en el siglo XV en la antigua aljama y sinagoga.

ParadorParador

ParadorParador

El monumental complejo conserva sus principales dependencias, entre ellas el claustro renacentista del siglo XV acristalado y adaptado, respetuosamente como todo el conjunto histórico, para uso de los clientes.

Escena III MoránEscena III Morán

En la plaza de Ansano, frente al palacio Carvajal, nos encontramos con una enigmática y hechizante escultura. Es obra de Antonio Morán y su hijo Carlos. Pertenece a una serie de cinco tallas que ganó el “III Concurso Internacional de Escultura Caja Extremadura” celebrado en el año 2010. Según los autores se trata de una obra abierta, de una propuesta de reflexión para cada espectador. Las dos imágenes, de tamaño real, componen una escena que llama poderosamente la atención y resulta muy evocadora.

Plaza Mayor

En la Plaza Mayor encontramos el lugar perfecto donde descansar en nuestro paseo. Al resguardo que ofrecen los soportales, o en las terrazas o bancos dispuestos en la zona soleada, tenemos la ocasión de reponer fuerzas con los productos de la tierra para continuar el paseo. Las migas y quesos de la región son un alimento muy adecuado para el tiempo invernal. Las campanadas del abuelo Mayorga nos recuerdan el paso del tiempo y que debemos ponernos en marcha para seguir disfrutando lo que nos ofrece Plasencia con luz diurna.

AcueductoAcueducto

Acueducto

Fuera del casco antiguo al acueducto de San Antón atraviesa el parque de la Coronación entre cedros y palmeras. Juan de Flandes, a mediados del siglo XVI, realizó la obra aprovechando otro acueducto más antiguo conocido como “cañería de los moros”. El nombre actual procede de una ermita dedicada a  San Antón que existía en las cercanías.

Puente Nuevo

La IslaLa Isla

El río Jerte se acerca a Plasencia desde el este y la abraza por el sur antes de seguir hacia el oeste buscando al Alagón para entregarle sus frías aguas. Al sureste de la ciudad, La Isla queda limitada por un canal que se separa del cauce principal. Se trata de un gran espacio arbolado con instalaciones deportivas y paseos para acompañar el discurrir del río frente a la silueta erizada de torres de la ciudad.

CatedralCatedral

CatedralCatedral

En este paseo hemos dejado muchos lugares de interés sin mencionar con el propósito de repetir otra visita a este conjunto monumental en una próxima ocasión.

NOTICIAS RELACIONADAS

Salamanca, ciudad monumental y universitaria

Entre cerezos en flor y bancales de piedra en el valle de Jerte, Cáceres

El Parque Natural de los Barruecos, Malpartida de Cáceres

Ruta del Otoño Mágico en el valle del Ambroz

Zamora, una tarde de luz cálida en la margen del río Duero

Hervás, un viaje por la arquitectura y la naturaleza del Ambroz

Camino Mozárabe de la Plata en el valle del Ambroz 

2 thoughts on “Un paseo invernal por Plasencia

  1. Es una pena q no se conserven mejor algunos puntos vistos en el reportaje, la ultima vez q estuve en Plasencia (mayo) encontré muy deteriorada parte de la Catedral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *