El Barranco de Masca

El Rincón del Trotamundos. Javier San Sebastián. 30/1/2014

El barranco de Masca, en el Noroeste de la isla de Tenerife, es uno de los más hermosos que hemos recorrido, con una belleza que le hace comparable al río Vero, Añisclo o la garganta del Cares. Se trata de uno de esos lugares “obligatorios” que cuantos disfrutamos de los senderos deberíamos conocer.

Desde Santiago del Teide llegamos a Masca por una estrecha y empinada carretera que se abraza a la montaña. El valle se inclina hacia el mar como un embudo agreste y la isla de la Gomera aparece de frente, enmarcada entre las paredes del barranco.

Enseguida comenzamos un descenso suave y constante, aunque en esta ocasión presenta algunos tramos resbaladizos consecuencia de las lluvias recientes. Nos resulta sorprendente ver la cantidad de gente que baja, la mayoría extranjeros en excursiones organizadas. Casi todos pasan sin problemas, aunque algunos “intrépidos turistas” que acceden con calzados inauditos y quienes no se atreven a superar algunos tramos húmedos e inclinados tienen que darse la vuelta. Cuando el barranco está seco las dificultades desaparecen.

La vegetación se va concentrando en el fondo del barranco, pues las paredes de roca volcánica se juntan creando caprichos naturales, cuevas, columnas y formas erosivas a cual más sorprendente. La fuerza de las tormentas y el paso del tiempo han ido modelando pasajes de cuento.

El final del barranco es una playita de guijarros donde han construido un pequeño embarcadero. Hay al menos dos empresas que paran a recoger gente y la llevan a Puerto de Santiago, navegando frente a los poderosos acantilados de los Gigantes, otra de las maravillas de la isla.

En mi opinión la forma más interesante de recorrerlo es descender desde el pueblo hasta la desembocadura. Lo más fácil es dejar el coche en Santiago del Teide, pues los transportes hasta Masca y desde Puerto de Santiago son autobuses urbanos que cuestan poco más de un euro. Conviene contratar el barco antes de bajar. Hay varios barcos que hacen el recorrido entre el embarcadero y Puerto de Santiago, unos bajo los Gigantes y otros adentrándose para avistar cetáceos.

En la oficina de turismo de Santiago del Teide nos informan y ayudan muy amablemente. El barranco tiene unos 4,5 km de longitud y 600 m de desnivel desde Masca. Se tarda en bajar unas tres horas disfrutando del paseo.

NOTICIAS RELACIONADAS

Tenerife, una isla volcánica entre dos continentes

Tenerife, esculpida por el fuego, el agua y el viento

El corazón verde de La Palma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *