La Mariña en invierno

El Rincón del Trotamundos. Javier Elcuaz del Arco. 29/12/2013

 Pinar Morouzos

En diciembre el frío húmedo, que atraviesa todas las capas de ropa, no se deja de sentir hasta el mediodía, cuando el sol disipa las nieblas y caldea el ambiente costero donde el Atlántico pasa a denominarse  Cantábrico.

Ría Viveiro

Queremos recorrer en bicicleta el occidente de la Mariña lucense con alguna internada en la vecina Ortegal coruñesa. Vamos a ver lugares ya conocidos, pero ahora con la luz más tenue de principios de diciembre. Las concurridas playas del verano se nos ofrecen completamente desiertas. Resulta muy gratificante la sensación de libertad que acompaña a la total soledad de nuestro caminar sobre la húmeda arena apelmazada que la marea baja ha dejado al descubierto.

Xilloy

Desde Viveiro hasta O Barqueiro disfrutamos con la costa a nuestra entera disposición para fotografiar desde cualquier ángulo, sin preocuparnos por las sombrillas de colores estridentes, personas y artefactos de difícil encaje en las composiciones veraniegas.

Covas

Utilizamos los trenes de Feve como medio de apoyo en nuestros desplazamientos. No tenemos ningún problema para conseguir billetes ni transportar las bicis. En esta época del año pocos viajeros disfrutan el hermoso recorrido de esta línea ferroviaria que se asoma a las playas y se esconde entre los bosques.

Barqueiro

El primer tren del día nos ha dejado en Ortigueira a las ocho y media de una fría y húmeda mañana. Tomamos algo caliente para entonar el cuerpo aterido por la densa niebla que nos ha recibido.

Cuando la niebla empieza a levantar bajamos al paseo marítimo. Allí aún quedan los últimos jirones que perezosamente dejan al descubierto la belleza del paseo marítimo y la contigua ría.

Ortigueira

Ortigueira

El pinar de Morouzos se presenta exquisitamente hermoso con la humedad ambiental y los rayos del sol luchando por entrar entre las copas de los árboles y los últimos restos de la neblina.

Morouzos

En los caminos que bordean la costa hasta O Barqueiro encontramos varios grupos de caminantes. Recientemente se ha señalizado una ruta de senderismo que se asoma a las playas y acantilados que contemplan cabo Ortegal en la distancia.

Céltigos

Sarridal

O Barqueiro

La costa y el interior de la Mariña lucense conservan algunos espacios donde el bosque autóctono no ha sido sustituido por los oscuros eucaliptos.

Cabanas

Una de estas reliquias naturales se encuentra en la ribera del río Sor. Su cauce sinuoso discurre entre robles, abedules y una apretada vegetación ribereña.

Los cultivos de eucaliptos producen un buen beneficio económico con pocos cuidados, pero han arrasado montes y valles dejando un paisaje monótono y con poco espacio para otras formas vegetales. Afortunadamente siempre encontramos algún paisano dispuesto a compartir un rato de conversación para animar el espíritu, mientras recobramos fuerzas para terminar nuestros recorridos.

Ría Barqueiro

Viveiro

 

NOTICIAS RELACIONADAS

Las Rías Altas, donde la tierra se entrega al mar

De Oviedo a Ferrol, un viaje entre dos mares

Los recónditos acantilados de Loiba esconden un remanso de paz

La ría de Ortigueira, el ultimo paraíso

El Festival folk de Ortigueira, cita ineludible del verano

Viveiro, Barqueiro: las rías occidentales de Lugo

Rapa das bestas en Candaoso

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *