Bolivia Inexplorada. Cañón del Río Chamacani, la Cumbre Aciru Marka

El Rincón del Trotamundos. Jorge Pinto Aguirre. 10/7/2013

Foto 6 - Camino a Serranias Murillo

Muchas veces exploramos esta área, viendo las posibilidades de unir las zonas cordilleranas con las zonas yungueñas por caminos no tradicionales y después de días de análisis, viajes de exploración, por fin pudimos empalmar esta ruta que va desde La cumbre pasa por esta parte de la Cordillera llamada Serranías Murillo para luego bajar hasta la zona Yungueña de Aciru Marca, dicho sitio está ubicado en el camino que va a Sud Yungas.

Grafico 1- Ruta Completa

Existen Muchas otros pasos que van hacia los yungas en esta extensión cordillerana.

Foto 1 - LA cumbre 4649 m(1)

Cientos de personas diariamente atraviesan la cordillera, unos van y otras vienen en un constante ajetreo; destinos La Paz, en el occidente, los Yungas y tierras bajas del oriente.

El punto de paso en la cordillera se llama La Cumbre, ubicado a 4640 msnm, es geográficamente el punto más bajo en este sector; atravesado por el camino asfaltado, que vertiginosamente desciende a la zona de los yungas, para después internarse en la Amazonia.

Foto 2- Apacheta

Desde tiempos inmemoriales en estos pasos altos se realizaban rituales de agradecimiento, protección y permiso a las deidades andinas, han quedado como mudos testigos las apachetas. En diferentes caminos de a pie, podemos observar  enormes amontonamientos de piedra, dejados por las personas que desde la antigüedad han recorrido estas rutas milenarias. En algunas solo se observan piedras, en cambio en otras, una mirada meticulosa descubrirá restos de huesos de animales que han sido sacrificados y ofrendados a los Apus1, cerámica rota; otros vestigios más modernos: cigarrillos, envases de alcohol, botellas de vino, dejados por los caminantes contemporáneos.

Foto 3 - Ciclistas en la Cumbre

Antiguamente La Cumbre era uno de los accesos a las ricas zonas bajas y es por este punto por donde pasaba el camino que subía del valle de La Paz, atravesaba la cordillera y eludiendo los riscos bajaba hacia el Valle de Pongo, para luego bifurcarse en otros caminos con distintas direcciones, perviven todavía los restos en varios lugares bajando La Cumbre. El otro ramal corresponde al Camino del Choro, que desde la cumbre se dirige en dirección NO, para adentrarse a las zonas yungueñas por el Valle de Chucura.

Diariamente decenas de movilidades cargadas de Bicicletas y turistas parquean en la Cumbre, para iniciar el descenso por el Camino de la Muerte, la mala fama adquirida por los múltiples embarrancamientos a dado este nombre. Estos infortunios, han hecho que esta adquiera fama mundial, por lo que esta ruta se ha vuelto un desafío y atractivo Turístico, estampado en poleras que orgullosamente portan los gringos y arengan “Yo sobreviví al Camino de la Muerte”.

1 Apus, seres mitológicos en la cosmogonía andina que habitan las partes altas de la cordillera.

En ajetreo constante, gringos van y gringos vienen desafiando el trayecto lleno de escarpadas simas, los cuales parten raudamente en busca de aventura.

PRIMER DIA. Inicio de la Caminata.

Foto 4 - Cerro Valenciani y Antenas de Telefonia

Ahora desde La Cumbre enfilamos nuestros pasos hacia el NE, tomamos el polvoriento camino de la derecha que sube suavemente hasta una planicie, este camino se dirige al Cerro Valenciani, en cuya cima se han instalado antenas de comunicación.

Una vez arriba divisamos un conjunto de enormes cerros como fondo, que geográficamente se han denominado Serranías Murillo, altas cumbre que superan los 5000 msnm, esta porción de la Cordillera también tiene varios pasos que comunican la cordillera con diferentes lugares de los Yungas.

Foto 5 - Serranias Murillo

Aunque estos no tienen restos de caminos u obras antiguas, aparentemente han sido utilizados por mineros desde tiempos inmemoriales.

Las muchas dificultades que presentan y la gran altitud de sus abras han servido para proteger estas hermosas zonas de los depredadores humanos y constituyen un reto para los aventureros que buscan lugares poco hollados por el hombre, donde la soledad y el aislamiento predominan, siendo una alternativa del turismo convencional. Conforme vamos ascendiendo el fuerte viento golpea nuestros rostros y el frio nos obliga a abrigarnos, pronto, gorros, guantes y chamarras están instalados.

Foto 7 - Serranias  Murillo desde la pampa

Pasamos las antenas y nos dirigimos en dirección de un cerro negro especie de pirámide afilada,  llamado Cerro Mikaya que con sus 5600m, nos observa indiferente. Los esfuerzos tienen su recompensa, tomamos un descanso desde donde se puede admirar en todo su esplendor Serranías Murillo, el hielo en las cumbres es escaso, otrora dichas cumbres vestían grandes ponchos blancos.

El fondo negro de los cerros se funde con el azul del cielo, enormes altitudes, donde solo se escucha el aullido del viento, Mikaya, Huacani, Sherke Khollu, Ati Pata, son algunos nombres de estas cumbres olvidadas que han quedado registrados en la antiguas cartas geográficas del IGM2. El abra por donde debemos atravesar es la tercera cumbre de la izquierda, es justo por su base donde se ha formado el Abra Micaya cuya altura se aproxima a los 5000 m, es el punto más alto de la ruta.

Foto 8 - Farallones

Atravesamos paisajes lunares, rara vez alguna plantita se muestra tímida, la vida es escasa en estos parajes. Nuestros lentos pasos hacen crujir las piedras pizarras, poco a poco vamos avanzando.

Después de unas horas de caminata nos acercamos a unos farallones, desde donde se divisan varias lagunas innominadas, el paisaje es esplendoroso, es hora de buscar una bajada segura, intentamos varias rutas y al fin hallamos un paso adecuado el que nos dejara sanos y salvos en las lagunas, nos metemos a unos desfiladeros los cuales como inmensos toboganes de piedra nos conducen a la base.

Descansamos en la orilla del pequeño lago, cuyas aguas reflejan con singular belleza los cerros y el cielo, dando pinceladas ocres al paisaje.

Foto 9 - Restos de un Caballo

A continuación bordeamos el cerro, un pequeño río de aguas cristalinas nos acompaña cortamente, nuevamente el ascenso.

2 IGN – Instituto Geográfico Militar , institución encargada de la cartografía de Bolivia.

Los restos de un caballo calcinados por el frío y el sol, son  una especie de advertencia contra algunos confiados  caminantes que se adentran a estos sitios obviando  algunas normas de seguridad que hay que tener presente para llevar a buen término la aventura, la precaución debe vencer a la osadía en estas tierras ignotas.

Foto 10 - Laguna Mikaya y Cerro Mikaya

Avanzamos con paso lento pero seguro, llegamos a la laguna Mikaya, todavía se ve lejos nuestro objetivo, el paisaje es agreste, salvaje y bello a la vez. Pasado el mediodía, el estómago ya viene reclamando su alimento, hacemos un largo descanso para comer, tomar y recuperar las fuerzas. Satisfechas nuestras necesidades, nuevamente emprendemos la caminata, cuesta arriba, como dice el tango, con pasos lentos metro a metro vamos ganando altura,  el aire enrarecido nos obliga a hacer descansos cada vez mas frecuentemente, el corazón se agita desmesuradamente.

Foto 11 - Ascenso al abra Mikaya

El peso de la mochila con aproximadamente 18 kg, ahora parece que pesa el triple.

La subida se hace eterna, Ahora  el grupo parece una lenta procesión por el Gólgota, con una pesada cruz a cuestas, 3 descansos más todavía son necesarios para llegar a la cima, esperamos que lleguen los últimos. Sorbos de refresco son necesarios para continuar el ascenso, ya llegamos cerca a los 5000 msnm del abra Mikaya.

Trabajosamente alcanzamos el punto más alto, marcado con una apacheta3, botamos a un lado las pesadas mochilas y cual ritual ancestral aumentamos una piedra a la apacheta como símbolo de un logro alcanzado.

Foto 12 - Cerro Mikaya y Cerro Huacani

3 Apacheta, es un montículo de piedras en los cruces cordilleranos, levantados como culto andino

Sacudimos nuestros cuerpos liberados de un flagelo, y como por arte de magia el cansancio desaparece. Divisamos azorados las zonas yungueñas cubiertas con un inmenso mantel blanco cual mesa es espera de invitados para dar inicio a una fiesta de gala.

Foto 13 - Abra Mikaya 4968 m

El cerro Mikaya a la derecha y el Cerro Huacani a la izquierda, observan esta extraña procesión por sus dominios. Varias pequeñas lagunas, hermosean el paisaje.

Enmudecidos y achicados ante tanta grandeza, se nos olvida el hambre, frio y cansancio, nos quedamos en estado de contemplación varios minutos, hasta que alguien nos hace recuerdo que es hora de partir, perezosamente cargamos las mochilas. Una especie de gigantescas gradas obstaculizan nuestros pasos.

Foto 14 - Vista al Norte desde abra Mikaya

La niebla que a estas horas anda de subida, impide ver la majestuosidad de las profundas simas que nos separan de las tierras cálidas, el silencio y el frio son dueños absolutos de estos desolados parajes, solo susurra el viento canciones ininteligibles para los mortales.

Foto 15 - Abra Mikaya y laguna

Caminamos un poco más para detenernos al borde del abismo y escrutar la ruta a seguir, desde este punto hay 2 alternativas: Si continuamos por el lado izquierdo  esquivando los barrancos, la ruta nos descolgara hasta un caserío llamado Osito muy cercano a Unduavi Viejo.

Nosotros en esta ocasión seguimos la ruta derecha la cual nos llevara hasta Aciru Marca4, localidad ubicada en Sud Yungas. Una vez tomada la decisión, la suerte esta echada y no hay modo de echarse atrás.

Foto 16 - Inicio de la Bajada por el Canon

Comenzamos el descenso, una tupida niebla cubre todo el valle, privándonos de ver nuestro destino, a lo lejos podemos divisar los restos de un avión, el cual infortunadamente toco tierra entre la soledad y el frio. No sabemos exactamente cuando se precipito a tierra. De él solo han quedado como mudos testigos de la tragedia aluminios retorcidos, del que otrora se elevara orgullosamente por los aires.

Foto 17 - Ala de Avion

Una  ala curiosamente han quedado en el cerro al borde del abismo y el fuselaje ha ido a parar al fondo del valle, desperdigado en varios metros, mas abajo encontramos varios pedazos de lo que fue este avión, cuya fecha de accidente ha quedado en el olvido.

Cuidadosamente comenzamos a bajar, un paso en falso podría terminar en una tragedia ya que tenemos una fuerte pendiente y unos 500 metros por delante. Bajamos uno por uno, ya que la persona que esta bajando ocasiona casi siempre desprendimientos de piedras, las que raudamente van a parar al fondo del Valle.

 Hacemos varios zigzag para aminorar la pendiente, la tierra suelta y las piedras inestables retrasan nuestro paso.

4 Viene de los vocablos Aymaras = Víbora y Marka = Lugar.

Foto 18 -Vista al Cañón desde el abra Mikaya

Como en un teatro se recorren lentamente las cortinas de niebla, para dar paso a la función de la naturaleza, que nos muestra sus mejores espectáculos, un enorme y angosto valle cuyos matices van desde el amarillo  hasta varias gamas de verde. La bajada es abrumadora, grandes pajas bravas ocultan es suelo, con pasos vacilantes vamos ganando bajura, hasta llegar al cauce del Rio Chamacani, que en esta época del año no tiene agua, un lecho de rocas blancuzcas dibuja su recorrido.

El mirar el valle desde arriba, nos produce una mezcla de curiosidad y miedo a lo desconocido. Silenciosamente cada uno se pregunta, si podremos salir a buen término o algún barranco impasable nos cortara la ruta?. La certera respuesta se dará el día de mañana, cuando intentemos llegar a Aciru Marca.

Foto 19 - Vista de la Bajada

En caso de que no haya paso deberemos retomar nuestras huellas y desandar estos tristes rumbos.

Al caer la tarde por fin llegamos al fondo, nos sentimos aliviados y a la vez preocupados, nos queda poco tiempo de luz para buscar un buen lugar para acampar, apresuramos el paso.

Un corto descanso nos cae bien, para hidratarnos y observar a lo lejos la bajada por donde anduvimos.

Foto 20 - Campamento en el Rio Chamacani

Encontramos una gran piedra con una horizontalidad aceptable sobre la cual se pueden armar varias carpas, apresuramos el armado del campamento, ya que pronto el manto negro de la noche nos envolverá. Todos se ponen en acción para levantar las carpas, nuestros delicados refugios nos protegerán del frio y la humedad por unas cuantas horas, la niebla nuevamente nos envuelve, alistamos nuestras colchonetas y bolsas de dormir, las camas tendidas rápidamente están listas; cual hotel de mil estrellas nos cobijara esta fría.

Foto 22 - En el Campamento

Los chefs del grupo, alistan sus herramientas y alimentos para preparar un banquete tan largamente  esperado, sus agiles manos preparan prontamente un café con pan para empezar, luego una Sopa de Camarones Maruchan Made in China (Perdón!! Sabor a camarones, ya que a tal Bicho nadie lo encontró) y como plato de fondo tallarines con salchichas, mas luego unos buenos sorbos de refrescos y un te con te para quitar la fatiga y el cansancio.

Foto 21 - Campamento en el Rio Chamacani

La fogata da inicio a la verbena popular, animada por amenas charlas. Surgen al calor de la fogata, memorias imborrables, anécdotas, chistes, planes futuros; van y vienen del carrusel de los recuerdos, promesas incumplidas y recordatorios se van mezclando con el tiempo que transcurre inmisericorde.

El frío arrecia y la leña ha mermado, el cansancio hace estragos y uno a uno los parroquianos van desapareciendo, dejando solo las tenues brasas de la fogata. Buenas noches!!!

Foto 22 - En el Campamento

Resignamos nuestros cuerpos cansados al descanso, para que este nos de un buen mantenimiento y reponga nuestras fuerzas, un pesado sueño pronto invade nuestras mentes, dando paso al silencio del lugar.

Nuestros sueños revolotean en el silencio, miedos y esperanzas se diluyen lentamente, mañana será otro día y todavía la aventura continuara.

SEGUNDO DIA. Levantamos el Campamento

Foto 23 - Desayuno en el Campamento

El amanecer nos saca de nuestro letargo, cual mariposas emergemos de nuestro bolsas de dormir, las cuales nos cobijaron como cálidos capullos.

Un buen desayuno es necesario, ya que nos espera una larga jornada y nuevos sitios por descubrir.

Salió el sol, todos están afanados en la tediosa tarea de levantar el campamento,  alistar las cosas, doblar la carpa, embolsar las bolsas de dormir, es la rutina que se lleva en cada viaje.

Nuevamente manos a la obra, prendemos la cocina y en un cerrar y abrir de ojos el desayuno esta servido, acompañamos con pan, algo de mantequilla y mermelada, comida mas sana no puede haber, se reparte la Yapa 5y gustosos saciamos nuestra hambre.

Foto 24 - Laguna seca Imnominada

Es hora de partir, nos enfundamos las pesadas mochilas y comenzamos nuevamente el lento descenso, llegamos a un pequeño lago, del que solo  queda la tierra resquebrajada y algo de humedad, este sitio también podría ser una buena alternativa para el campamento. En un costado discurre un pequeño riachuelo que a poca distancia desaparece.

En época de lluvia, estos cauces ahora vacíos deben desbordar sus aguas cortando el paso.

Foto 25 - Cañón del Chamacani

Alzamos la mirada y nos damos cuenta que el canon cada vez se hace mas profundo, vemos las enormes paredes que se alzan, majestuosas paredes negras y húmedas por donde cae miserablemente el agua.

Damos una última mirada al abra por donde bajamos y tras un recodo se pierde la hermosa vista de la cordillera. Ahora nuestros paso se dirigen hacia el norte, no hay alternativas de camino, solo una, la de bajar por el cañón.

5 Yapa, vocablo Aymara que es sinónimo de aumento.

Foto 26 - Bosque de Queñuas

El caminar sigue lento, acelerar no se puede, buscamos lugares de fácil pisar y en fila india vamos avanzando, cual ciempiés en un campo minado. Bajamos esquivando los agrestes lugares, aquí se ha guardado un microcosmos, aislado por la altas paredes del cañón, altos pastizales, un enorme bosque de queñuas  6nos cierra el paso, bordeamos aquí pegados a la roca, acullá por el medio del bosque.

Llegamos a un abra y nuevamente divisamos un lecho de lago seco, cuidadosamente descendemos, Altos pastizales hacen dificultoso nuestro andar. El paisaje es imponente, nos sentimos cada vez más pequeños ante tanta grandiosidad.

Foto 27 - Rocas Caidas en la Subida hasta el mirador

Descendemos hasta el lecho seco y nuevamente se presenta una subida, grandes rocas en el cañón, nos hacen imaginar el cataclismo que debió producirse con su caída desde la cima. Esquivamos los grandes pedrones, una subida leve nos lleva hacia un mirador natural.

Foto 28 - Techo Rocoso

Los paisajes cambian dinámicamente, una especie de techo rocoso de mas de 100 metros de largo, nos muestra una nueva faceta del cañón, a cada paso vemos nuevas cosas, como un bebe tras el parto. Desde estas alturas vemos ya el lago Laram Khota7, otrora de azules y rebosantes aguas, ahora solo es un lecho seco de barro y tierra, por el cual fluye un pequeño río de cristalinas aguas.

6 Queñua – Árbol nativo de la cordillera que crece en zonas montañosa.

7 Viene de los vocablos Aymaras Laram =Zaul y Khota = Laguna.

Foto 29 - Vista de Laguna Laram Khota

Bajar hasta el lago constituye el ultimo obstáculo, tenemos por delante grandes farallones que podrían dar trágicamente fin a nuestro viaje, tenemos que ser cautelosos al momento de elegir la ruta adecuada para bajar.

Nos toma mas de 2 horas el esquivar los barrancos, pasó a paso, tesoneramente vamos descendiendo y al fin tocamos piso firme. Descargamos nuestros pesados bultos, una sensación de alivio y seguridad nos invade, desde aquí ya es camino fácil.

Foto 30 - Bajada a la Laguna Laram Khota

Uno a uno vamos tocando fondo, las sonrisas se muestran a flor de piel, la satisfacción sale a relucir, las cámaras se disparan, los últimos sorbos de nuestras Coca Colas son tomados, alguien saca un chocolate para compartir, otro un pan, alguna fruta aparece en la mesa, pasankallas 8 son bienvenidas, los restos de un Chuchuhasi 9también son terminados.

Foto 31 - Vista del Canon desde la Laguna Laram Khota

Todos dirigen las miradas a la ruta recorrida, nostálgicos le decimos adiós a esta tierra que nos cobijo, la cual esperara nuestro regreso.

Desde la Laguna Laram Khota un buen sendero nos acerca a la Hacienda Aciru Marca, casi a una hora de camino,  divisamos los grandes pastizales donde se crían alpacas. Esta propiedad de la familia Borth, alberga grandes cantidades de llamas y alpacas, criadas para consumo tanto de su carne como de su lana.

8 Pasankalla, Maíz inflado, especie parecido a las pipocas o pop corn.

9 Chuchuhuasi, licor hecho de la raíces del árbol amazónico llamado Chuchuhuasi.

Foto 32 - Hacienda Aciru Marka

Somos recibidos cordialmente por los cuidadores de la hacienda, los cuales a son de queja nos cuentas sus aventuras y desventuras, unas fotos mas para el recuerdo son sacadas; luego el camino carretero pone fin bruscamente a nuestro viaje.

Llegamos al camino carretero de Sud Yungas. Esperamos a que algún piadoso conductor pare para llevarnos nuevamente al bullicio de la cuidad.

La suerte nos acompañó, el clima fue perfecto y los compañeros fueron los correctos.

Foto 33 - Camino Carretero a Sud Yungas

Cálidos y fríos recuerdos quedaran grabados en nuestra memoria y en la memoria SD de las cámaras fotográficas.

Camino carretero a Sud Yungas. Hasta un nuevo encuentro con la aventura!!!!.

Participantes:

Participantes en este y anteriores viajes, que ayudaron a abrir esta nueva ruta.

Juana Rendón. William Carvajal. Johnny Bustamante. Bazar Sanjinés. Juan Carlos Salazar. Cinthya Tarifa. Félix Tapia. Riack Martínez. Marcelo Cáceres. Florenz Drui. Valeria Ortiz. Iván Salazar Rodríguez. Jorge Pinto Aguirre.

DATOS TECNICOS

Como ir?

Transporte Público: La Paz – La Cumbre:

Tomar cualquier movilidad que va a los Yungas,  Plaza del Maestro (Villa Fátima).

Costo: 5 bs  Frecuencia: Cada 30 min aprox.

Como regresar?

Transporte Público: Aciru Marca – La Paz:

El regreso, es un poco más complicado, hay que esperar cualquier  movilidad con destino a La Paz.

Costo: 15 bs aprox. Frecuencia: Cualquier rato

Recomendaciones:

Llevar equipo convencional de caminatas (Carpas, Sleepeng, Cocina, olla, etc.). Ropa de abrigo, guantes, gorros, lentes de sol. Impermeable o plástico, generalmente esta zona es lluviosa. Linterna. Bloqueador solar. Comida para 2 días.

Perfil de Alturas y Distancias:

Grafico 2 - Perfil de ALturas y Distancias

Lugar. Tranporte. Altura. Distancia. Latitud. Longitud. La Paz (Villa Fátima – Plaza del Maestro).

Nota: Todos los datos son referenciales.

rrrrrrrrrr

Otros: Si necesita la Ruta en Google Earth para bajar a GPS, contáctese y se la enviare vía e-mail. Informaciones: jorgepintoaguirre2013@gmail.com jpinto@ssc.wisc.edu Skype: jorge_pinto_aguirre Facebook: Jorge Pinto Aguirre.

NOTICIAS RELACIONADAS

La carretera de la muerte

El Rincón del Trotamundos en “Aventureros” de la Cadena SER

De Amazonia a Patagonia

Bolivia y Perú

Diario de un aventurero por Paraguay y la Chiquitania boliviana¡¡¡ (y II)

BOLIVIA, ASCENSIÓN AL HUAYNA POTOSÍ 6.088 M

Atrapados por la belleza del Desierto

 

One thought on “Bolivia Inexplorada. Cañón del Río Chamacani, la Cumbre Aciru Marka

  1. A quien corresponda,
    Muy buen documental relatando su viaje.
    Me senti muy familiarizado con lo que estaban narrando pues yo visito este lugar frecuentemente en moto y muchas de las apachetas son mias.
    Ruego que me envien un mensaje a mi email comentandome mas a detalle como es el descenso del abra mikhaya ya que me gustaria hacerlo alguno de estos dias.
    Sin ningun otro particular les agradezco por tan detallada bitacora,
    Eduardo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *