La Costa da Morte encumbra un paisaje excepcional

 5ª etapa Camiño dos Faros en la Costa da Morte, Arou a Camariñas

 El Rincón del Trotamundos. Trasnos. 8/7/2013

1025733_476182599135127_897637469_o

El pasado domingo 30 de junio, los Trasnos siguieron avanzado por la Costa da Morte, sorteando, acantilados, formaciones rocosas, playas, barreras de monte y dunas móviles de arena que el mar durante los temporales arrastra al interior de la tierra firme. Un tramo del camino, Arou-Camariñas que da nombre a toda la costa. En esta parte del litoral se sucedieron varios naufragios en siglos pasados. Como en otras etapas anteriores del Camiño dos Faros, la participación fue numerosas, incluido jóvenes y algún que otro can que acompañaron a los trasnos en el recorrido.

1480_475729049180482_1055440655_n

El domingo 30 de junio los trasniñ@s tenía una hermosa etapa que recorrer, el tramo de costa que va desde Arou a Camariñas es el centro de la Costa da Morte y una delicia para los sentidos.

8866_477379325682121_1370677817_n

Un total de 58 trasniños llegados de las cuatro provincias de Galicia disfrutaron de esta etapa con sol y con vientos moderados que hicieron muy llevadera la etapa.

10171_475727945847259_681716440_n

La costa que va desde Arou a Cabo Vilán es el origen de todo. Una serie de naufragios de barcos de la marina inglesa ocurridos entre finales del siglo XIX y primeros del XX, con cientos de fallecidos en el Serpent, fueron el origen del nombre A Costa da Morte.

296222_475774099175977_1791615522_n

Y en la ruta lo vamos a comprobar. Cientos de restingas asesinas se adentran en un mar que no da tregua, un mar que no entiende, sólo trabaja… En esta jornada de viaje por la Costa da Morte tuvimos el mar muy en calma y no pudimos disfrutar de esa fiereza, lo disfrutamos de otra manera.

601690_475767322509988_1187813840_n

A las 10 de la mañana salimos de Arou, con la foto de principio de etapa de los trasnos en la playa.

859103_476901315729922_843632333_o

El principio de la etapa ya es espectacular. El Mirador de Lobeiras, la playa del mismo nombre y el camino que lleva al puerto de Santa Mariña nos vuelven a trasladar al mundo de las grandes piedras. Rocas de todos los tamaños y formas y de ese granito rojo característico bordean toda la ruta.

934948_475773079176079_486677536_n

En Santa Mariña hicimos una pequeña parada para contemplar la belleza de este pequeño puerto pesquero encajonado entre montes en lo más duro de esta Costa da Morte.

946516_475728409180546_1149105813_n

Desde el puerto de Santa Mariña subimos la duna rampante de Monte Branco. Con casi 150 metros de altura es la mayor de la península. Para el trasno que os cuenta esta historia, la cima de esta duna es uno de los puntos más impresionantes de este Camiño dos Faros.

965618_476015115818542_2082502557_o

La vista panorámica de la Playa do Trece y la Punta Boi con el Cementerio de los Ingleses, nos quedará para siempre grabada en la retina.

976800_476585042428216_967024677_o

La sensación es única… esto es O Camiño dos Faros!

981722_476695632417157_832394065_o

Bajar de la duna de Monte Branco y llegar a la Playa do Trece es una de las mejores experiencias que te puede ofrecer esta Costa da Morte.

992979_475728459180541_769120920_n

De gran belleza, el azote contínuo del Atlántico le da un aspecto desértico, con especies de flora protegida como la camariña, en la antigüedad presente en toda la costa gallega y hoy prácticamente desaparecida, que se adapta perfectamente a estas condiciones extremas.

994195_476442639109123_1094704775_n

Atravesamos toda la playa que está formada de pequeñas calas divididas por restingas de rocas que se adentran en el mar.

994828_475724369180950_1858029007_n

La Playa do Trece, un espacio de litoral salvaje que hay que disfrutar y preservar. Al final de la playa, en un pequeño bosque de pinos, hicimos la parada de avituallamiento que teníamos bien merecida. Llevábamos una tercera parte de la etapa y aún nos quedaba mucho camino por recorrer.

998361_475767482509972_2081661982_n

Después del avituallamiento visitamos el Cementerio de los Ingleses y Punta Boi, donde recordamos el naufragio del Serpent y otros muchos que han sucedido en este tramo de costa. Como todos sabéis, el Serpent era un barco de la marina inglesa, que en 1890 naufragó en Punta Boi, falleciendo 172 de sus 175 tripulantes.

998842_475774102509310_632454485_n-1

Desde las piedras de Punta Boi contemplamos por primera vez el mítico Cabo Vilán, punto clave en este Camiño dos Faros y que aún hemos de tardar unas dos horas en alcanzarlo.

1000718_475728915847162_2104105146_n

Las playas de Reira son llamadas las cuatro playas situadas entre la playa de Trece y Cabo Vilán. Son playas de arena fina, ventosas y de fuerte oleaje, con el encanto especial de un entorno prácticamente virgen.

1003093_475767465843307_672052982_n

Otra de las características es que tienen grandes piedras con las más variadas formas como A Pedra do Oso, y el conjunto etnográfico de Foxo dos Lobos, antiguo ingenio que las gentes del lugar utilizaban para atrapar a los lobos, muy presentes en estas sierras de la Costa da Morte. El caminante también se sorprenderá de la pequeña urbanización existente que rompe totalmente con el paisaje.

1010644_475766845843369_1687145454_n

En todo este trayecto el faro de Cabo Vilán está siempre presente, poco a poco lo vamos alcanzando.

1015786_476440845775969_2142533674_o

A las 16:30 alcanzamos Faro Vilán, donde la farera nos explicó muy amablemente toda la historia del faro y su funcionamiento, desde su puesta en marcha hasta hoy.

1016117_475766849176702_1292804045_n

Dotado de luz eléctrica en 1896, seis años después del naufragio del Serpent, Cabo Vilán supuso una notable mejoría para la navegación. Con una torre octogonal de 25 metros de alto su luminosidad alcanzaba las 30 millas, siendo uno de los más potentes de la época. El anterior de vapor, del que se pueden ver los restos, había funcionado desde 1854.

1026047_476587899094597_657862260_o

El lugar donde está ubicado Cabo Vilán es impresionante. Enfrente a él, el Vilán de Fora es el peñasco separado de la tierra por el paso que llaman O Bufardo. Aquí el mar lo llena todo de su blanca espuma y el viento, presente casi todos los días, esculpe las rocas de los alrededores formando figuras de las más variadas formas.

1039667_476588015761252_425076454_o

Una visita muy importante para los trasnos que estamos haciendo este Camiño dos Faros y que agradecemos mucho el trato recibido.

1039925_476014035818650_1524922236_o

Desde Vilán nos acercamos al final de la etapa en Camariñas por otra senda que recorre todo el litoral, pasando por la capilla de la Virxe do Monte, donde pudimos contemplar bien de cerca lo que nos esperaba en las próximas etapas.

1040058_476588492427871_1761284696_o

Próxima etapa: Camariñas-Muxia

1040245_476577185762335_1632790776_o

1040419_476441942442526_1705615995_o

1040585_476182682468452_2147127582_o

1040624_476589459094441_1822594151_o

1047875_476441459109241_1720637974_o

1048035_476574425762611_1033821061_o

1048426_476901615729892_85474519_o

1048526_476693892417331_378416367_o

1049163_476575429095844_1851365874_o

1049186_476586792428041_517573637_o

1049244_476015139151873_1077546937_o

1052331_476902975729756_364607350_o

1063693_476441439109243_1097056139_o

1063923_476015292485191_1851629755_o

1064929_476899949063392_930710866_o

1065183_476576542429066_1002427004_o

1063821_476007162486004_1579737106_o

1064530_476903395729714_88535550_o

1064541_478652385554815_1868079009_o

NOTICAS RELACIONADAS

Los Trasnos avanzan por la Costa da Morte

Costa de la Muerte, Ponteceso-Laxe

Costa da Morte, entre la brisa del mar y el verde de los prados

Viaje Astur Galaico, entre Avilés y Soto de Luiña

Imágenes, lugares, recuerdos de un viaje por Galicia

El camino de Santiago Portugués Central

Los recónditos acantilados de Loiba esconden un remanso de paz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *