Un día en el Peñón de Gibraltar

 

El Rincón del Trotamundos. Antonio Gallego. 18/6/2013

Un día más que amaneció lloviendo llegamos hasta Gibraltar. Un sitio curioso. Nada más pasar la verja hay que atravesar la pista del aeropuerto. Impresiona ver las troneras para cañones en pleno paredón del peñón a las que se accedía por túneles. Aparte de lo que es el Peñón, la cuidad tiene su gracia, desde rincones británicos, a callejuelas como las de cualquier cuidad norteafricana. En la calle de los comercios, joyerías exclusivas al lado de bazares, al lado de una frutería … Todo sitio merecer ser visitado, pero aquí no hace falta volver.

NOTICIAS RELACIONADAS

La costa de Cádiz, de Trafalgar a Bolonia

Pesca del atún rojo en la almadraba

150 aniversario del inicio de la construcción del faro de Chipiona

La costa de Cádiz, un paraíso de sol y naturaleza

Viaje en BTT entre Andalucía y Marruecos

Tarifa, al sur del sur

 

3 thoughts on “Un día en el Peñón de Gibraltar

  1. Ofendidos los Indios por el despojo de que fueron víctimas , porque el cura también se llevo sus ornamentos, lo acusaron ante el virrey. El 7 de Agosto de 1802 en el pueblo de El Peñón de Terama ante el alcalde Joaquín Aguillón el cura Rojas otorgó poder a uno de los procuradores de la audiencia para que lo defendiera, el cual tomó el abogado Cándido Nicolás Girón, quien en alegato presentado el 17 de Mayo de 1806 decía en su favor haber hecho el traslado porque El Peñón era mejor sitio, atendiendo a los unos y a los otros, el fiscal sorteo la situación disponiendo el avalúo de las tierras de ambos pueblos para su venta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *