Marruecos. Desiertos, kasbahs, oasis

El Rincón del Trotamundos. Javier San Sebastián.4/6/2013

Siempre es una buena idea ir a Marruecos, tan próximo geográficamente y con lugares tan alejados culturalmente. Con muchos lugares donde es fácil sentir como si el viaje fuera más en el tiempo que en el espacio.

Aprovechamos la propuesta de nuestro amigo Jose Luis, veterano conocedor del país. Esta vez el objetivo era acercarnos hasta la zona desértica de Erg Chebbi, próximo a la frontera argelina. Para ello, partiendo desde Marrakech, deberíamos atravesar el Atlas y pasar junto a las más conocidas kasbahs, fortalezas con grandes muros de abobe y tapial que vigilaban los pueblos situados en las escasas zonas fértiles.  El regreso lo haríamos por el fascinante valle del Draa.

Marrakech, aparte de sus agobiantes vendedores, la delicia de quien soporta el juego del regateo, tiene una preciosa red de calles estrechas en su parte histórica, la medina y la melah , donde es fácil encontrarse mezquitas, antiguos palacios, riads (casas lujosas organizadas en torno a un patio, muchas de las cuales se usan actualmente como hoteles),  plazuelas, mercados o talleres con verdaderos artesanos. La plaza de Jamaa el Fna es un espectáculo por sí misma.

No puedo dejar de recomendar visitar los jardines Majorelle, un remanso de paz junto a la vorágine de tráfico y ruido.

 Atravesamos el Atlas. Los valles dibujan gruesas líneas verdes de vegetación. Los pueblos se mimetizan con el terreno. Comenzamos a ver las formaciones geológicas que nos asombrarán durante el resto del viaje.

 Las kasbahs aparecen en cada valle. Algunas están arruinadas, otras, auténticos palacios-fortaleza aún conservan parte de su antiguo poder y riqueza. Especialmente bella es Ait Ben Haddou, patrimonio de la humanidad.

Por el camino, las gargantas del Dades y del Todra.

El desierto. Si bien hay una enorme extensión de terreno desértico, Erg El Chebbi es el desierto con dunas de arena mayor de Marruecos.

Tras el desierto, el valle del Draa, la mayor extensión de oasis.

NOTICIAS RELACIONADAS

Viajar por Marruecos es vivir una experiencia única

Marruecos, Montañas del Atlas, un viaje camino del desierto, caótico, improvisado, maravilloso

Escalada en las gargantas del Todra, Marruecos

Un viaje a pie por el Alto Atlas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *