Socotra, la isla de los genios

 

El Rincón del Trotamundos. 23/5/2013

Socotra, la isla de los genios, de Jordi Esteva, es uno de esos libros que estimulan la curiosidad, nos incitan al viaje, las exploraciones y nos hacen soñar y viajar mientras lo leemos. Es de esas lecturas en las que te sumerges profundamente en la aventura, viajas con los personajes, y vives con ellos apasionantes historias, y todo ello sin darte cuenta de que estas en tu casa, que no estas en la isla de Socotra ni en ningún otro remoto país. El autor nos describe un mundo perdido en el que la fantasía y la ficción se entremezclan con la realidad de los fabulosos paisajes, la magia de la fauna, la sorpréndete flora y sus habitantes que parecen salidos de otro planeta.

Una lectura en la que de vez en cuando te crees que estás acompañando al autor en su viaje por Socotra, encontrándote con las gentes de la isla, acampando en lugares remotos cobijado por los bosques fantasmas, escuchando increíbles historias alrededor de una humeante hoguera. Caminando entre los árboles de la sangre de dragón, bañándote en pozas escondidas de aguas esmeralda y avistando un paisaje casi irreal.

Jordi Esteva nos lleva a la isla de Socotra, perdida en el Índico, a casi cuatrocientos kilómetros de las costas de Arabia. A este lugar mítico, que ha preservado su flora y fauna primordiales, al que acudieron indios, griegos y árabes del sur durante siglos, atraídos por las preciadas propiedades de las resinas olorosas de los árboles del incienso, de la mirra o de la llamada sangre del dragón cuya savia roja usaban los gladiadores para embadurnarse los músculos

Es la isla del sueño, un lugar mágico poblado por una fauna de otra época, de un tiempo mitológico en el que los griegos tenían esta isla como patria del Ave Fénix. Un lugar en el que crece una vegetación no menos mitológica de la que forman parte la mirra, en cuyas brasas ardía aquel pájaro inmortal, o el incienso de los ritos y las momias faraónicas.

Esa mezcla difusa está también en las abundantes y magníficas fotos de Jordi Esteva que se publican en el libro que reflejan con la luz tenue del sueño, su mirada a una isla sagrada para los griegos, porque en ella había erigido Zeus su propio templo y en sus cumbres había tenido su trono Urano, el dios primordial, abuelo de Zeus y padre de Cronos.

Entre el sueño y la realidad, entre África y Asia, entre la historia y la leyenda, entre la geografía y la literatura, entre la biología y la magia, Jordi Esteva relata en Socotra un viaje a la infancia del mundo y al paisaje de las llanuras de Caín, un viaje que transforma la mirada y la sensibilidad del viajero, que vuelve siendo otro. Porque el viaje verdadero consiste en no volver. O en volver como una persona distinta de la que inició el viaje.

NOTICIAS RELACIONADAS

Libros de Viajes y Aventura

 

One thought on “Socotra, la isla de los genios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *