Brañas de Luna, el paisaje de la Cordillera Cantábrica


El Rincón del Trotamundos. Javier Elcuaz del Arco. 21/5/2013

Majada Cazurría

Las brañas de la comarca de Luna, que durante tantos siglos alimentaron la riqueza lanar castellana, hoy en día alimentan el espíritu de los que buscamos la belleza de las montañas y, también, nutren una cabaña ganadera en declive.

Palero

Recorriendo en primavera las altas praderas leonesas, destino de decenas de miles de ovejas trashumantes que buscaban la riqueza nutritiva de la fresca hierba que crece sobre la roca caliza, vemos vacas y caballos en esta primavera tardía; las ovejas vendrán más adelante. Los animales se alimentan pausadamente en estos espacios protegidos del ajetreo humano y de los fríos vientos del norte.

Cueto Ferrao

Hemos dejado la autopista A-66 por la salida de Villablino, en el embalse de los Barrios de Luna, rebosando de agua tras esta estación tan abundante en lluvias y nieves. Siguiendo en dirección a Villamanín, continuamos por una estrecha carretera que recorre el valle del río Aralla y trepa hasta el paso horadado en la sierra de Alceo para descender a la amplia meseta donde se asientan Cubillas y Casares de Arbás, al norte del embalse de Casares. La corona de picos que se elevan a medida que descendemos nos obliga a parar para conseguir las primeras imágenes de las claras formas calizas contrastando con el verde fresco de las praderas y el intenso azul de los cielos despejados. El conjunto de las Tres Marías domina por su belleza y tamaño.

Tres Marías

En Casares comienza la ruta del Valle de Arbás señalizada por la asociación Cuatrovalles. Seguiremos sus primeros kilómetros contorneando el triple grupo de picos con tan mariano nombre, hasta alcanzar la braña situada al pie del Palero, la impresionante, por su tamaño y verticalidad,  mole caliza más oriental de las Tres Marías. En esta amplia pradera se levanta un refugio abierto, en buen estado, y un corral con embarcadero para el ganado.

Palero

El resto del grupo ascenderá hasta el collado de Carrió sur para continuar su travesía hasta Caldas de Luna; al oeste de ese collado comienzan las brañas de Caldas y una bellísima panorámica dominada, en la distancia, por el conjunto de Peña Ubiña.

Casares Arbás

Yo regresaré a Casares para ir con el coche a Caldas de Luna y salir a su encuentro en las praderías de Ferreras. Desde Caldas asciende una pista ganadera a estas praderas donde encuentro un grupo de rechonchos caballos de montaña dispuestos a colaborar con los fotógrafos aficionados que intentan conseguir las imágenes que mejor reflejan las sensaciones del lugar.

Ferreras Caldas

Al día siguiente comenzaremos a caminar en Robledo de Caldas. Seguiremos otra pista ganadera que serpentea sobre el caserío en dirección norte y por la que rápidamente ganamos altura hasta llegar a las primera brañas.

Robledo

Dejamos muy abajo el arroyo de la Encubierta, flanqueado al oeste por el cordal que termina en el imponente pico de las Rozas.

Encubierta

Vamos dejando atrás las acogedoras brañas de las Llanas, las Lombas y la majada de las Agujas, protegidas al noreste por el potente cordal presidido por el pico Cirbanal. Bajo el pico de las Rozas se abre una espaciosa pradera con un refugio bien cuidado que invita a descansar contemplando las formas calizas trepando entre verde corredores parcialmente cubiertos de nieve que ascienden en dirección este hasta la mole del Cirbanal.

Cirbanal

La pista que traíamos desciende suavemente convertida en ancho camino hasta otra braña. La mirada se nos va hacia el oeste, atraída por el conjunto de las Ubiñas y los Fontanes que aparecen de repente detrás de un corral de gruesos troncos: otro alto obligado en nuestro camino.

Ubiñas

El camino rodea, muy aéreo, el pico de la Ermita mientras nuestros ojos se van hacia el valle del arroyo de las Rozas que se abre hacia el sur y recorren en un barrido panorámico todo el campo visual presidido por Peña Ubiña.

Las Rozas

Muy cómodamente el camino nos deja en la majada de la Cazurría, donde se inicia la subida a la collada de Cacabillos. Siguiendo hacia el este por el arroyo Cacabillos llegaríamos por la ruta señalizada de las brañas de Caldas a esta localidad termal.

Cubil

Collado Cacabillos

Nos alojamos en el mesón-hostal González de Casares de Arbás, un establecimiento muy recomendable por el saber hacer de sus dueños y el precio.

NOTICIAS RELACIONADAS

Observar osos en la Cordillera Cantábrica

El so pardo sale de su guarida invernal en los montes de León

El paisaje de Sajambre-Ponga de este pasado otoño

El paisaje animado de los hayedos

Montaña de Luna, la soledad de la Cordillera Cantábrica

Babia y Luna, dos comarcas para perderse en la Cordillera Cantábrica

Camina el Oso pardo por la Cordillera Cantábrica

El Coriscao, un balcón privilegiado sobre los Picos de Europa

Nada mejor que estar en Babia. Rutas por Ubiña y lagos de Somiedo

El pico Jario, una atalaya del reino kárstico

Babia, más que el rincón leonés donde perderse

 

2 thoughts on “Brañas de Luna, el paisaje de la Cordillera Cantábrica

  1. Hola, ¿Estás utilizando wordpress para tu plataforma web? Soy nuevo en el mundo de los blogs, pero estoy tratando de empezar y crear el mio propio. ¿Se necesita tener algun conocimiento de HTML para hacer tu blog? Te agradeceria cualquier ayuda.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *