Sierra del Zapatero, un espectáculo de formaciones graníticas

 

El Rincón del Trotamundos. José Luis Pina. 17/5/2013

El domingo pasado fuimos por tierras avulenses a dar un paseo por la pequeña pero interesante sierra del Zapatero. Con un día bueno para andar, pues a veces tuvimos que echar mano del forro, pudimos poner los pies en el pico de tan peculiar personaje.

Tuvimos nieve en toda la cuerda con zonas en las que, al haber grandes bloques, y el estado de la nieve pésima, hubo que tener precaución de no meter el pie en muchos de los grandes agujeros. Al fin hicimos cumbre contemplando las impresionantes vistas desde lo más cercano, Ávila capital hasta la sierra de Guadarrama con el Peñalara completamente nevado e incluso pudimos apreciar Peñaranda de Bracamonte y la mismísima capital de Salamanca.

Un paseo por la sierra del Zapatero y su atormentada formación geológica constituye todo un espectáculo en medio de una accidentada orografía. En la sierra del Zapatero como en ningún otros lugar de la meseta, la erosión de los elementos ha esculpido en su cima hermosas figuras, creando un paisaje lunar de berrocales de excepcional belleza, que adquieren caprichosas formas, e imaginarias figuras, abatidas constantemente por los vientos. Es un lugar digno de ser considerado la meca del granito, donde geología e historia conviven unidos por el tiempo.

Al acercarse hasta esta desértica sierra, viniendo de la ciudad de Ávila, uno siente que algo extraño le embarga, es una sensación misteriosa, algo así como si atravesáramos las grandes puertas de un espacioso museo repleto de voluminosas figuras pétreas que yacen altivas expuestas desordenadamente en los grandes y mal labrados pedestales de la sierra. Son formaciones geológicas de granito esculpidas a lo largo de los siglos por la erosión de los hielos y las poderosas manos de la lluvia y el viento, que han derrochado infinidad de paciencia para llenar este inhóspito lugar de belleza y armonía, donde reina el equilibrio de la naturaleza. En este privilegiado mirador sobre la ciudad de Ávila, en pleno corazón de la Paramera, la naturaleza ha concebido con el paso del tiempo la más sublimen perfección.

El recorrido por este espacioso museo de roca de la sierra del Zapatero, comienza en el pueblecito de Navandrinal, situado en las estribaciones sur de la serranía. El camino parte del depósito de agua y asciende por la suave ladera hasta ganar un pequeño collado; en este punto, se toma la pista que parte a la izquierda en dirección Oeste, para alcanzar el marcado puerto del Zapatero, donde nace la garganta del mismo nombre, que se interpone entre nuestro camino y las paredes del pico Zapatero. Llegados al puerto, el camino toma por la derecha y discurre siempre muy cerca de la crestería, camino que se retuerce por entre el laberinto de esculturas de granito que se yerguen sobre sus pedestales.

Durante el recorrido por el espinazo de la Sierra del Zapatero, encontramos algunas atalayas que destacan sobre el accidentado relieve de la sierra. La primera de estas cumbres es el Risco Redondo, más adelante se encuentra el pico del Zapatero, cima que ostenta la máxima altitud de la Sierra 2.137 m. Otra de las cumbres que destaca es el Risco del Sol. A partir de este punto el camino desciende ligeramente hasta el collado del Cuchillo, en cuya ladera sur se levanta una bellísima roca de granito que se eleva cortante como un cuchillo sobre la depresión del valle.

En este lugar caben dos opciones una, descender por la sinuosa vereda que atraviesa el collado y baja hasta el valle y continua por la garganta del Zapatero, atravesando tierras de prados y robledales hasta ganar el punto de partida. La segunda opción es continuar por la sierra, para subir a la  Peña Cabrera, última atalaya de este recorrido por la parte más oriental de la sierra. A partir de esta cima el camino desciende por un terreno más suave mientras se acerca a la garganta del Portezuelo, por la que transita la pista forestal que nos lleva directamente al pueblo de Villarejo donde damos por terminada, después de siete horas de marcha, nuestra visita a este soberbio museo de granito.

DATOS PRACTICOS

Alicientes. Espectaculares formaciones geológicas de granito en un paisaje de berruecos y verticales paredes. En la vertiente norte se encuentran las ruinas del castro Celta de Ulaca y en los pueblos próximos algunos bellos y legendarios castillos del (siglo XV)

Equipo. Basta con unas botas de baja montaña. Si es invierno es preciso ir provistos de ropa de abrigo adecuada, crampones, piolet, GPS, comida y agua en abundancia.

Época. Todo el año, si bien durante el verano el calor es excesivo. En el invierno la nieve cubre las rocas y el paisaje se viste de gala.

Duración. Siete horas aproximadamente.

Alojamiento. No disponemos de asociados en la zona.

Mapas. Servicio Geográfico del Ejército. Escala 1:50.000. Hojas números 555 y 556.

Transporte. Desde Ávila parten diariamente autobuses que cubren el servicio de los pueblos próximos a la Paramera. Estación Central de Autobuses.

NOTICIAS RELACIONADAS

El infierno puede estar en cualquier parte, de nada nos vale intentar escapar

Ruta de rastreo en bici por la zona de Cardeñosa, Ávila

El infierno helado en la Sierra de Gredos

El Camino de La Guía, Sierra Llana, Gredos

El pico del Almanzor rey de la alta montaña

Por los dominios de la comarca del Barco de Ávila

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *