Vejer de la Frontera

 

El Rincón del Trotamundos. Antonio Gallego. 22/4/2013

El día de volver al altiplano castellano fue el único día de cielo azul, y aprovechamos la mañana para callejear Vejer de la Frontera, pueblo muy recomendable. Tuvimos la suerte de conocerlo con una guía local, sin la cual para nosotros hubiera sido un pueblo bonito sin más.

Según algunos historiadores, fue entre este sitio de Vejer y Medina-Sidonia, que se ve en otro altozano a bastante distancia, donde tuvo lugar la batalla de la Janda, la última y casi única batalla del ejército visigodo del Rey Rodrigo frente a los moros, y que dejó a éstos el paso libre a toda la Península hasta que a Pelayo se le hincharon. Otras versiones sitúan estos hechos en la zona de la desembocadura del río Guadalete (Bahía de Cádiz).

Es curiosa la historia del museo etnográfico de Vejer, ubicado en una antigua iglesia. La familia propietaria de dicha iglesia desde la desamortización de 1835, la cedió al pueblo hace unos años con la única condición de no dedicarla a actos religiosos, aparte de conservarla.

Hay otra iglesia que no es tal, sino una peña flamenca. Este templo fue incendiado en los años 30. Pasada la guerra se restauró y abrió de nuevo al culto. El párroco, que daba pocas hostias, se dió cuenta que si dedicaba la iglesia a Peña Flamenca tendría más feligreses, y ahí está San Camarón casi en los altares.

En otra iglesia, que si que tiene culto, puede verse en uno de sus laterales restos de las diferentes confesiones que han ido utilizando el edificio sucesivamente. Una torre cuadrangular que fue antiguo minarete de una mezquita, un muro en cuya parte superior se observa la estrella de David, de cuando se usó como sinagoga. Y el actual campanario, el más alto, remendado desde el terremoto de Lisboa que aquí se notó más como maremoto en la costa.

NOTICIAS REALCIONADAS

Un paseo por el carnaval de Cádiz

La costa de Cádiz, un paraíso de sol y naturaleza

La fiesta de Moros y Cristianos en la Sierra de Cádiz

La Semana Santa, símbolo y poder del cristianismo

Grazalema, entre sierras y alcornocales

Viaje en BTT entre Andalucía y Marruecos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *