Los templados inviernos en los cañones del río Duero

 

El Rincón del Trotamundos. Manuel López González. 22/3/2013

El curso bajo de los cañones y meandros fluviales que forman los Arribes del río Duero, en las provincias de Zamora y Salamanca, frontera con Portugal, alcanzan una altura media sobre el nivel del mar de poco más de 300 m. Esta situación geográfica, unido al encajonamiento del río, hacen posible que las temperaturas durante buena parte del invierno, no oscilen mucho entre las máximas y las mínimas. Este especie de microclima invernal, con una humedad relativamente alta, hacen posible que la fauna y la flora que tiene su habita en el Parque Natural, se mantenga activa en pleno invierno salvo las especies que emigran, pudiendo ser observada en la zona especies más propias de latitudes más sureñas que en estas del centro peninsular.

Todo el curso del río Duero,  especialmente la zona que discurre por los cañones, tiene numerosos miradores y senderos por los que uno puede adentrarse en este espacio natural y disfrutar, en cualquier época del año, salvo en verano, de una flora y fauna excepcional y de unos paisajes únicos. Siguiendo una de estas rutas el domingo disfrutamos de un paseo precioso, con jugosas observaciones y salida de la ruta en busca de nuevos caminos que nos condujeron de nuevo, sin esperarlo, al camino principal…

NOTICIAS RELACIONADAS

Los sábados al sol

La aventura de las aves en Castilla y León

Navegando por el silencioso curso del río Duero

Miranda do Douro, remando por el río de la frontera

Los Arribes del Duero se visten de blanco

Estampas del mundo rural

Los Arribes del Duero desde el Agua. Los Otros Arribes

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *