Viaje Astur Galaico, Entre Luarca y Ribadeo

 

RODANDO EN BTT POR LOS CAMINOS DEL NORTE (IV)

El Rincón del Trotamundos. Alberto Vicioso, José Acera. 21/11/2012

Paseito por la playa y luego un baño

Un último saludo a Suso el ciclista y una amable despedida de Fran, nuestro hospitalero, antes de bajar de nuevo al Puerto de Luarca para desayunar en cualquiera de sus rincones, a cual mejor, pero previo a ello necesitamos entrar en una tienda de comestibles, y sirva como anécdota que elegimos la del “tristón”…

No se por donde llegar, ¡me hundo!

Adiós a Luarca y en busca ahora de un objetivo recomendado, Playa de Barayo, lugar no muy visitado por su difícil acceso, pero sin duda vale la pena bajar hasta ella y con marea baja aprovechar para entrar en la oquedades que la erosión ha conseguido tallar con el transcurrir de los tiempos, un disfrute nuevamente para los sentidos. Lo peor de nuevo la subida correosa y pedregosa, tal como la bajada pues es la misma, pero ¡ojo!, sino se quiere subir por el mismo sitio se puede, desde la playa enlazar con el pueblecito de Vigo por otra senda, lo que no podemos es asegurar si las bicicletas subirán.

Barreiros, Banquerencia, As Catedrais, Reinante, Os Castros, un paseo muy agradable

De nuevo arriba elegimos el pueblecito portuario de Santa Marina para recalar en su sinuoso enclave, de inmediato percibes que allí es posible que se coma bien, y por la hora no lo dudamos y probamos suerte, siendo recompensados con un pulpo y un bonito a la plancha exquisitos, lugar recomendable.

En el gran puerto pesquero de Burela

Nos acercamos a Navia, pero no queremos entretenernos y si alcanzar el Faro de SanAgustin, modesto, pero para este viaje una referencia costera que queremos conocer en este acopio de Cabos y Faros. No mucho más adelante se encuentra un pueblecito pesquero enmarcado nuevamente en una pequeña ensenada, Viavelez, salpicado en su orilla de restos de arquitectura tradicional, puede ser contemplado desde el mirador “La Atalaya”.

En el puerto de Burela

Desde antes de Navia y hasta el mismo Ribadeo, lugar donde hoy termina nuestra etapa, rodamos por la N-642-A, podríamos salir de esta ruta y acercarnos al mar, pero tendríamos que hacerlo exclusivamente para bajar a un punto concreto y retroceder por el mismo lugar, no existe un camino costero como tal de uso para ciclo turismo, si senderos para el caminante, pero tampoco en todos los tramos, por lo menos en los que hemos recorrido dese Oviedo hasta aquí. Aun así, como comentamos ayer esta carreteras entretenida y poco transitada, y nuestro interés es elegir puntos concretos, no intentar hacer cada metro cuadrado d costa imposible.

Espectaculares vistas a mar abierto en la costa gallega

Al llegar a Tapia de Casariego con lo primero que nos topamos es con el albergue de peregrinos, y como ya estamos enganchados a la vida propia de estos centros de acogida, decidimos probar suerte, el edificio vale la pena, sin embargo el pueblo no nos convence y después de charlar con un grupo de ciclo turistas ingleses perfecta e idénticamente equipados, decidimos continuar nuestra ruta hasta Ribadeo.

No se por donde llegar, ¡me hundo!

Ya es tarde cuando llegamos a nuestro destino de hoy y encima yo me he equivocado pasándome el cruce de Figueras, referencia importante para evitar acabar en Castropol como nos ha pasado a nosotros, y tener que retroceder varios kilómetros para enlazaron el cruce hacia Ribadeo. De lo contrario la otra opción desde Castropol solo es la de salvar la Ría del Eo, es decir veinte kilómetros mas.

Pasarela por la costa de Barreiros

Un albergue de moderna construcción junto a la desembocadura de la Ría, el enorme viaducto y el cargadero marino, un buen enclave, fotogénicamente hablando. Nos tocará dormir en el suelo pues las doce literas están ocupadas, pero el sitio es suficiente, y estaremos cómodos.

La pajarera, un buen sitio para desayunar con vistas al mar, Ribadeo

El día hoy ha sido largo, finalizando con unos noventa kilómetros recorridos.

Entre Luarca y Ribadeo.

Mil trescientos metros de desnivel positivo y algo menos en negativo.

Otra noche de albergue de peregrinos.

Un buen invento para alguien que no puede con sólo dos ruedas, y a disfrutar de la vida

Un clásico con encanto

Un poco de turismo de playa

Un vehículo encantador

Una buena siesta, ¿por qué no?

Vista desde la pajarera, Ribadeo

NOTICIAS RELACIONADAS

Viaje Astur Galaico, entre Soto de Luiña y Luarca

Rutas en Bicicleta

 

One thought on “Viaje Astur Galaico, Entre Luarca y Ribadeo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.