Rodando hacia el oeste dejando a nuestras espaldas el amanecer diario

 

El Rincón del Trotamundos. Fotografía de Pepe Acera Cruz.12/9/2012

Iniciar una  ruta por la costa cantábrica donde la cadencia del pedaleo será la constante diaria, no como fin, pero si como medio que nos permitirá acercarnos a los agrestes farallones que flanquean en defensa a astures y gallegos del frío océano siempre acechante, puede ser una experiencia siempre gratificante.

Miraremos hacia el oeste, dejaremos a nuestras espaldas el amanecer diario, pero tendremos la compañía del sol hasta que las últimas luces de cada día aplaquen el incesante bullir diario.

Antes de partir hoy desde la Playa de San Lorenzo en Gijón, miro hacia atrás a Picos, caminando entre Los Tornos de Liordes, Collado Jermoso, La Palanca, Jou Grande, de los Boches, … Cabaña Verónica, Horcados Rojos y ese sinfín de nombres que acumulas en una travesía donde la grandeza y belleza de la caliza todo lo puede entre la soledad de la inmensidad que te rodea, un buen calentamiento para iniciar el recorrido previsto.

NOTICIAS RELACIONADAS

De Oviedo a Ferro, un viaje entre dos mares

Aventura de gigantes en los Picos de Europa

La berrea, un fascinante espectáculo de la naturaleza

Un paseo con niños por el Parque Natural de Redes

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *