Ankara, Estambul y Capadocia, tres lugares míticos en Turquía

 

Rincón del Trotamundos. Toñi Gutiérrez Bullón. /25/5/2012

Estambul, cada día ha sido distinto, salimos por la mañana de Nevsehir (Capadocia) con destino a Estambul, un largo viaje de unos 750 km en autobús, pero que se hizo ameno gracias a la guía que durante el trayecto nos fué empapando de la historia de Turquía, de su cultura, religiones, economía y hasta intentó que aprendiéramos algunas palabras turcas. Parada en Ankara para visitar el Museo de las Civilizaciones de Anatolia. Ya en Estambul, nos buscamos un hotel de playa no muy alejado de la ciudad para tener todo cerca. Una vez instalados, y con la ayuda de nuestra guía, planificamos las actividades que teníamos pensado realizar durante nuestra estancia en Estambul.

Tres días libres para conocer Estambul, totalmente distinta, según la zona por la que te muevas. El primer día lo dediqué a patear la parte europea y más clásica, zona de mezquitas, la Cisterna Catedral,  Gran Bazar, Mercado de las Especias, Palacio de Topkapi, con buenas vistas hacia el estrecho del Bósforo, y pateamos algunos barrios antiguos, con visita incluida a todas loa mezquitas que encontrábamos en el camino, la entrada es gratuita, no debe coincidir con las horas de la oración.

Segundo día, hicimos un crucero por el Bósforo, lástima que la mañana estuviera con el cielo muy cubierto y alguna bruma. Nos acercamos hasta la torre Gálata, y nos adentramos en el Estambul asiático y comercial con su avenida principal de 2 km de larga hasta la plaza Taksim. Desde aquí nos aventuramos a descubrir callejuelas, con casas escondidas de madera y restos de edificaciones bizantinas ya hasta la orilla del mar. Hay una línea de tranvía que atraviesa toda la parte asiática hasta la zona europea y por un euro se puede atravesar de lado a lado, pasando por las avenidas más importantes.

Tercer día, como los museos y edificios visitables cierran pronto, fuimos al palacio de Dolmabahce que nos había quedado pendiente el día anterior, enorme, lujoso y recargado, con largas colas para acceder a el, porque ese día era gratuito. Por la tarde me acerqué hasta la casa de Pierre Loti, escritor francés que vivió un tiempo en Estambul, y desde donde se puede disfrutar de una vista impresionante de todo el Cuerno de Oro con la ciudad al fondo.

Nos quedamos con ganas de tomar alguno de los muchos cruceros que atraviesan el Bósforo y recorren las aguas del Mediterráneo en ambas direcciones. Durante estas travesías se tiene una panorámica de la ciudad de Estambul completamente diferente que si la la contemplamos desde tierra. Nosotros solo tuvimos tiempo de hacer una pequeña travesía en uno de los barco que unen ambas orillas del estrecho y la experiencia fue inolvidable, por lo que os recomendamos que si visitáis Estambul, no dudéis en tomar alguno de estos cruceros que salen de la ciudad y recorren el mediterráneo, o procedente de otra ciudad y cruzan el estrecho.

Y como todos los recorridos que se hacen a pie tienen sorpresas, pues al visitar la mezquita de Eyüp, me encuentro que hay una fiesta de la circuncisión y muchos padres salen de la mezquita con los niños vestidos como pequeños sultanes, con unos trajes preciosos blancos. Alrededor de la mezquita todo era bullicio, calles llenas de puestos vendiendo recuerdos y chucherías y  más abajo una fiesta total con música, baile y casetas con los mayores quesos que he visto, hogazas, asando carne, maíz… me gustó tanto, que se me pasaron las horas y me tocó regresar rápidamente para tomar el tranvía de regreso al hotel y hacer la maleta de vuelta.

Otros reportajes de Turquía publicados en El Rincón del Trotamundos15 horas en Estambul

Otros reportajes de la autora publicados en El Rincón del Trotamundos:

Malta, un viaje por las huella de las civilizaciones mediterráneas

Entre lagunas de montaña y antiguos circos glaciales

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *